Archivo de la etiqueta: Vado

Embalse del Jarama Medio

Aunque quedó como anteproyecto, está recogido con cierto detalle en las memorias del Canal de Isabel II, correspondientes al periodo 1970-1974. Formaba parte de un proyecto mucho más ambicioso, cuyo objetivo era el aprovechamiento integral de los ríos Sorbe, Jarama y Lozoya para el abastecimiento a Madrid. Incluía:

  • Un embalse en el Sorbe, en el sitio del Pozo de los Ramos, con capacidad para 70 Hms
  • Un canal mediante túnel, de 8 mts/seg, hasta el Jarama, por debajo del Vado, bien hasta el cauce  ó al canal del Jarama.
  • Un embalse, Jarama Medio, con muro en el Km 8,5 de la carretera del Ponton de la Oliva a Valdepeñas de la Sierra, de 280 Hms.
  • Una estación de bombeo, por debajo de la confluencia del Lozoya y el Jarama, con capacidad para 8  mts/seg (16 en una segunda fase) que elevaría el agua hasta el Canal del Atazar que sirve a Madrid.
  • Un canal de conducción, de 8 kms y 16 mts/seg, que llevaría el agua desde el embalse del Jarama Medio hasta la central de bombeo.

Se realizó un estudio geológico del terreno para el emplazamiento de la presa, que costó unos dos millones de pesetas. Se valoró el proyecto (2.500.- millones de pts) y la fecha de terminación (1.979), pero se desestimó por el coste (y el anegado de las mejores tierras de La Ribera). ¡Y el tiempo le has dado la razón! Solo nos ha quedado el Canal del Sorbe (más modesto) y el rumor que aparece periódicamente sobre el nuevo embalse del Pozo de los Ramos y la presa de Matallana. Una vez más, gracias Calima.

Lar-ami

4 comentarios

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Canal del Jarama: su impacto

El Canal del Jarama, además de faraónica y obra maestra de la ingeniería,  es una obra de arte. Se puso especial cuidado en la armonía con el entorno (se utilizó caliza de  canteras de la zona) y con  otras construcciones del siglo XIX (las presas del Pontón de la Oliva, La Parra y Navarejos en el Lozoya). A modo de ejemplo, el sifón de la Oliva (de 1,5 Kms) se aloja en el interior de la presa, sin modificar su aspecto exterior.

Los sifones y las almenaras siguen el mismo modelo y  usan los mismos materiales, sillares de mampostería sin desbastar. Al igual que en los acueductos, todos con arcos semicirculares, de 2, 4 y 8 metros de luz, según los casos. Todo ello consigue ese aspecto característico, tan agradable a la vista.

El impacto económico y social fue tal que retrasó la despoblación en La Ribera. De los 3.000 obreros, muchos procedían de pueblos vecinos que iban al tajo a pie, creando sendas (otra ruta) y puentes (de palos). Unos camiones recogían a los que venían de pueblos más alejados (hasta 60 Kms) y el resto se alojaba en albergues a pie de obra (hasta 15).

También tuvo su coste en vidas humanas, debido a desprendimientos en túneles (en el 4 murieron dos obreros), electrocución, caídas y atropellos de las vagonetas. Una lápida en la cámara de válvulas (interior de la presa)  los recuerda. ¡Debería estar en el exterior y en lugar destacado,  a la vista de todos! El agua comenzó a fluir por el Canal del Jarama el 7 de mayo de 1960, sin más interrupción que las debidas a mantenimiento.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Rincones de la Sierra Norte

Canal del Jarama: una obra maestra

Estacion aforo del Corcovado

Además de faraónica, el Canal del Jarama es una obra maestra de la ingeniería civil, aunque el doctor Emilio López Berges, ingeniero jefe de la obra, no lo indique en su artículo de 1.964 :

  • En el proyecto inicial, la torre de la toma preveía un caudal de 4 m/seg hasta el nudo de conexión con el proyectado Canal del Sorbe (con capacidad teórica para otros 4 m/seg). En la ejecución se decidió ampliado hasta los 8 m/seg totales, en previsión de que este último no pudiera suministrar el siempre el caudal previsto. Y el tiempo les dio la razón.
  • La torre tiene 34 metros de alto y tomas a tres alturas (separadas entre si 12 mts)  en tuberías paralelas. Se comunica con la cámara de válvulas por una galería de 4,5 x 3,4 mts con una longitud de 238 mts.
  • Una galería da acceso a la central eléctrica proyectada, que nunca se construyó. Se pretendía aprovechar el desnivel de 24 mts entre la primera toma de agua y el canal, con un caudal previsto y regulable de 2,5 mts/seg.

    Casilla de Bonaval

  • Se edificaron 10 casillas para guardas, sencillas pero confortables, para  atender la conservación del canal y del camino de servicio (hoy están abandonadas).
  • Se construyó una carretera de servicio, paralela al canal del Jarama, de más de 60 Kms (la ruta verde, del Vado a Valdesotos, y hacia Tortuero; el resto es pista) que además da acceso a pueblos de la zona.
  • La eficacia del Canal del Jarama puede comprobarse en la estación de aforo (Corcovado), construida para tal fin. En los tres años siguientes, el caudal medio fue de 8,03 mts cúbicos/seg.

Tras 50 años funcionando se reconoce como una obra maestra de la ingeniería, si bien también tiene algún error, clamoroso pero intrascendente.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Canal del Jarama: una obra maestra

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Una obra faraónica: el Canal del Jarama

Cortesía Canal Isabel II

Así la define el ingeniero jefe del Canal del Jarama, Doctor Emilio López Bergesen su artículo publicado en 1.964. Argumentos no le faltan:

  •  Se excavaron 12,1 kms (más de 1/3 del trazado), repartidos en 36  túneles; algunos superiores a 1.5 kms (el 19). Solo se utilizaron 6 maquinas grandes para movimiento de tierra, el resto se hizo con dinamita y martillos neumáticos. Se sacaron 587.000 toneladas de escombros.
  • La excavación se dividió en 60 tajos, con trabajadores en los dos extremos, con voladuras controladas  y un equipo formado por un jefe, 2 mineros y 4/5 obreros, trabajando a tres turnos.
  • La dureza de la caliza obligó a utilizar hasta 5,5 kgs de dinamita por metro cúbico en algunos tramos. Los escombros se cargaban con palas neumáticas en vagonetas sobre raíles, que luego se utilizaron para el relleno de cimientos.
  • Las dificultades de las zonas silúricas, con pizarra descompuesta, obligó a inyectar hasta 200 kgs/mts de hormigón. Se utilizaron 162,000 metros cúbicos de hormigón y 76,500 Tms de cemento, que venían por ferrocarril, en trenes de 300 Tms  y  camiones de 30 Tms.
  • El hormigón se fabricaba en el exterior, a la entrada y salida de los túneles y se llevaba al interior con vagonetas sobre raíles. Para ayudar en los trabajos, se instaló una línea eléctrica de 20.000 voltios desde la central de Torrelaguna al Vado.
  • Presupuesto total del Canal del Jarama: 570 Mpts.
  • Plazo de ejecución: 5 años y tres meses.
  • Número de jornales: 2.280.000.- con una media de 1.480 obreros/día y  picos de  3.000 trabajadores.

¿Es ó no una obra faraónica?

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Hablemos del Canal del Jarama

Los sentidos aportan informaciones y con ellas elaboramos otras, que no siempre coinciden con la realidad; entonces los amigos nos sacan del error. Como Calima, que además nos aporta datos del Canal del Jarama y un artículo del ingeniero jefe de la obra,  publicado en 1.964. El Doctor Emilio López Berges proporciona una visión global del proyecto y de su historia, así como una descripción de las infraestructuras, que iremos contando.

El proyecto inicial fue aprobado en las Orden ministeriales del 22 de julio de 1.950 y del 13 de enero de 1.951. El Canal del Jarama fue inaugurado el 28 de junio de 1.960 por el Ministro de Obras Públicas y ese año llevó a Madrid 51,6 millones de metros cúbicos.

Nace en la “Torre de Toma” del Vado y muere en el depósito de la central de Torrelaguna.  El agua circula por una elíptica de 3,10 x 3,20 mts; para salvar los barrancos hay 13 sifones  que se comunican con dos tuberías circulares en paralelo, de metro y medio de diámetro. (Gracias Calima por sacarnos del error; nuestras disculpas). El canal va paralelo al cauce del Jarama por la margen derecha, cruzando el Lozoya por el Pontón de la Oliva.  En su trazado de 34,8  kilómetros hay:

  • 16,4 kilómetros a cielo abierto,
  • 12,1 kms en túnel
  • 1,9 kms en acueducto
  • 4,4 kms de tuberías circulares

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Este verano, a la playa (de agua dulce)

Cada vez hay más urbanitas que deciden cambiar playas masificadas por la tranquilidad de nuestros baños de agua dulce. Además de las ventajas ya conocidas, en tiempo de crisis se añaden algunas más:

  • Coste reducido: Los precios de interior, a igualdad de condiciones, son  inferiores. O si se prefiere, a igualdad de coste, más espacio y confort. ¡Y no solo en el alojamiento!
  • Se evitan atascos (y se reducen horas de viaje, además de coste)

En La Ribera, además de presumir de las playas conocidas del Jarama  (a cada cual más espectacular) y del Sorbe (cinco pozas increíbles), en sus cauces hay infinidad de sitios alucinantes, aptos para el baño que aportan un toque de aventura muy reconfortante.  Además hay otras muchas pozas naturales, desplegadas por la comarca.

Aunque tenemos dos pantanos, Beleña y el Vado,  que pudieron ser más (lo contaremos), no pueden ser usados para el baño ya que son de agua potable.

Por ello y porque solo estamos a 90 kms de Madrid (a 1 hora y cuarto), las playas de La Ribera pueden ser una opción para tus vacaciones. ¡Te esperamos!

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Costumbres y tradiciones, Rincones de la Sierra Norte

La polémica del Vado

La expulsión de la gente de El Vado, dos aliviaderos, dos poblados (abandonado el obrero y desaprovechado el otro), los dragones, el cauce ecológico, la gestión del Canal de Isabel II, el uso privado de la ruta verde,…  han levantado ampollas. ¡Hasta las fechas de construcción! En un foro especializado hemos encontrado información de La Gaceta de Madrid, que permite reconstruir la cronología anterior a la guerra civil de El Vado:

  • 1.914   El 21 de agosto se autoriza la construcción del camino de servicio con cargo al presupuesto de construcción del embalse. Poco después (29 agosto) el proyecto se pone a información pública.
  • 1.929   Un decreto del Ministerio de Fomento (29 marzo) la construcción del embalse por administración, si bien parece que  las obras ya estaban empezadas.
  • 1.931   Una orden del 15 diciembre disuelve la junta de obras, que pasan a Confederación.
  • 1.934   El 3 de agosto de 1934 se autoriza la contratación de las obras de la presa mediante subasta.
  • 1.936   Una nota, publicada el 10 de julio, acorta los plazos de presentación de ofertas para concurso de suministro y montaje de los desagües de fondo y tomas de agua del Vado.

Hasta 1.940 no se reanudarán las obras, pero eso lo contaremos otro día.

Lar-ami

Comentarios desactivados en La polémica del Vado

Archivado bajo Rincones de Guadalajara

¡Qué error, que inmenso error!

Esta frase ha pasado a la Historia por el ¿historiador? Ricardo de La Cierva, que la escribió en un artículo del ABC cuando supo que el rey elegía a D. Adolfo Suárez para presidente del Gobierno. Años más tarde Suárez le nombró Ministro de Cultura y Ricardo dejó a su paso un triste recuerdo.

La frase nos sirve  para contar una anécdota de La Ribera: en la ruta verde hacia el Vado hay dos puentes en un barranco  del  Jarama para la misma carretera, separados por 20 metros, aunque solo se usa uno.

Inicialmente, durante la construcción del Canal del Jarama se hizo un puente de sillares de caliza, al estilo de los acueductos que soportan el canal (hay uno en el mismo barranco). Pero las curvas de acceso al puente son tan cerradas que hacían muy difícil el paso de vehículos (el error).

La solución pasó por construir otro puente, accesible y más barato: una tubería para el agua, soterrada por grava y asfalto. El viejo puente y la pista se  abandonaron. Hoy son visibles, pero no transitables, aunque el lugar bien lo merece (inmenso error).

Lar-ami

Comentarios desactivados en ¡Qué error, que inmenso error!

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

La Ribera en el NO-DO

Desde 1.942 y durante 36 años el NO-DO fue el “corto” que precedía a la película que se proyectaba en los cines españoles, enalteciendo los logros del franquismo. Pero con el tiempo se ha convertido en una fuente histórica imprescindible para conocer la historia de España del siglo XX.

El DECANO de Guadalajara, en su último número impreso incluye un reportaje del que extraemos esta información: El CEFIHGU, en un excelente trabajo de investigación sobre la provincia de Guadalajara en los archivos del NO-DO ha encontrado más de 1 hora y 45 minutos de grabaciones (entre ellas  algunos reportajes sobre rincones de La Ribera). 

Botarga de Retiendas, 1965. Archivo NO-DO, Filmoteca Española

  • De 1.954, la noticia de la inauguración del Pantano de El Vado por Francisco Franco. El vino español se sirvió en El Vivero.  
  • De 1.965 un extenso reportaje sobre  las Botargas de Guadalajara, con guión y supervisión del etnólogo Julio Caro Baroja, donde aparecen las de  Retiendas y Beleña de Sorbe, entre otras.

El trabajo de investigación continua y no se descarta que aparezcan nuevas grabaciones ¡Tenía que contarlo!

Lar-ami

Comentarios desactivados en La Ribera en el NO-DO

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

Canteras del Jarama

Al observador le sorprende la impresionante estructura de sifones, acueductos, puentes, túneles, casas,… que acompañan a la carretera de servicio del Canal del Jarama. Todos de caliza y con profusión de sillares en esquinas y fachadas, algunos sin desbastar para mayor belleza. En el siglo XX no era habitual tanta finura y calidad en los materiales en obras civiles.

La ruta verde, hacia El Vado y Tortuero permite admirarlos, así como descubrir las poderosas razones que lo justifican.  La demolición de rocas para abrir paso (al canal y a la carretera) proporcionó caliza y pizarra en gran cantidad, utilizadas en cimientos y rellenos (aún se ven las marcas de los barrenos).

Adicionalmente, pequeñas canteras de caliza jalonan la ruta, como si de almacenes se tratara. La calidad de la piedra y su distribución en hiladas de sillares perfectamente dibujados, de tamaño similar al utilizado en las construcciones, facilitaron su obtención y el tallado.  

Todo ello y el uso de mano de obra de la zona significaron una reducción de costes importante que justifica el uso de material tan noble. Lo que celebramos vecinos, amigos y visitantes de La Ribera.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Rincones de Guadalajara