Archivo de la etiqueta: tradición

Verduras silvestres y comestibles en la Sierra Norte

Mugues

Las verduras silvestres en la cocina de la Sierra Norte de Guadalajara han pasado a delicattesens (trigueros, collejas, boletus, cardillos,…) y/o a ser olvidadas. Algunos ejemplos tomados del Estudio Etnobotánico de la Sierra del Altorey de Carolina Lozano y Jerónimo Pérez.

  • Ortiga (Urtica dioica): las hojas tiernas, cocidas, se preparan en ensalada y en tortilla.
  • Pamplina (Montia fontana): parecida al berro (Rorippa nasturtium-aquaticum), se cría junto a los arroyos. Se toma en ensalada.
  • Verdolaga (Portulaca oleracea): las hojas y los tallos tiernos antes de la floración se consumen en ensalada, aliñada con sal y aceite.
  • Acederas (Rumex acetosa): se consume cruda en ensaladas.
  • Romaza (Rumex pulcher): se cocinan como las acelgas (espinacas) y se echaban en los potajes
  • Acerones (Rumex scutatus): tallos y hojas se consumen en ensaladas.

    Alverjón

  • Manzano silvestre (Malus sylvestris):manzanas pequeñas pero muy jugosas
  • Cuernecillos (Ornithopus compressus): sus habas se tomaban en el campo directamente desde la planta, al igual que la yuca (Lupinus angustifolius) y el arvejón de culebra (Vicia lathyroides)
  • Archicoria (Cichorium intybus): sus hojas tiernas se toman en ensaladas.
  • Mugues (Merendera montana): sus bulbos se toman con aceite; sabor similar a la cebolla

Otro día nos ocuparemos de las plantas aromáticas.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Verduras silvestres y comestibles en la Sierra Norte

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

Sobre el oro de la Sierra Norte de Guadalajara

Ya contamos las expectativas que se crearon con el hallazgo de oro y los fantasiosos resultados de los análisis realizados en 1.879. Según el artículo de Pedro Orea & All publicado en 2.010 Las antiguas labores mineras para oro en La Nava de Jadraque” , pocos meses después se creó La Guadalajara Gold and Silver Mining Company of Spain Limited.

En 1.895 se creó la Sociedad Francesa de Minas de Oro de La Nava de Jadraque que puso en explotación las minas Paquita, Colón y Juana, construyendo una planta de tratamiento por cianuro en una presa junto al Sorbe. El mineral llegaba a la mina Colón a través de un tendido aéreo de madera, del que no queda nada. Se ven algunos vestigios de la planta de tratamiento, al lado del viejo molino de grano, hoy abandonado.

Simultáneamente algunos mineros registraron otras minas que no llegaron a explotarse. La sociedad inglesa desaparece en 1.898, según decían por mala gestión, aunque sigue apareciendo en la gazeta minera del Reino Unido en 1.905. También desapareció en el mismo año la empresa francesa, aunque sus minas sobrevivieron hasta 1.913, año en que fueron abandonadas.

Mina Juanita

Mina San José

Posteriormente el Estado realizó trabajos de prospección en 1.970, según cuentan los vecinos. Además de las citadas, se han inspeccionado recientemente las minas California, San José, Candelaria, Sol y Juanita. Esta última es la más grande de todas (con unos 20 mts de profundidad); conserva ruinas del emboque del pozo principal y las escombreras.

Aunque el acceso ofrece dificultades por la maleza y los matorrales (jaras y zarzas), este conjunto minero es un valor de la Sierra Norte de Guadalajara, que merece ser conservado por su historia y como foco para atraer visitantes la zona.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Sobre el oro de la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

Minas de oro en la Sierra Norte de Guadalajara

Siempre se habla de La Nava de Jadraque, aunque en realidad las minas de oro (algunas simples catas y otras fallidas que nunca entraron en producción) están dispersas en una zona entre Palancares, Semillas, Arroyo de Fraguas y La Nava. Hay quien afirma que los romanos ya explotaban estas minas, si bien no se han encontrado indicios.

Algunos más atrevidos sitúan un ramal de la Via romana de Mérida a Zaragoza que, saliendo de Jadraque, pasaría por Membrillera y San Andrés del Congosto en busca del oro de Las Navas. No hay documentación ni restos históricos que puedan confirmar su existencia antes de 1.876. De hecho no aparecen en la relación general de las minas de la Corona de Castilla, de Tomás González (año 1832).

El ingeniero de minas José Soler escribió en 1.876 que fueron trabajadores de las minas de plata de Hiendelaencina, los que iniciaron la solicitud de concesiones mineras en la zona referida. Asimismo detalla que el obrero Salas y el técnico Soler, tras examinar unos bloques de una casa de La Nava, registraron la primera mina, la “San José”.

Según Soler, las expectativas en base a los primeros ensayos, dieron unas cifras que superaban a las más rentables del mundo: 13,73 kgs de oro y 7,73 kgs de plata por tonelada. El inspector minero Manuel Albeleira publica en 1.879 que, según análisis realizados en La Constante, estas cifras se superan en un 10%. Los ensayos de la Escuela de Minas, dieron de 3,1 kilos de oro por tonelada, que seguían siendo espectaculares.

En poco tiempo había más de 100 concesiones mineras en La Nava. La realidad fue menos glamourosa. Los resultados de explotación quedaron muy lejos de esas fantasías, aunque fueron suficientes para afrontar la explotación. Pero esto lo contaremos otro día. La Sierra Norte tiene muchos secretos por descubrir.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de Guadalajara