Archivo de la etiqueta: Tamajon; Valdepeñas

Pobres de solemnidad en el siglo XVIII

El Catastro de la Ensenada llama así a los vecinos que de forma oficial eran considerados indigentes. Pero solo se trata de una consideración administrativa, que no siempre corresponde a la ausencia absoluta de ingresos y/o propiedades.140331 pobres

A veces el número de pobres de solemnidad responde a una estrategia del Concejo para dar una sensación distinta a la realidad. No hay pobres de solemnidad en Alpedrete, Puebla de Beleña y Tamajón… Otros pueblos de La Ribera que lo explican a su manera: 

  • Beleña de Sorbe dice que “aunque hay 4 viudas y 1 soltera no hay pobres de solemnidad”.
  • En La Mierla “hay 12 pobres y 3 viudas, que carecen de medios y padecen gran necesidad, pero ninguno llega al extremo de pobre de solemnidad”140331 pobres 2

Otras veces los Concejos municipales, para dar sensación de pobreza y pagar menos impuestos, declaran un número superior de pobres, especificando “de ambos sexos”. Es imposible saber si es el caso de Valdepeñas (14), Tortuero (5) y Valdesotos  (4), aunque por censo de población resultan curiosos. Puebla de Valles declaran 3 y Muriel “una viuda pobre de solemnidad”.

 Lar-ami

Comentarios desactivados en Pobres de solemnidad en el siglo XVIII

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

Labradores, jornaleros y pastores en el siglo XVIII

En La Ribera la propiedad de la tierra siempre estuvo muy repartida. Casi todas las familias poseían parcelas donde cultivaba para autoconsumo, vendiendo los excedentes. El  Catastro de la Ensenada asi lo refleja.

El número de labradores (propietarios de tierra) en cada pueblo era muy superior al de jornaleros (trabajadores por cuenta ajena); en La Mierla  y Muriel no había. Cuando se requería, su función era realizada por otros labradores y/o criados que cobraban por día trabajado, aunque con distinto sueldo: en Puebla de Beleña, un labrador ganaba 5 reales/día y un criado 4.140327 labradores El sueldo de un jornalero oscilaba entre 2 (Valdesotos) y 3 reales por día trabajado (Tortuero); el número de jornadas no superaba 180. En algunos había mozos de labor (criados) contratados por todo el año; su salario estaba en torno a 1.100 reales incluido alimentos. 

Los pastores (lanar y caprino) tenían dedicación completa; en Tamajón había 7. Cobraban entre 700 reales + alimentos (Valdesotos) y 1.300 reales de Tortuero (alimentos incluidos).  Puebla de Valles distinguía entre mayorales (1.100 reales/año) y zagales que cobraban la mitad. En Puebla de Beleña había  un pastor de vacuno que recibía 48 fanegas de trigo/año; en Valdepeñas existía un albéitar (veterinario) que cobraba 5 reales/día.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Labradores, jornaleros y pastores en el siglo XVIII

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte