Archivo de la etiqueta: siglo XVII

Remodelación del convento de Tamajón

150713 Rmconvento 1La humedad deterioró en pocos años (poco más de 100) la iglesia, que además resultaba pequeña, incómoda y fría; se propuso la construcción de una nueva, aunque se carecían de recursos propios. El convento consiguió en 1.722 que el matrimonio Del Olmo, vecinos de Tamajón, incluyera en su testamento la donación de todos sus bienes, a cambio de ser enterrados en la nueva iglesia, misas cantadas y responso perpetuo sobre sus sepulturas.

En 1.737, tras la muerte de los esposos, sus bienes donados fueron vendidos y el dinero dedicado al fin previsto. Para reducir costes, se contrataron los materiales por separado y del proyecto se encargó un fraile de la orden; se cree que fue fray Sebastian Martinez de Pastrana. La construcción, incluida una escalera a la sacristía, se contrató por 14.500 reales con Roque Pascual y Custodio Benito.150713 rmconvento 2

La iglesia era de una sola nave, con tres ventanas en el lateral, sillares en las esquinas y sillarejo en el resto, coronado por una pequeña cornisa. Sus medidas eran 15,8 x 12,8 x 6,12 mts de altura; un contrafuerte en cada lateral sugiere que estaba coronada por una cúpula y cubierta por una bóveda de cañón. Se cree que la portada era rectangular, de sillares, sobre la que se levantaba una breve espadaña.

150713 Rmconvento 3La piedra fue sacada de la cantera de Tamajón, y trabajada por canteros de la tierra. Los fondos resultaron insuficientes y se acudió a limosnas, a la vez que se solicitó ayuda al Duque del Infantado (Señor de Tamajón) y al Concejo. Las obras finalizaron en 1.742 y la iglesia se inauguró el 9 de septiembre, con el boato que la ocasión requería.

Así lo explica Aurelio García López en su libro Tamajón en la Edad Moderna (siglos XVI a XIX)

Lar-ami

4 comentarios

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Construcción del convento de Tamajón

De este cenobio franciscano se sabía un poco de su fundación (en 1.592 comenzaron las obras), algo de su vida y menos de su abandono en 1.835. Hasta que D. Aurelio García López incluyó su historia en su libro Tamajon en la Edad Moderna (siglos XVI a XIX).150708 cconvento 1

El proyecto inicial incluía iglesia y claustro de sillares de la cantera de Tamajón. La construcción fue lenta y en 1.602 (10 años después) todavía estaba en obras, quizás por que los fondos asignados (12.000 escudos) resultaron escasos. Fray Pedro González de Mendoza fue encargado de su terminación, que no consiguió. Quedó reducido a una pequeña iglesia y a un claustro de planta baja, con el primer piso inacabado. Aun sin terminar, el convento estaba operativo en 1.612 con 20 frailes.

En 1651 se contrató al maestro Lorencio Hernández de Alcobendas la terminación del claustro, con cerramiento de los 23 arcos superiores, con 4 ventanas y 2 puertas en el claustro bajo, así como el asentamiento de 60 baldosas. Los materiales los ponía el convento, mientras puertas y ventanas de pino eran suministradas por el carpintero de Galve, Bartolomé Sánchez, por un precio de 580 reales.

150708 cconvento 2150708 cconvento 3Así el convento de Tamajón quedó constituido por iglesia, claustro, refectorio, bodega y cocina. Anexos dos pequeños cercados (de 1 ½ fanega al norte y otro de una fanega al sur) con agua, árboles frutales y de sombra, parras que servían a los frailes de huerto y corral para el ganado. Pero esta estructura sufriría serias modificaciones un siglo después.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Construcción del convento de Tamajón

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

La Feria de Tamajon

Un artículo de Tomás Gismera, “Arrieros, recueros, tratantes y muleteros; ferias y mercados en la Serranía de Atienza” y publicado en el nº 43-44 de la revista Cuadernos de Etnología, aporta información interesante y poco conocida sobre esta feria.

Cita a Pedro Ortego Gil: “Ya hay noticias de mercados en Tamajón en el reinado de Felipe II. En los últimos tiempos se realizaban los días 10, 20 y 30 de cada mes, y se vendía ganado porcino, lanar, caprino y productos agrícolas”. Así mismo menciona la edición del 12 de enero de 1.801 de la Gaceta de Madrid, en el que se hace esta reseña histórica: Habiéndose acudido al Consejo Real por el Concejo de dicha villa en solicitud de que se trasladase dicho mercado a los lunes, ya que el martes se había establecido otro en Guadalajara, se concede el cambio por provisión del 22 septiembre 1.684.130321 M Tamajon

Explica el cambio de fecha y sus motivos: Este mercado ha estado sin uso muchos años por la injuria de los tiempos y haber quedado muy reducido el vecindario de Tamajon. Habiendo acudido  de nuevo la villa de Tamajon al Consejo, exponiendo cuan inútil sería su restablecimiento,  se ha servido a este tribunal conceder que este mercado, que antiguamente se celebraba en dicha villa, se transfiera a todos los jueves de cada mes y se ha librado la real provisión en 22 diciembre de 1.801.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

El Señorío de Tamajon pasa al Duque del Infantado

Si bien hasta 1.556 Tamajón perteneció al II conde de Mélito, en el Catastro del Marqués de la Ensenada (11 abril 1.752) figura que el Señorío pertenece a la Duquesa del Infantado, a la que se pagan impuestos anuales por importe de 1.400 reales de vellón. ¿Cómo llegó a la casa del Duque del Infantado? Siguiendo el árbol genealógico encontramos que:130311  Rui Gomez de Sila y la Princesa de Eboli

  • El II conde de Mélito casó con Catalina, hija de los condes de Cifuentes.
  • Tuvieron una única hija, Ana de Mendoza, I duquesa de Pastrana y princesa de Éboli por su boda con Rui Gomez de Silva. En 1.556 Rui obtuvo de su suegro el título de III Conde de Mélito.
  • A la muerte de Ana de Mendoza, su hijo y heredero Rui de Silva, II Duque de Pastrana casó con Ana de Portugal,  heredando el Señorío de Tamajón.
  • Falleció en 1.596 y su hijo, otro Rui de Silva Mendoza y de la Cerda, III Duque de Pastrana heredó prebendas y  propiedades. Casó con Leonor de Guzmán y tuvieron dos hijos María y Rodrigo.130311 casa mendoza
  • En 1.626 a la muerte de su padre, Rodrigo, IV Duque de Pastrana  heredó sus propiedades. Se casó en 1.630 con Catalina Gómez de Sandoval y Mendoza, VIII Duquesa del Infantado.
  • Su único hijo Gregorio (1.649-1.693) reúne títulos, IX Duque del Infantado y V de Pastrana,  y propiedades de sus padres. Incluido el Señorío de Tamajón, que permanecerá en la Casa del Infantado hasta la abolición de los Señoríos en 1.837.

Su nieta, María Francisca de Silva Mendoza, XI Duquesa del Infantado desde 1.737  es la propietaria a la que se refiere el Catastro del Marques de la Ensenada.

Lar-ami

3 comentarios

Archivado bajo Rincones de la Sierra Norte

Arbancón y su botarga de la Candelaria

130304 arba 2La carretera GU-141 comunica Muriel con Cogolludo, pasando por Arbancón, un pequeño pueblo cargado de Historia y con fama de buen comer (hasta Colón estuvo aquí para degustar su cabrito). A solo 9 Kms.

130304 arba 3La iglesia parroquial del siglo XVI, con su magnifico retablo del XVII, la pila bautismal (con tapa) y los detalles estrellados de su bóveda impresionan.130304 arba 4

La fuente de los 4 caños, junto a la iglesia, y un museo sobre la Historia y costumbres del pueblo le dan un toque costumbrista al entorno.

130304 arba 1Su botarga de la Candelaria se festeja el 2 de febrero (al igual que en Beleña de Sorbe) y resulta una excelente excusa para acudir a visitar el pueblo, recorrer el casco urbano y degustar sus exquisitos asados.

Así hicimos este año y disfrutamos de una jornada inolvidable. Pero Arbancón tiene otros muchos encantos; para descubrirlos solo tienes que visitarlo.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Arbancón y su botarga de la Candelaria

Archivado bajo Actualidad, Rincones de Guadalajara

El molino de Bonaval

Aunque estuvo en funcionamiento hasta bien entrado los sesenta (fue el último operativo en La Ribera), el molino de Bonaval sobre el río Tiendas  está en ruinas. Solo se conservan bien el aliviadero (de lajas), el canal y el cubo, cilíndrico y reforzado por muros escalonados, ambos de mampostería.

Del azud quedan algunos restos irreconocibles; la caz y la balsa se intuyen. Los muros se mantienen en pié, y en ellos se ven la salida del cubo y de la cárcava hacia el arroyo. En el interior rectangular queda la piedra, abrazada por un anillo de hierro. Junto al molino las cochineras.

La construcción del molino data de los inicios de la reforma del Monasterio de Bonaval en el siglo XVII. La primera mención es del 6 de octubre de 1.613, cuando se alquila mediante subasta a Felipe González, vecino de Puebla de Valles, por un año. El precio fluctuaba mucho, según la cosecha (en 1.753 Francisco Redondo de Valdesotos firma contrato por 9 años por 70 fanegas de trigo anuales).

El contrato especificaba que la molienda del monasterio no pagaba maquila y del precio se descontaban los días que estaba cortada el agua por los renteros (que asumían el coste). El molinero debía mantener la presa, la caz, la mecánica,… ; el monasterio las piedras, el saettín, el rodezno, el palo de hierro,…

El Dr Jurado recoge otras anotaciones sobre el arrendamiento del molino: 1.706 a Gaspar Merino de La Mierla por un año y de 1.792 a un vecino de Retiendas, Alonso Plácido Robledillo, por tres.

Lar-ami

Comentarios desactivados en El molino de Bonaval

Archivado bajo Rincones de la Sierra Norte

Los renteros de Bonaval en el siglo XVII

Conforme avanzaba el siglo, el Monasterio de Bonaval gestionaba las propiedades como unidad de negocio: los monjes veían a los renteros como entes que daban beneficios. Mientras, los agricultores trabajaban todo el año para que la mayor parte de la cosecha pasase al cenobio.

El buen nivel de vida del cenobio frente a la escasez de los pueblos vecinos,  la falta de generosidad y la intransigencia de los monjes enturbiaron  las relaciones con los renteros. El Dr Jurado recoge  a modo de ejemplo:

  • El diezmo se aplicaba a todos los contratos, independiente del tipo de propiedad y/o forma de pago (era habitual pagar fanegas de pan y/o de trigo, además de dinero).
  • Algunos contratos se adjudicaban por subasta: así se hizo el 21 junio de 1.668 con los frutales del coto por un importe de 5.000.-maravedíes a unos vecinos de Uceda.
  • En 1.651 se adjudicaron las tierras para cereales de las Huelgas y el Castillo a los vecinos de Valdesotos. El contrato añadía que:  “ cada vez que sea preciso hacer puente hayan de ayudar asi a cortar la madera necesaria como a su condición y asentarla con 16 hombres”.
  • Los pastos del coto se adjudicaron en  1.689 a vecinos de Valdesotos por 450.-reales. Se impedía “pastar a ovejas y cabras de 1 de marzo a  1 de mayo en los sembraos de cereal so pena de 2 reales por cabeza”.

Hubo problemas serios en la granja de Valdepeñas con los ganaderos: el ganado entraba en viñas, huertos y olivares causando daños. En 1.680 el Corregidor de Uceda dicto una provisión para que “prohibía pastar al ganado antes de la recogida de los frutos”, sin mucho éxito. Acabó en pleito ante la Chancillería de Valladolid, que sentenció a favor de Bonaval.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Los renteros de Bonaval en el siglo XVII

Archivado bajo Rincones de la Sierra Norte

Vida y andanzas de Fray Rafael de Riveros, prior de Bonaval

El Dr Jurado detalla notas del libro de Actas de Montesion que permite reconstruir las andanzas de Fray Rafael de Riveros, hijo de Juan de Riveros y María Serrano, naturales de El Toboso. Un total de 43 años de su vida (documentados) dedicados a la Orden.

En 1.681 (1 junio)  tomó los hábitos de novicio. El 7 de noviembre  se le otorga la primera aprobación y en febrero  la segunda. Para obtener la tercera y los hábitos de monje, es preciso el informe “moribus et vita y limpieza de sangre”.  Se comisiona a un monje para que recabe información sobre el novicio, padres y abuelos, y averigüe:

  1. Si conocen al novicio, sus padres y abuelos. Si es hijo legitimo.
  2. Si es soltero y no está ligado por vinculo. Si es buena persona y no ha cometido delito alguno.
  3. Si no tiene deudas que su hacienda no baste para pagarlas. Si el novicio o su familia han tenido oficio vil o infame,
  4. Si sus padres son personas honradas y principales del pueblo. Y si ellos y sus ascendientes han tenido oficios honorables.

Con esta información, el  7 de junio de 1.682  toma los hábitos de monje de manos del abad. Trece años después, 27 Noviembre 1.695,  es nombrado so-prior y sacristán mayor de Montesion.

  • En 1.697 es elegido prior de Bonaval.
  • En 1701 vuelve a la abadía y es elegido prior. De 1.713 a 1716 fue cillerero de este monasterio
  • Estando de visita en la granja de Valdepeñas (23 noviembre 1.721)  muere el abad y una semana después, el Capitulo elige a Rafael. Al día siguiente, a las 10 de la mañana, toma posesión como abad y los monjes le prestan obediencia. Terminado su mandato en 1724, deja de aparecer.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Rincones de la Sierra Norte

Los pecados capitales en Bonaval

En el siglo VI, el papa San Gregorio Magno definió los siete pecados capitales: avaricia, pereza, envidia, ira, soberbia, gula y  lujuria. En Bonaval se hicieron patentes en los tiempos más decadentes del Cister, según el Dr Jurado. De algunos ya hemos hablado.

La avaricia de los abades comendatarios (siglo XV), la pereza cuando abandonaron el trabajo de la tierra (siglo XVI), las envidias entre priores del siglo XVII, … De otros apenas hay indicios (ira, soberbia), ya que la Orden no solía dejar constancia de sus pecados y/o castigos, si bien queda patente el interés del Capitulo General  en erradicarlos.

Así y referido a la lujuria, el acta de 1.687 ordena a los priores que “no tengan amas ni criadas menores de 40 años y si las tuvieren, que las despidan”. Se indica expresamente que se comunique al prior de Bonaval. Asimismo en el acta de 1.711 se ordena que se lea en el refectorio, el primer domingo de  mes que “ningún religioso entre en la celda de otro”.

Si consideramos lo que comían los monjes de Bonaval en la Edad Media, de gula habla el libro de actas de Montesión (1.650-1.688), que detalla las compras de alimentos habituales de nuestro cenobio:

  • Verduras frescas, limones, higos, limas y naranjas, castañas, orejones, pasas y dulces (bizcochos, bocados,  melindres y confituras).
  • Asaduras de vaca, pollos y perdices, cabezas de cordero, cabritos, cordero, lenguas de vaca, salchichas.
  • Huevos, pescado (cecial, congrio seco, salmón, besugo en escabeche, truchuelas, bogas y barbos), queso, garbanzos, sal y especias (clavo y canela).

Lar-ami

Comentarios desactivados en Los pecados capitales en Bonaval

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Rincones de la Sierra Norte

Los priores de Bonaval en el siglo XVII

El Dr Jurado detalla la relación de priores del Monasterio de Bonaval, desde que perdió su condición de abadía. En el siglo XVII se constata la crisis del Cister: reelecciones (alguna consecutiva), mandatos provisionales, destituciones y restituciones por oscuras razones, castigos,… Varios priores de Bonaval ocuparon luego el mismo puesto y/o fueron abades en Montesión (se diría que hicieron carrera):

  • 1.639  Gerardo Giménez: fue elegido prior en Montesión en 1.665
  • 1.651 Benito Cañizares: elegido abad en 1.662 y reelegido en 1.668; un año después fue suspendido (el acta no indica razones). Rehabilitado en 1.670 como abad,  volvió a Bonaval 1.683 como prior.
  • 1.663 Fray Diego Remón: fue abad Montesion en 1.664 y reelegido en 1. 669 tras la destitución de su antecesor. Pero a su vez fue destituido al año siguiente (con la rehabilitación del anterior), privado de sus votos y desterrado 4 años al Monasterio de Carracedo (se desconocen las razones).
  • 1.669 Raimundo Ibañez. Poco después fue castigado por ausentarse del monasterio sin permiso. En 1.671 es prior de la casa matriz y en 1.674 volvió a Bonaval de prior.
  • 1.671 Bautista de Medina. En 1.677 fue  abad de Montesion.
  • 1.678 Francisco de Coca. Cinco años después fue prior en la abadía
  • 1.698 Rafael de Riveros. Elegido en 1.707 prior y en 1.721 abad de Montesión.
  • 1.698 Antonio de Avalos. En 1.680 había sido prior de  la casa matriz.

Cuatro priores fueron reelegidos una segunda vez: Pedro de Villanueva (1.611 y 1.613), Ángel Nieva (1.635 y 1.647), Gabriel de Ávila (prior provisional  en 1.645 y 1.664) y Simón de Ocampo (1.650 y 1.655).  Como puede observarse, tiempos convulsos estos del siglo XVII, incluso en Bonaval.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Rincones de la Sierra Norte