Archivo de la etiqueta: siglo XVI

Los últimos días del Monasterio de Santuy

Aunque en el siglo XVIII este cenobio de la Sierra Norte aún conservaba cierto poderío (según el Catastro del Marqués de la Ensenada, año 1.753, la dehesa tenía 750 fanegas de robles, brezos y encinas), su estatus declinó. Ya solo vivía aquí en el canónigo de la Real Casa de Santuy, poco antes de su venta a aprticulares (1.780).

El Diccionario Miñano (año 1.829), en su tomo XI detalla que “en medio de una dehesa grande de pastos y montes se haya un palacio de Santuy, muy antiguo que conserva un sepulcro muy antiguo en una sala baja tiene, tiene claustros con letreros ilegibles e iglesia con espadaña. Y campanas. No se conserva memoria de su fundación ni de su origen, se cree de templarios …”

En la Comisión de Monumentos de 1.843 se dice que en el pueblo de Bocigano, aparece mencionado como Palacio de Santuy, como de origen templario y con una capilla en la que está enterrado un rey, que se dice que es el rey Don Sancho”, según nos informa el historiador D. Aurelio López (gracias amigo).

A partir de esta fecha solo hemos hallado este dato: el juzgado nº 20 de Madrid instruyó el sumario 339/1934 contra el vidriero de Bocígano, Anastasio Rodriguez, por tenencia ilícita de armas. Quizás merezca la pena seguir buscando para rematar la historia de este monasterio que alcanzó su esplendor en tiempos del Cardenal Cisneros y a lo largo del siglo XVII.

De momento nos quedamos con lo que escribe D. Antonio Herrera Casado “al parecer allí se instaló una fábrica de cristales, que también desapareció, y en la Guerra Civil sirvió de asiento a las tropas de la República. Después fue comprado por la familia Yagüe, que lo tiene hasta hoy, manteniendo un amplio edificio”

Lar-ami

Comentarios desactivados en Los últimos días del Monasterio de Santuy

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares

Arte mudéjar en el Palacio de Cogolludo

Cortesia de los autores

La influencia del arte mudéjar es muy evidente en la Sierra Norte de Guadalajara. Su máxima expresión la alcanzó en el Palacio de los Duques de Medinaceli de Cogolludo. el primer edificio renacentista de España, tal y como recoge el libro que le han dedicado Juan Luis Pérez Arribas y Javier Pérez Fernández.

El interior del palacio estaba decorado con abundantes elementos mudéjares, que predominaban en casi todas las estancias. Las yeserías (espectacular la que está encima de la chimenea del salón principal, el cuarto rico) y azulejos vidriados, de diferentes formas (cuadrados, rectangulares y en estrella de 4,6 y 8 puntas) y tamaños, así lo reflejan.

Cortesia de los autores

En los suelos los azulejos se combinan con baldosas de barro cocido (hexagonales y octogonales) consiguiendo un bello efecto; en los zócalos solo azulejos. Los colores son verde, melado, marrón, negro y blanco con una variada gama de tonos. Los azulejos renacentistas incorporan el azul y el amarillo.

Cortesia de los autores

Las yeserías son de estuco (masa de yeso blanco, polvo de mármol y agua de cola a la que se añadía alumbre para darle más dureza) y solo nos han llegado dos: la del cuarto rico y la sobrepuerta (arrabá) de la entrada desde el patio a este cuarto. Pero también las había en las arrabás de las 5 puertas de la galería baja, las 7 de la alta y las 6 ventanas que dan a la Plaza Mayor.

 Los elementos mudéjares embellecen esta obra maestra de Lorenzo Vázquez, arquitecto de la familia Mendoza, que realizó otros edificios emblemáticos como el Colegio de Santa Cruz en Valladolid y el Palacio de Antonio Mendoza en Guadalajara.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Arte mudéjar en el Palacio de Cogolludo

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares

Las cofradías de Tamajón en la Edad Moderna

Las cofradías nacieron en el siglo XIV, tras la peste, como grupos laicos con fines piadosos sujetos a la iglesia. Formadas por personas de la misma profesión (cofrades), sus ordenanzas recogían sus obligaciones: ritos, fiestas litúrgicas, cuotas, limosnas, bienes, exvotos y socorro entre miembros,… Ahora que nos acercamos a Semana Santa, es el momento de hablar de las cofradías de Tamajón, que el historiador D. Aurelio García López recoge en su libro “Tamajón en la Edad Moderna”, y que fueron numerosas (hasta 8), como una muestra más de la pujanza de la villa.

Santísimo Sacramento: data de la segunda mitad del XVI y se caracterizaba por la disciplina y el rigor. No pedían limosna y sufragaban los gastos con rentas propias y aportaciones de los cofrades.160315 cofradias
Vera Cruz: de tinte franciscano existía en 1.598. Sufragaban los gastos de cera y misas con limosnas. Sus ordenanzas recogían el recorrido de la procesión de Semana Santa.
Santísimo Rosario existía en 1.580 y tenia altar en la iglesia, en el lado del evangelio. Estaban regulados la organización de procesiones (3), judiada, danzas y comedias, fiestas, multas,… Era la más rica del municipio; sus ordenanzas están detalladas en el libro de Dr Garcia López.
San Nicolás de finales del XVI y desapareció en 1.772. Con escasas rentas para ceras, misas y una comida entre cofrades.
San Sebastián: ya estaba en 1.659 y no tenía rentas. Procesión con misa el 20 de enero, comida de cofrades y almoneda.
Nuestra Señora Asunción: de mediados del XVII. Su día grande era el 15 agosto: estaban obligados a ir a la Víspera, misa mayor y procesión con velas. Debían asistir a enfermos y entierros de cofrades.
Esclavos del Dulce Nombre: fundada en 1.611. Acogía a tejedores y tratantes de lana y tenía altar en la iglesia, junto a la capilla de los Montúfar. Los cofrades debían confesar/comulgar cada 3 meses y asistir a las 12 procesiones anuales.
Nuestra Señora los Enebrales: existía en 1.637 y aún se mantiene, con reglamento aprobado en 1.954

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Fiestas, Mundo rural

De las gentes de Tamajón y sus oficios

Tamajón alcanzó varios periodos de esplendor en el siglo XIV (con D. Iñigo López de Orozco), en el siglo XV con el Adelantado de Cazorla y en el siglo XVI con la familia Mendoza. La llegada de hidalgos a la villa, procedentes del Pais Vasco y Navarra, se produjo en esos momentos gloriosos, sin que sea posible situar año de llegada: los Uribarri, Lezcano, Zuri, Torre, Alvarado, … La familia Montúfar adquirió nombre y riqueza. Construyeron palacio en la calle de Enmedio y capilla en la iglesia de la Asunción, ambas en siglo XVI; aunque han sufrido muchas vicisitudes conservan algo de su antiguo esplendor. Conviene recordar que un Montúfar es un héroe de la independencia de en Ecuador.151210 de las gentes de Tamajon 1

La exención de portazgo, el mercado medieval con sus beneficios fiscales, partir del siglo XIV atrajeron arrieros (los habitantes de Tamajón son conocidos como agalloneros) y tratantes de lana. A finales del siglo XV comenzaron a trabajar la lana; se crearon lavaderos y tenerías en el paraje de la Calzada (aun se conserva uno de estilo gótico). Años después exportaban lana en bruto. Alcanzaron tal importancia que en 1.611 crearon la cofradía de los Esclavos del Dulce Nombre de Jesús, que desapareció en el siglo XIX.

151210 de las genets de Tamajon 2Canteros (la familia Lazcano), tallistas, arquitectos, orfebres (Francisco Pérez) y hasta un maestro campanero (Juan Lozano) vivían en Tamajón en el siglo XVI. Los palacios de los Mendoza y de los Montúfar, la iglesia de la Asunción, la Plaza Mayor, el convento franciscano, la ermita de los Enebrales,… fueron construidos en este siglo. Quizás llegaran también los carboneros gallegos; en 1.782 mandaban el carbón a Madrid en carretas, al precio de 21 reales la arroba (11 kgs).

Y todo esto lo sabemos gracias a D. Aurelio García López que incluye estos datos en su libro “Tamajón en la Edad Moderna”.

Lar-ami

Comentarios desactivados en De las gentes de Tamajón y sus oficios

Archivado bajo Actualidad, Costumbres, Paisajes y lugares

Evolución demógrafica de Tamajón

D. Aurelio García López incluye en su libro Tamajón en la Edad Moderna datos interesantes sobre la evolución de la población en este lugar

A partir de entonces la población se mantuvo estable hasta la despoblación de los años sesenta. Hoy su población de derecho es 175 habitantes (incluyendo las pedanías de Almiruete, Muriel y Palancares).

Los métodos censales eran diferentes en cada época y por tanto las comparaciones resultan poco útiles. Pero permiten confirmar la evolución de Tamajón y sus gentes, que hemos expuesto en ocasiones anteriores y que no es muy diferente de la que han seguido los pueblos de la Sierra Norte.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Evolución demógrafica de Tamajón

Archivado bajo Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Tamajón en los siglos XVI y XVII

Siempre se ha dicho que la edad de oro de Tamajón fueron los siglos XV, XVI y XVII. Hasta que D. Aurelio García López incluye algunos datos relevantes en su libro Tamajon en la Edad Moderna, que indican que el XVII no fue tan brillante.

Tamajón ya era villa en 1.480 y señorío de la familia Mendoza, que en el siglo XVI era propietaria de tierras, un tinte, un molino harinero de cubo en el valle de Retiendas (el molino de Huertas) y su casa palacio (el ayuntamiento). Un siglo después solo mantenían los derechos señoriales; las alcábalas (10% de las ventas que se pagaban al Señor) bajaron de 6.500 reales a menos de 2.000.

151112 Tamajon XVIIOtro indicio de esta decadencia es el préstamo de 1.000 ducados que el Concejo municipal tuvo que pedir en 1.614 a Felipe III para la compra de grano, ya que las cosechas de 1.614 y años anteriores habían sido malas. El rey lo concedió, pero exigió que Tamajón avalase el préstamo con sus bienes:

  • El molino harinero de Retiendas y otro en el Jarama (existió hasta 1.721 cuando una riada se llevó el azud y la caz; se desmanteló y los materiales se vendieron por 85 reales).
  • El encinar de arriba y dos robledales, el de arriba y el de abajo
  • Unas casas destinadas a concejo con su delantera labrada,

Lar-ami

Comentarios desactivados en Tamajón en los siglos XVI y XVII

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Rincones de la Ribera

La fábrica de vidrio de Tamajón II

Según explica D. Aurelio García López en su libro Tamajon en la Edad Moderna (siglos XVI a XIX), el Sr Cadot vendió la fábrica de vidrio en perfecto estado de funcionamiento, incluyendo maquinaria y útiles a D. Rafael Garreta, un industrial de Madrid, por 50.000.-reales. El Ayuntamiento aceptó el traspaso del arrendamiento bajo la condición que si la fábrica estaba parada 5 años, pasaría al pueblo.

El nuevo propietario instaló un tejar en las lagunas de Cantarranas (aún se ven sus ruinas junto al mirador), compró las besanas de los Arenales y el Arca del Convento, anexas a la fábrica así como los arenales de Sacedondillo. Retomó el proceso de fabricación en 1.829 con los oficiales ya contratados y aumentó la plantilla con un maestro tallador (Juan Boanal) y un aprendiz del pueblo.

Vidrio IILos productos fabricados en 1.830 podían comprarse en Hermanos Garreta en la calle Desengaño: vasos y floreros de cristal azulado, vasos de cuartillo lisos asiento grueso, de medio cuartillo y de copa, botellas para agua de 2,5 cuartillos. Rafael murió en 1.833 y su viuda continuó la actividad.

Según la revista España, el 1 mayo 1.835 que sus productos se vendían en la Carrera de San Jerónimo y que la fábrica llevaba unos años cerrada. Hay constancia que en 1.845 fabricaba vidrio blanco y seguía en funcionamiento en 1.856 (había 28 fábricas en España). En 1.863 no figura y dos años después estaba en ruinas. Hoy parte de su interior ha sido reedificado como vivienda privada y su acceso está vedado.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Ribera