Archivo de la etiqueta: siglo XIX

Fábrica de papel Los Heros (II)

El molino de papel fino ofrecia una excelente calidad, tal que en 1.868 el Banco de España le contrató la fabricación de papel moneda para la emisión de 100.000 billetes de 100 escudos (…). Se firmaron contratos similares en años sucesivos hasta finales de 1.902.

El papel de las primeras emisiones era ligero pero muy resistente y llevaba una marca de agua. En las emisiones siguientes se fueron incorporando de manera nuevos elementos para evitar falsificaciones : hebra de estambre de diferente color para cada serie, tira de tarlatana en el reverso,… que incrementaba costes, por lo que a principios del siglo XX se encargó su fabricación a una empresa francesa.

El Catastro del Marqués de la Ensenada (año 1.752) explica como era este molino: Muele y anda continuamente por acequia … ; el molino harinero tiene una muela. El molino de papel con 10 pilas de 3 mazos cada una y un martillo de vatir con una tina, soportal, cuadra, cuartos y cubiertos para estos elementos con habitación alta. Sus medidas eran 96 pies de frente por 75 de fondo ( 32 x 25 mts). De 2 plantas, en la superior estaba situado el secadero.”

La configuración del complejo no ha variado mucho con el paso del tiempo, si bien hoy está en ruinas. Destacan el edificio central, la chimenea del horno y la iglesia (similar a la de la Virgen de los Remedios de Pastrana), dedicada a San Rafael, patrón de los papeleros. A su cierre (años 60), fue vendida y sus nuevos propietarios instalaron un vivero de truchas, también desaparecido.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

Fábrica de papel Los Heros

En el P.N. Barranco del Rio Dulce, a medio camino entre Aragosa y La Cabrera, está situado el complejo industrial “Los Heros” que sorprende al caminante por su tamaño y estado de abandono (en el año 2.010 hubo un proyecro para reconvertirlo en un macro-centro de biosalud y alojamiento rural, desestimado por su impacto en el Medio Ambiente).

Las primeras noticias datan de 1.733 y hablan de la existencia de 2 molinos que fabricaban papel de imprenta, estraza, estracilla y para papeletas de pólvora. El Catastro del Marqués de la Ensenada (año 1.752) da más detalles:

existían un molino harinero, aguas arriba y anexo al molino de papel fino, ambos arrendados al maestro papelero Juan Carroset y un molino de papel de estraza. Este último, al sur del anterior, era propiedad de la Memoria de Ánimas de Torremocha del Campo y también estaba arrendado.

El molino de estraza tenía 56 pies de frente y 73 de fondo (18,67 x 24,33 mts). Constaba de vivienda alta y baja, tinado, trapera, pilas y 12 mazos que obraban de continuo por agua del Dulce que llegaba por la caz, compartida con los otros molinos. Pagaba de renta anual 530 reales (frente a los 400 reales del harinero y los 400 escudos del molino de papel fino).”

En 1.805 todos seguían en funcionamiento, si bien el molino de estraza debió desaparecer a mediados de siglo. La calidad del papel y su adaptación a nuevas tecnologías aseguraron la supervivencia del molino de papel fino hasta los años 60´s, ya en el siglo XX.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

El castillo de Pelegrina

Situado sobre una roca que domina el valle del rio Dulce su imagen impresiona. Tras la reconquista del lugar por Alfonso VII, fue donado al obispo de Siguenza. Su construcción data de los siglos XII y XIII para reforzar la linea defensiva castellana, aprovechando la torre vigía árabe que comunicaba con Torresaviñan. De ahi que el arco de su puerta principal sea de herradura.

De planta hexagonal, los torreones en forma de cilindro son macizos con la unica función de reforzar los muros de sillarejo, de 8 metros de altura y 1,5 de espesor. La torre del homenaje, cuadrada y con dos alturas, está situada al norte y defendia el acceso al castillo, junto a la barbacana que se construyó alrededor. En el patio interior un aljibe en torno del cual se situaban las diferentes estancias a dos alturas. Se mantienen en pie puertas, torreones y trozos de muralla, lo que es milagroso dada su historia:

  • Sufrió sus vicisitudes de las guerras del siglo XIV, entre Castilla y Aragón, y posteriormente en la guerra civil que enfrentó a Pedro I el Cruel con los Trastamara, por más de 15 años.
  • Fue saqueado por las tropas navarras tras la conquista de Torija a mediados del siglo XV en la guerra que enfrento a los reyes de Castilla y Aragón.
  • Durante la Guerra de Sucesión (año 1.710), el castillo fue incendiado por las tropas austriacas en su retirada hacia Aragón, si bien luego fue reconstruido.
  • En la Guerra de la Independencia fue desmantelado por las tropas napoleónicas para evitar su uso por El Empecinado. Desde entonces está abandonado, de ahi su estado de ruina.

Una visita para recorrer su interior, apreciar lo recio de su construccion y disfrutar de las vistas resulta imprescindible. Y si te bajas a la hoz, … ni te cuento


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en El castillo de Pelegrina

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

La Bodera, un pueblo minero y desconocido de la Sierra Norte

Lugar desconocido de la Sierra Norte de Guadalajara, su nombre empezó a sonar a mediados del siglo XIX, cuando se extendió por la zona la fiebre de la plata, a raíz de su hallazgo en Hiendelaencina. Llegó a tener 500 habitantes en pocos años merced a la puesta en explotación de las minas  y su decadencia llegó con su cierre (perdió el 90% de su población).

Más de 20 minas de plata estuvieron activas a orillas del río Cañamares. Si bien hay indicios que se remontan al siglo XV, las primeras explotaciones datan de 1.844 que originaron una primera época de prosperidad hasta 1.855, seguido de un declive que duró 30 años. Tuvo un segundo periodo exitoso, desde 1.884 a 1.916, tras el cual entró en decadencia hasta su cierre definitivo en 1.925.

Su nombre se lo debe a la peña (1.408 mts) a cuyos pies se ubica el casco urbano, donde se integran iglesia y ermitas, es un admirable ejemplo de la arquitectura serrana. Predominan construcciones de sillares y sillarejo, de caliza y/o gneis, maderas bastas, con cubierta de pizarra y portones dintelados.

Según la tradición, aquí estuvo Mio Cid. Pero su futuro pasa por el turismo cultural, poniendo en valor este importante patrimonio minero. Máxime cuando las minas se hallan en un entorno natural de gran belleza, con buen acceso y algunas en un razonable estado de conservación (instalaciones, bocas e interior). Celebran sus fiestas el primer fin de semana de agosto. Dispone de bar.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en La Bodera, un pueblo minero y desconocido de la Sierra Norte

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Concierto de Isaac Albéniz en Hiendelaencina

El maestro Tomás Gismera cuenta en su blog “Tierras de Guadalajara” que el genial músico D. Isaac Albéniz y su familia obsequiaron a los vecinos de Hiendelaencina con un concierto, en la Plaza Mayor el 25 julio 1.897. Con permiso de D. Tomás, sea este un breve resumen.

Cortesía Tomás Gismera

La pedagoga Asunción Vela, natural de esta villa y residente en Madrid, trabó una gran amistad con la tambien pedagoga Clementina Albeniz, que casó y enviudó pocos años después de un médico de Alcolea del Pinar, con el que tuvo dos hijos, Victor y Sara.

Clementina, para ganarse la vida, daba clases de música a jóvenes y conciertos de piano; en algunos acompañando a su hermano. Asunción pasaba algunos dias de verano en Hiendelaencina, a veces junto a Clementina con sus hijos, tambien estudiantes de música (Victor tocaba el violín y Sara tenía una excelente voz). Como en esos dias de julio de 1.897, cuando la acompañaba su hermano Isaac.

Cuentra el maestro Tomás que, con motivo de la fiesta de Santiago, se organizó una funcion religiosa en la plaza: Isaac y Celementina al piano, Victor con el violin y Sara a los coros, junto a las hijas de Juan Besabé (hacendado minero), improvisaron un concierto que enalteció al auditorio “especialmente en la Salve que se cantó al final de la misa”.

Sin duda un momento mágico, de esos que salpican nuestra historia y son inolvidables.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios.

Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

2 comentarios

Archivado bajo Fiestas y eventos, Rincones de la Sierra Norte

Los Condemios

Condemios de Arriba y Condemios de Abajo se mantienen como municipios independientes desde mediados del siglo XIX, a pesar de la distancia entre ellos (< 1 km) y una historia común. Ambos pertenecieron al Común de Atienza (aunque su origen podría ser anterior; el nombre es de ascendencia celta) y en el siglo XIV pasaron al Señorío de Miedes hasta su independencia.

En sus cercanías hay parajes singulares: la ruta de las estatuas, la reserva fluvial del rio Pelagallinas y la pedanía Aldeanueva de Atienza encajonada en un valle. Sus habitantes vivieron del aprovechamiento forestal (pinares) y ganadero, además de los huertos para consumo propio.

Condemios de Arriba conserva viviendas tradicionales de 2 plantas, de cuarcita (cuadras y zaguán en la baja, el hogar junto con los dormitorios en la primera planta y el altillo para conservar los alimentos). Destacan la iglesia parroquial del siglo XVI, la fachada del palacio barroco, el horno y la fragua.  Sus 150 habs celebran San Vicente (22 enero) y las fiestas patronales el 15 de agosto, con danzas espectaculares. Hay pan, bar, restaurante, alojamiento y gasolinera.

En el casco urbano de Condemios de Abajo se aprecian construcciones de piedra y adobe, de color rojizo (típico de Ayllón por los conglomerados y la arcilla), con tejado a dos aguas. Destaca la iglesia de S. Juan Bautista, un bello ejemplo de la arquitectura de la zona. Sus escasos vecinos celebran las fiestas el 8 de septiembre y San Antonio (a mediados de julio). Disponen de alojamiento.

Dos pueblos tan cercanos y tan diferentes. Otra curiosidad de la Sierra Norte de Guadalajara. Recuerda que tus comentarios nos enriquecen a todos.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios.

Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

2 comentarios

Archivado bajo Mundo rural, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de Guadalajara

¿Conoces La Morenita?

¡No sabes lo que te pierdes! Es una desconocida para la mayoría de vecinos y visitantes de la Sierra Norte de Guadalajara, a pesar de su belleza singular.

Esta mina  surgió durante el periodo que siguió al descubrimiento de plata en Hiendelaencina (mitad siglo XIX, conocido como la fiebre de la plata). Situada en Villares de Jadraque, sobre un filón paralelo al filón rico, la calidad del mineral hizo que sobre la misma veta surgieran varias minas de plata (La Mala Noche, La Fuerza, San Vicente, San Emilio,… ).

Esta minas evolucionaron de la misma forma, sufriendo los avatares de la plata en Hiendelaencina y siendo abandonadas a principios del siglo XX. En La Morenita, son reconocibles pozos, almacenes, casas de mineros y capataz, gangas, … conformando un pequeño poblado construido con gneis y lajas de pizarra en los tejados (ejemplo de la arquitectura dorada que se funde con el paisaje).

Su aislamiento en un precioso paraje, a orillas del barranco de Rolahija, ha permitido que se conserven sus ruinas. A unos cientos de metros, siguiendo el barranco hacia el sur hay otros pozos y edificios, que bien merecen una visita con las debidas precauciones. Se accede en 30´a pie por una pista forestal en un estado aceptable.

Lar-ami

Comentarios desactivados en ¿Conoces La Morenita?

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de Guadalajara

Esclavos en la Sierra Norte de Guadalajara

Los romanos potenciaron la esclavitud y a partir del siglo I a.c. la exportaron a las ciudades de los territorios conquistados, entre ellos Hispania. En la Sierra Norte de Guadalajara solo había una ciudad, Segontia, en la que cabe sospechar que hubo esclavos (de origen indígena). A partir del siglo I d.c. su presencia aumentó con el modelo romano de explotación agrícola y ganadera. En las granjas próximas a Atienza (Los Bochones y Riofrio de los Llanos) y las villas agrícolas del Henares (Jadraque) y del Sorbe (Beleña) hay constancia del trabajo de esclavos. También trabajaron en la minería (La Nava de Jadraque) y en las salinas (cuenca del rio Salado, próxima a Sigüenza).

Cortesia Lanza Digital

La repoblación posterior a la Reconquista (siglos XII y XIII), que dio origen a la mayoría de nuestros pueblos, no trajo la presencia de esclavos. El surgimiento posterior de Señoríos siguiendo el modelo feudal, propició la existencia de esclavos de los Señores (sobre todo musulmanes), si bien como no habitaban permanentemente en sus posesiones serranas, no hay constancia de ellos.

A finales del siglo XVI había en España 58.000 esclavos, algunos en la Sierra (Cogolludo), como recoge Juan Luis Pérez Arribas en su libro “Demografía e Historia de Cogolludo”: Lorenzo, esclavo del Licenciado Ballestero (1579) y la esclava del cura de San Pedro, don Juan de Valdivieso (1593). Antes de la abolición definitiva de la esclavitud en 1.870, está documentada la existencia en Cogolludo de Isabel María, la esclava de D. José Pérez (1.749) y Juliana, esclava de D. Diego Fernández de Bobadilla, Secretario del Duque de Medinaceli (1.643). De los criados, en un estado de semi-esclavitud hasta bien entrado el siglo XX, hablaremos otro día.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Esclavos en la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Mundo rural

III Guerra Carlista en la Sierra Norte de Guadalajara

Tras la revolución de 1.868 (La Gloriosa), los carlistas formaron una red social afín a su ideología. Fundaron la Asociación de Católicos (su presidente fue Juan Catalina García) y la Juventud Católica, que en 1.871 editó el periódico “El católico alcarreño”. Para actuar libremente se convirtieron en partido político, la Junta Católico-Monárquica.

Con la declaración de la III Guerra Carlista (1.872) aparecieron partidas en la Sierra Norte: Negredo, Alcolea del Pinar, … como sucedió en la primera. Para combatirlas, en 1.873 el gobierno nombró un fiscal militar en Guadalajara, que las desbarató una a una; sus efectivos dispersos se unían a otra nueva partida que era disuelta con rapidez. Al final se marcharon como voluntarios al ejercito carlista.

General D. Angel Villalaín

Angel Villalaín formó partida en Galve de Sorbe y apoyado por sus paisanos, se hizo fuerte en el castillo y efectuó incursiones por el valle del Henares y la Sierra del Altorey. Atienza fue protegida por 2 cañones situados en las troneras realizadas al efecto en la muralla (entre Santa María y la Trinidad). Acosado por los isabelinos, se retiró de Galve tras volar el castillo.

Dando un rodeo atacó el castillo de Sigüenza (defendido por guardias civiles) que no pudo tomar. Luego pasó al Señorío de Molina, siendo nombrado general en el verano de 1.873 y comandante militar de Cuenca y Guadalajara. El 5 enero de 1.874 atacó por sorpresa Sigüenza llevándose 200 fusiles. Siguió batallando por la provincia y el Maestrazgo hasta su muerte en la batalla de Villahermosa, un año después.

El carácter serrano del general Angel Villalaín quedó reflejado en esta anécdota que contaba el general Oliver: “Villalaín tenia un caballo y un macho muy fieros a los que cuidaba y quería como a sus hijos. Instantes antes de morir lo encontré a pié y muy triste porque se los habían matado en la batalla”. Cuando murió, su ayudante recuperó su cadáver y lo llevó a la grupa hasta Mosqueruela donde le dio sepultura.

Durante los años 1.874-75 también hubo varias incursiones rápidas de tropas del coronel Santés y del general Marco Bello desde Aragón, pero apenas dejaron huella en la sierra.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Mundo rural, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

La re-ordenación de los pueblos de la Sierra Norte

La desaparición de los Señoríos (1.834) supuso “de facto” que todos los lugares se convirtieran en municipios. Algunos no tenían recursos ni población para mantener ese estatus. Tal y como recoge “Variación de municipios desde 1.842”, publicado por el MAP, con el Censo de 1.857 se realizó una re-ordenación de los términos municipales, con agregación de unos pueblos a otros y cambios de nombreEste proceso tuvo especial incidencia en la Sierra Norte de Guadalajara, donde abundaban Comunes y Señoríos, afectando a una treintena de lugares:

  • Alcuñeza incorporó Mojares, Aleas a La Romerosa (abandonado), Arroyo de Fraguas a Santotis (abandonado) y ¿San Tirso?, Atienza a Bochones, Las Cabezadas (abandonado) a Robredarcas (abandonado), Colmenar de la Sierra a Cabida, Pelegrina a La Cabrera, Riofrío del Llano a Cardeñosa y Santamera, Carabias a Cirueches,
  • Monasterio incorporó a Fraguas, La Huerce a Umbralejo y Valdepinillos, Mandayona sumó Aragosa, Muriel a Sacedoncillo (abandonado), Paredes a Riendas, Saúca a Jodra del Pinar, Sigüenza a Barbatona, Riosalido a Bulcayado, Riba de Santiuste a Barbolla y Querencia, Cendejas de Enmedio a Cendejas del Padrastro, Guijosa a Cubillas, …
  • La Miñosa incorporó a Tordelloso y Cañamares a Naharros, y a su vez a La Miñosa. Veinte años después (1.877) Cañamares pasó a llamarse La Miñosa.
  • Saúca incorporó a Estriégana. Pero en 1.930 segregó una parte de territorio y se creó de nuevo Estriégana. Igual pasó con Villaseca de Henares y Matillas, creándose de nuevo Matillas en 1.953

Lo paradigmático es que algunos de estos municipios pasaron a integrarse en otros de mayor tamaño en los años 70-80, debido a la re-ordenación motivada por la despoblación (recordemos que la comarca perdió el 90% de sus habitantes)

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de Guadalajara