Archivo de la etiqueta: Muriel

Espeleología en la Sierra Norte de Guadalajara

No nos cansamos de repetir que en nuestra Sierra Norte tenemos de todo, y en abundancia. Como cuevas y simas que han despertado el interés de los espeleólogos desde 1.896 (las cuevas del Chorrillo, del Aceite, del Congosto, de Valdepeñas, … ya habían sido exploradas).

Según indica la Federación de Castilla La Mancha de Espeleologia (FCMEC) en su revista Calar, actualmente hay 2 zonas de exploración donde grupos especializados están investigando y documentando nuevas cavidades:

  • El club Abismo, de Guadalajara, trabaja en el karst de Tamajón desde su fundación en 1.991. Han explorado y documentado 75 cuevas en la zona, entre ellas las míticas simas de la Raya y la Flipper.
  • El colectivo Piezo, de Madrid, explora la zona de Muriel. Su trabajo en la cueva del Gorgocil ha permitido documentar su desarrollo hasta los 1.250 metros (se conocían 600). Conviene recordar que está inundada por las aguas del pantano de Beleña casi todo el año, lo que aumenta su dificultad.

Hay muchas cavidades conocidas desde antiguo. Algunas prehistóricas, desde el Paleolítico Medio hasta la Edad de Bronce y otras usadas por los ganaderos como aprisco. Pero hasta hace unos años no se habian explorado de forma metódica, porque requieren un alto grado de preparación. Si te interesa la espeleología, en estos clubs tienes la oportunidad.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Espeleología en la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

La fiebre de la plata en la Sierra Norte de Guadalajara

Tras el descubrimiento de plata en Hiendelaencina y la puesta en marcha de su minería en 1.844, se desató una auténtica fiebre de la plata en la Sierra Norte de Guadalajara.

170210-fiebre-plata-1Se escudriñaron todos los rincones desde La Bodera hasta Tamajón; bastaba el más mínimo atisbo de barita, óxidos de hierro, galena u otro mineral para registrar la mina y crear la correspondiente sociedad para su explotación. Salvo contadas ocasiones, como en La Bodera, la búsqueda no tuvo éxito.

Tras el primer indicio se hacía una cata del terreno para confirmar su existencia. El paso siguiente era solicitar del Gobernador la concesión y registro de la mina, con una superficie mayor de la prevista (el coste apenas cambiaba y convenía asegurar) y declarando que era de hierro ó plomo (el canon a pagar era menor).

170210-fiebre-plata-2Pocos meses después un ingeniero público acudía a la mina. Levantaba un plano de ubicación, fijaba coordenadas, boca de entrada y líneas de demarcación. Mientras tanto, la propiedad analizaba la riqueza del mineral y decidía si era rentable  la explotación. Cuando no lo era (la mayoría de las veces), simplemente no abonaba el canon y la concesión caducaba.

Hay casos en los que la mina solicitada estaba a pocos metros de otra cuya concesión había caducado por las mismas razones. Es el caso de las minas Nuestra Señora de la Blanca y La ilusión, ambas en Muriel, que conocemos gracias a nuestro buen amigo Cesar.

Los costes iniciales eran muy pequeños respecto a las posibles ganancias, si se encontraba la veta de plata con suficiente nivel de riqueza para su explotación; en caso contrario simplemente se dejaba abandonada. Esto explica por qué en la Sierra Norte de Guadalajara se desató la Fiebre de la plata.

Lar-ami

Comentarios desactivados en La fiebre de la plata en la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de Guadalajara

El barranco de la Hoz en La Mierla

Aunque en realidad pertenece a Muriel, por cercanía siempre se ha considerado de La Mierla. La peculiaridad de este barranco es que en sus inicios es  calizo y en forma de “Z”  y arcilloso en su desembocadura en el Sorbe.

161128-bco-hoz-1161128-bco-hoz-2De muy corto recorrido, apenas 2 kms, el barranco de la Hoz resulta de la confluencia de dos arroyos que nacen por encima de los mil metros. Se unen ½ km antes de llegar a su fin en el pantano de Beleña, después de salvar 200 metros de desnivel, para actuar de  recula.

Muy agrestes en el tramo alto, hoy el acceso resulta muy complicado incluso para cazadores. Antaño los rebaños de cabras y ovejas mantenían expeditas las sendas. Todavía se observan restos de apriscos sobre las rocas. Otros dicen que eran trincheras; recordemos que el frente de la guerra (in)civil estuvo aquí.

161128-bco-hoz-3161128-bco-hoz-4Dicho así parece  que el autor solo pretende rellenar una entrada del blog. Pero si observan las imágenes y/o se animan a contemplarlo in situ, créanme que impresiona. Sobre todo cuando, después de seguir su curso aguas arriba durante una hora, intentas volver.

Lar-ami

Comentarios desactivados en El barranco de la Hoz en La Mierla

Archivado bajo Actualidad, Rincones de Guadalajara

Senderismo GR-10: la Sierra Norte en ocho etapas

Si bien está documentado en el libro “Senderos de la Miel”, y el camino bien señalizado, nos van a permitir que reestructuremos el tramo que transcurre por la Sierra Norte de Guadalajara en 8 etapas:

  • Torremocha del Campo-Aragosa: 16,8 kms por el P.N. Barranco del Río Dulce
  • Aragosa-Matillas: 12,8 kms. No te pierdas la estación
  • Matillas-Jadraque: 11,3 kms. El castillo del Cid y la saleta de Jovellanos impresionan.
  • Jadraque-Cogolludo: 20,8 kms. Etapa algo más larga pero llana. Palacio Ducal, imprescindible
  • Cogolludo-Muriel: 13,3 kms por los pinares y con llegada al Sorbe.GR10 8 etapas
  • Muriel-Tamajón: 7,3 kms. Una parada en Sacedoncillo, pueblo abandonado es muy aconsejable.
  • Tamajón- Valdesotos: 12 kms. Cantera, Retiendas, Bonaval y cañón del Jarama sorprenden.
  • Valdesotos-Ponton de la Oliva: 17,3 kms. Parada en Tortuero y su puente; otra en Alpedrete de la Sierra.

Dirán los puristas que las etapas están descompensadas en cuanto al tramo a recorrer, y es cierto. Pero creemos que no se discutirá si añadimos el tiempo aconsejable para disfrutar del paisaje y de lo que vamos encontrando por el camino. ¿No vas a dedicar dos horas a recorrer Sacedoncillo? Tu te lo pierdes.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Senderismo GR-10: la Sierra Norte en ocho etapas

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

Recuerdos de Sacedoncillo

La revista El Umbral del Ocejón del Ayuntamiento de Tamajón, en su nº 4 recoge los recuerdos de Gerardo Merino. Nacido y bautizado en Sacedoncillo en 1.927,  fue inscrito en Muriel; a los 4 años fue a vivir  a Tamajón, al que vuelve en verano y fines de semana. Sea este un breve resumen:

  • Al estallar la guerra civil, los nacionales disparaban sobre Tamajón desde la Torrecilla de Jócar. La gente se refugió en las cuevas de los Enebrales y allí pasamos tres días mientras los hombres bajaban al pueblo por víveres. A finales de Noviembre fuimos evacuados en camión (sin lona ni techo) a Valparaíso de Abajo (Cuenca). Nos metieron en un barracón y allí estuvimos 7 meses. Los que tenían familia en pueblos cercanos se fueron con ellos.
  • 160407 Recuerdos SacedoncilloMi abuela se quedó sola en Sacedoncillo.  Mi padre regresó solo para segar la mies y luego el resto de la familia en tres etapas, dos en carro y la última a pie. Estuvimos todo el verano segando, incluso de noche en las parcelas que daban al frente. Pero antes del acarreo a las eras, evacuaron el pueblo y perdimos toda la cosecha, además de las caballerías que no pudimos recoger. Acabamos en El Fontanar como criados de un labrador, así que no pasamos hambre.
  • Al terminar la guerra volvimos a Tamajón; a Sacedoncillo volvieron pocos y por poco tiempo. Labramos las tierras con una caballería (de las que se quedaron) y sembramos con el trigo que nos prestaron en Arbancón. También cogimos unas cabras y ovejas en renta. Aunque en 1.941 me empleé en El Vado, seguí trabajando las tierras.
  • Nos casamos en el pueblo de Nélida (Muriel) en 1.954 y lo celebramos en Arbancón, con corderos y cabritos asados en el horno de pan. Emigramos en 1.968 a Madrid y trabajé en el ayuntamiento hasta que me jubilé.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Mundo rural, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

Fiestas de mayo en la Sierra Norte

100 alto reyMayo es el mes de las flores. Y de la Naturaleza, si puede ser, en estado puro. Como en la Sierra Norte, donde además es tiempo de romerías y fiestas, ligadas al mundo rural y a nuestra historia. Sea esta una relación, que no pretende ser completa.

Ya no tienes excusa para no venir a la Sierra Norte, un paraíso a tu alcance.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Fiestas y eventos, Mundo rural

Paradojas del siglo XXI

140818 paradojas 1

Fuente de Muriel

El pantano de Beleña se extiende por los términos de Muriel, Beleña de Sorbe y La Mierla. Con una capacidad de 53 Hms, proporciona agua potable a los habitantes del Corredor del Henares, con más de 300.000 habitantes. Curiosamente estas poblaciones no disfrutan de esta agua. Son las paradojas del siglo XXI:

  • La Mierla, distante 3,5 kms de la toma de agua de la presa, se abastece de un venero ubicado en las cercanías de la fuente medieval, a la que alimenta.
  • Beleña de Sorbe, a unos centenares de metros de la presa, se nutre de la fuente de Santa Olalla, en la margen derecha del río, frente a la fuente de Doña Urraca.140818 paradojas 2
  • Muriel es el único que toma del agua de la cola del pantano, tan turbia la mayor parte del año que la gente prefiere acudir a la fuente, alimentada por un venero. El problema es tan serio que pronto se comenzarán las obras para llevar agua al pueblo desde otro venero de las cercanías.

Para el cocido, los mayores siguen prefiriendo el agua del Sorbe. Mientras tanto, la Mancomunidad de Aguas del Sorbe calla.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Paradojas del siglo XXI

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

El incendio de Cogolludo

140813 incendio 1El 19 y 20 de julio 2.014 el incendio de de Cogolludo fue noticia. No solo por la brillante actuación de los políticos de la Junta (que pararon un helicóptero ocupado en la extinción para que la Consejera se diera un paseo) sino porque se quemaron más de 1.500 Has.

¡Damos gracias a la providencia (quien quiera que sea) porque el viento no fuese cambiante! Una lengua de fuego cruzó el pinar, desde Muriel hasta Monasterio, en dirección nordeste. Si la dirección cambia, se hubieran calcinado decenas de miles de Has de pinos, encinas y robles.

140813 incendio 2El incendio lo inició una cosechadora el día 18 por la tarde, en una besana junto a la carretera de Aleas a Beleña. Un contingente (3 personas) acudió de inmediato, pero al ser monte bajo, el fuego avanzó muy deprisa y resultó incontrolable. A las 23.00 el fuego, después de calcinar unas 400 Has de matorral y barbechos ¿quedó controlado?

Dicen que por la noche el viento reavivó el incendio, que prosiguió su camino por el monte y atacó el pinar. De ahí se extendió hacia el nordeste, traspasando la carretera de Arbancón y calcinando los pinares de Jócar y Fraguas, hasta que fue apagado.

140813 incendio 3Algunos creemos que el grupo que quedó por la noche fue insuficiente (se declaró el incendio del Alto Rey). Y afirmamos que hemos tenido suerte: la velocidad del viento hizo que el fuego dejase rodales de pinos sin quemar y/o con las copas verdes. En otras, se regodeó con calma y las dejó totalmente calcinadas.

Muestro agradecimiento a las brigadas antiincendios, guardias forestales, bomberos, guardia civil,… por su esfuerzo. A pesar de la falta de medios y de la descoordinación apagaron el incendio. Baste decir que se impidió que labradores de la zona construyesen cortafuegos con sus tractores en los sitios más adecuados. ¡Esa no era su competencia! ¡Que sabrán ellos (los políticos) de competencia!, …. añado yo.

Lar-ami

Comentarios desactivados en El incendio de Cogolludo

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

Pobres de solemnidad en el siglo XVIII

El Catastro de la Ensenada llama así a los vecinos que de forma oficial eran considerados indigentes. Pero solo se trata de una consideración administrativa, que no siempre corresponde a la ausencia absoluta de ingresos y/o propiedades.140331 pobres

A veces el número de pobres de solemnidad responde a una estrategia del Concejo para dar una sensación distinta a la realidad. No hay pobres de solemnidad en Alpedrete, Puebla de Beleña y Tamajón… Otros pueblos de La Ribera que lo explican a su manera: 

  • Beleña de Sorbe dice que “aunque hay 4 viudas y 1 soltera no hay pobres de solemnidad”.
  • En La Mierla “hay 12 pobres y 3 viudas, que carecen de medios y padecen gran necesidad, pero ninguno llega al extremo de pobre de solemnidad”140331 pobres 2

Otras veces los Concejos municipales, para dar sensación de pobreza y pagar menos impuestos, declaran un número superior de pobres, especificando “de ambos sexos”. Es imposible saber si es el caso de Valdepeñas (14), Tortuero (5) y Valdesotos  (4), aunque por censo de población resultan curiosos. Puebla de Valles declaran 3 y Muriel “una viuda pobre de solemnidad”.

 Lar-ami

Comentarios desactivados en Pobres de solemnidad en el siglo XVIII

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

Labradores, jornaleros y pastores en el siglo XVIII

En La Ribera la propiedad de la tierra siempre estuvo muy repartida. Casi todas las familias poseían parcelas donde cultivaba para autoconsumo, vendiendo los excedentes. El  Catastro de la Ensenada asi lo refleja.

El número de labradores (propietarios de tierra) en cada pueblo era muy superior al de jornaleros (trabajadores por cuenta ajena); en La Mierla  y Muriel no había. Cuando se requería, su función era realizada por otros labradores y/o criados que cobraban por día trabajado, aunque con distinto sueldo: en Puebla de Beleña, un labrador ganaba 5 reales/día y un criado 4.140327 labradores El sueldo de un jornalero oscilaba entre 2 (Valdesotos) y 3 reales por día trabajado (Tortuero); el número de jornadas no superaba 180. En algunos había mozos de labor (criados) contratados por todo el año; su salario estaba en torno a 1.100 reales incluido alimentos. 

Los pastores (lanar y caprino) tenían dedicación completa; en Tamajón había 7. Cobraban entre 700 reales + alimentos (Valdesotos) y 1.300 reales de Tortuero (alimentos incluidos).  Puebla de Valles distinguía entre mayorales (1.100 reales/año) y zagales que cobraban la mitad. En Puebla de Beleña había  un pastor de vacuno que recibía 48 fanegas de trigo/año; en Valdepeñas existía un albéitar (veterinario) que cobraba 5 reales/día.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Labradores, jornaleros y pastores en el siglo XVIII

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte