Archivo de la etiqueta: minas

Sobre el oro de la Sierra Norte de Guadalajara

Ya contamos las expectativas que se crearon con el hallazgo de oro y los fantasiosos resultados de los análisis realizados en 1.879. Según el artículo de Pedro Orea & All publicado en 2.010 Las antiguas labores mineras para oro en La Nava de Jadraque” , pocos meses después se creó La Guadalajara Gold and Silver Mining Company of Spain Limited.

En 1.895 se creó la Sociedad Francesa de Minas de Oro de La Nava de Jadraque que puso en explotación las minas Paquita, Colón y Juana, construyendo una planta de tratamiento por cianuro en una presa junto al Sorbe. El mineral llegaba a la mina Colón a través de un tendido aéreo de madera, del que no queda nada. Se ven algunos vestigios de la planta de tratamiento, al lado del viejo molino de grano, hoy abandonado.

Simultáneamente algunos mineros registraron otras minas que no llegaron a explotarse. La sociedad inglesa desaparece en 1.898, según decían por mala gestión, aunque sigue apareciendo en la gazeta minera del Reino Unido en 1.905. También desapareció en el mismo año la empresa francesa, aunque sus minas sobrevivieron hasta 1.913, año en que fueron abandonadas.

Mina Juanita

Mina San José

Posteriormente el Estado realizó trabajos de prospección en 1.970, según cuentan los vecinos. Además de las citadas, se han inspeccionado recientemente las minas California, San José, Candelaria, Sol y Juanita. Esta última es la más grande de todas (con unos 20 mts de profundidad); conserva ruinas del emboque del pozo principal y las escombreras.

Aunque el acceso ofrece dificultades por la maleza y los matorrales (jaras y zarzas), este conjunto minero es un valor de la Sierra Norte de Guadalajara, que merece ser conservado por su historia y como foco para atraer visitantes la zona.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Sobre el oro de la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares

Minas de oro en la Sierra Norte de Guadalajara

Siempre se habla de La Nava de Jadraque, aunque en realidad las minas de oro (algunas simples catas y otras fallidas que nunca entraron en producción) están dispersas en una zona entre Palancares, Semillas, Arroyo de Fraguas y La Nava. Hay quien afirma que los romanos ya explotaban estas minas, si bien no se han encontrado indicios.

Algunos más atrevidos sitúan un ramal de la Via romana de Mérida a Zaragoza que, saliendo de Jadraque, pasaría por Membrillera y San Andrés del Congosto en busca del oro de Las Navas. No hay documentación ni restos históricos que puedan confirmar su existencia antes de 1.876. De hecho no aparecen en la relación general de las minas de la Corona de Castilla, de Tomás González (año 1832).

El ingeniero de minas José Soler escribió en 1.876 que fueron trabajadores de las minas de plata de Hiendelaencina, los que iniciaron la solicitud de concesiones mineras en la zona referida. Asimismo detalla que el obrero Salas y el técnico Soler, tras examinar unos bloques de una casa de La Nava, registraron la primera mina, la “San José”.

Según Soler, las expectativas en base a los primeros ensayos, dieron unas cifras que superaban a las más rentables del mundo: 13,73 kgs de oro y 7,73 kgs de plata por tonelada. El inspector minero Manuel Albeleira publica en 1.879 que, según análisis realizados en La Constante, estas cifras se superan en un 10%. Los ensayos de la Escuela de Minas, dieron de 3,1 kilos de oro por tonelada, que seguían siendo espectaculares.

En poco tiempo había más de 100 concesiones mineras en La Nava. La realidad fue menos glamourosa. Los resultados de explotación quedaron muy lejos de esas fantasías, aunque fueron suficientes para afrontar la explotación. Pero esto lo contaremos otro día. La Sierra Norte tiene muchos secretos por descubrir.

Lar-ami

 

2 comentarios

Archivado bajo Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Minas de plata de La Bodera: presente y futuro

Cortesia Speleominas.blogspot.com

Aunque en los años 50 hubo algunos intentos de recuperar la minería en la Bodera, no se pusieron en práctica.  Así en lugares del término municipal, se concedieron licencias administrativas para la apertura de minas, que se quedaron en el papel: en 1.946 de explotación de arsénico en la mina “Natividad”, y en 1.952 para explotación de pirita en ”Vitin primera”.

Cortesia Speleominas.blogspot.com

Hoy quedan restos muy significativos de las minas “San José”, “San Joaquín” y “San Enrique”. Pozos accesibles, ruinas de instalaciones y viviendas, así como escombreras de buen tamaño que nos hablan de su importancia. En 2.010 se hizo una prospección por espeleólogos experimentados que lo confirmaron.

Cortesia Speleominas.blogspot.com

A orillas del río Cañamares se localizan otros restos interesantes, como la boca de acceso a la mina “la Unión de los 10 obreros”, en buen estado, ya en el término de Robledo de Corpes.  Ruinas de pozos y edificaciones de “La Carolina”, así como escombreras de la mina “Tirolesa”. Además de múltiples pozos y calicatas (catas de baja profundidad) en todo el término de La Bodera.

 ¿El futuro? Dado el estado de conservación de instalaciones, bocas e interior de algunas minas (de lo mejor de Castilla La Mancha), su futuro pasa por el turismo cultural, poniendo en valor este importante patrimonio minero. Máxime cuando se halla en un entorno natural de gran belleza y con buenos accesos.

 Lar-ami

Comentarios desactivados en Minas de plata de La Bodera: presente y futuro

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Paisajes y lugares

Minas de plata de La Bodera: esplendor y abandono

En 1884 se creó la Sociedad “El Faro” que abrió la mina “San José” aprovechando en parte los trabajos de la época anterior. Los filones abiertos son ricos en fluorita y plomizos, con una muy aceptable riqueza en plata. En los años posteriores continúan los trabajos, abriendo dos minas más, San Joaquín y María. La producción sube hasta los 500 quintales métricos de galena argentífera en los años 89 y 90, alcanzando los 1.201 en el año 1.891, solo superada en ese año por la mina Santa Catalina. Las irregularidades de los filones, los problemas administrativos, la cantidad de concesiones y su dispersión provocaron (al igual que en Hiendelaencina) un nuevo periodo de decadencia en 1.892; esta vez solo duró 5 años.

“El Faro” reanudó los trabajos en 1.897; un año después produjo 20 toneladas de plomo argentífero y 12 Tms en el siguiente, con tres minas más abiertas, San Enrique, San José y San Benito.  La Sociedad entra en crisis y desparece en 1.901, abandonando su explotación. Otro periodo de abandono, de 6 años esta vez.

170308-la-bodera-2

Cortesia de los autores y la revista De Re-Metallica

En 1.908 se abre la Mercedes y se desescombran minas antiguas, produciendo 5 Tms de mineral y dando trabajo a 52 obreros, de los cuales 26 eran mineros. El año siguiente es excelente y se abren grandes expectativas por la riqueza del mineral; la belleza de los cristales de galena y fluorita contribuye a esta expectación.

En 1910 se crea la Sociedad “La Bodera” con el fin de invertir en la mejora y modernización de la explotación. Se ampliaron  las minas San José, Mercedes y Carolina, instalando un transporte por cable hasta la estación de tratamiento, casas de mineros, carpintería, herrería así como una central eléctrica. Sin embargo, con todas las instalaciones en funcionamiento, la producción de 1.914 fue de 10 Tms de mineral, con un 63% de plomo y un 0,36% de plata, superando con creces los gastos a los ingresos, por lo que se paralizaron los trabajos.

Los años 1.915 y 16 las minas siguieron en mantenimiento y sin producción; continuaron así y/o con muy escasa producción hasta su cierre definitivo en 1.925, coincidiendo una vez más con Hiendelaencina y por las mismas razones: escasa riqueza del mineral de plata, baja competitividad con otros productores de plata, el bajo precio de los minerales de plomo y cinc,…

Lar-ami

Comentarios desactivados en Minas de plata de La Bodera: esplendor y abandono

Archivado bajo Costumbres, Paisajes y lugares

Las minas de plata de La Bodera

Poco sabemos de estas minas, y eso que hubo años (1.890-91) que generaron más de 1.200 quintales de mineral de plata. Un excelente, y poco conocido, trabajo de César Menor, Luis Jordá y Alfonso Gutiérrez, publicado en la revista De Re Metallica en diciembre de 2.005, aporta información muy valiosa sobre su historia y evolución.

Las minas están situadas a orillas del río Cañamares; el mineral argentífero principal era la blenda. Los primeros indicios son del siglo XV, si bien se hicieron prospecciones en siglos siguientes, sin éxito, quedando olvidado el asunto hasta 1.840. Tuvo una primera época de prosperidad hasta 1.855, seguido de un declive que duró 30 años, y un segundo periodo exitoso desde 1.884 a 1.916, tras el cual entró en decadencia hasta su cierre definitivo en 1.925.

Cortesía de los autores y De Re Metalica

Cortesía de los autores y De Re Metalica

Al principio había numerosas catas y minas pequeñas al suroeste del pueblo de La Bodera. Cuando comenzó el desarrollo de la minería en Hiendelaencina (1.844), aumentaron las prospecciones siguiendo la dirección de los filones. En los escarpados del río Cañamares aparecieron afloramientos de barita, lo que dio lugar a una época de intensos y anárquicos trabajos en la zona.

La mina “San Faustino” explotaba un pequeño filón de barita, con galena, blenda, pirita y “plata agria”. La mina “Santa Bárbara” explotaba galena argentífera de una riqueza estimable, “5 o 6 onzas por quintal de mineral”, siendo la más productiva. Además de estas minas y de “Tirolesa” (la menos rentable de las tres), existían abundantes pocillos y catas de exploración (calicatas), con profusión de registros y denuncias.

Con numerosos conflictos, se dispersaron inversiones y esfuerzos en las explotaciones, lo que condujo inevitablemente a su abandono. La sociedad “Veragua” controlaba en 1852 la explotación de “Tirolesa” y “San Faustino”, que entraron en dificultades por la estrechez de la boca y las crecidas del río. Se requerían grandes inversiones, que no se hicieron, y acabaron cerrando en 1.855, coincidiendo con la decadencia de Hiendelaencina.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Las minas de plata de La Bodera

Archivado bajo Mundo rural, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

La fiebre de la plata en la Sierra Norte de Guadalajara

Tras el descubrimiento de plata en Hiendelaencina y la puesta en marcha de su minería en 1.844, se desató una auténtica fiebre de la plata en la Sierra Norte de Guadalajara.

170210-fiebre-plata-1Se escudriñaron todos los rincones desde La Bodera hasta Tamajón; bastaba el más mínimo atisbo de barita, óxidos de hierro, galena u otro mineral para registrar la mina y crear la correspondiente sociedad para su explotación. Salvo contadas ocasiones, como en La Bodera, la búsqueda no tuvo éxito.

Tras el primer indicio se hacía una cata del terreno para confirmar su existencia. El paso siguiente era solicitar del Gobernador la concesión y registro de la mina, con una superficie mayor de la prevista (el coste apenas cambiaba y convenía asegurar) y declarando que era de hierro ó plomo (el canon a pagar era menor).

170210-fiebre-plata-2Pocos meses después un ingeniero público acudía a la mina. Levantaba un plano de ubicación, fijaba coordenadas, boca de entrada y líneas de demarcación. Mientras tanto, la propiedad analizaba la riqueza del mineral y decidía si era rentable  la explotación. Cuando no lo era (la mayoría de las veces), simplemente no abonaba el canon y la concesión caducaba.

Hay casos en los que la mina solicitada estaba a pocos metros de otra cuya concesión había caducado por las mismas razones. Es el caso de las minas Nuestra Señora de la Blanca y La ilusión, ambas en Muriel, que conocemos gracias a nuestro buen amigo Cesar.

Los costes iniciales eran muy pequeños respecto a las posibles ganancias, si se encontraba la veta de plata con suficiente nivel de riqueza para su explotación; en caso contrario simplemente se dejaba abandonada. Esto explica por qué en la Sierra Norte de Guadalajara se desató la Fiebre de la plata.

Lar-ami

Comentarios desactivados en La fiebre de la plata en la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de Guadalajara