Archivo de la etiqueta: leyendas

La torruca de mando

Unos serranos, (Joaquín de CR Valdicimbrio y Jorge de Pizarras Palero; gracias amigos), me han remitido dos fotos que acompañaban una historia poco conocida de la Sierra Norte. En la Loma de las Llanadas del pueblo de Cantalojas hay una curiosa torre conocida como “la torruca de mando”.

Durante la guerra (in)civil aterrizaban aquí avionetas y por eso le llamaron campo de aviación. En el vértice geodésico había una piedra con un agujero en el centro donde se colocaba una bandera, (como si de un campo de golf se tratara), a modo de señal para los pilotos. Era la peña de la bandera.

Pero la torruca de mando aún no existía. Fue construida a finales de los años 50, cuando se realizó la repoblación con pinos, como torre de vigilancia contra los incendios y el ganado (para que no se comiera los plantones y pinos jóvenes, bajo pena de multa). Cuando los pinos crecieron desapareció esta función.

El vigilante era Armando, que vivía en la torre y desde ella ejercía su trabajo. Sembraba huerto a orillas del río Zarzas, donde también tenía una casilla, a la que bajaba con frecuencia andando. De ahí que la torre fuera conocida como la torruca de Armando, que con el paso de los años deformó el nombre hasta la “torruca de mando”.

Su estado actual deja que desear…si se pretende que se mantenga en pié. Lamentablemente la cruz de cuarzo sobre el dintel (como protección ante los malos espíritus) ya cayó y desapareció. ¡Y había que decirlo!

Lar-ami

Comentarios desactivados en La torruca de mando

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares

El lobo hechicero de la Sierra Norte

A veces la búsqueda en Internet depara sorpresas maravillosas. Como este cuento de tradición oral de Robledo de Corpes, recogido por el etnólogo y músico D. José Antonio Alonso en 1.988. Sea este un breve resumen, que obviamente carece del encanto del original (merece la pena leer las explicaciones del maestro).

Un hombre era lobo-hechicero, pero no lo sabían en su familia ni en Robledo. Un día fue la mujer a llevarle la comida a la Casacaida donde estaba labrando, pero cuando pasaba por el Alto Millarejo, salió un lobo que la atacó a mordiscos, desgarrándole ropa y medias. Cuando pudo librarse, fue en busca del marido.

  • ¿Cómo has tardado tanto en venir?
  • ¡Ay si vieras lo que me ha pasado! Me ha salido un lobo y mira como me ha dejado. Pero anda come.
  • No tengo muchas ganas.

Cuando el hombre se puso a comer, la mujer le vio entre los dientes los hilos de sus medias. Entonces corrió hacia al pueblo y el hombre tras ella. Pero se dirigió a la iglesia en busca del cura, al que pidió confesión. El cura se la negó, diciendo: No confieso yo a lobos”. Y según parece al hombre le mataron.

José Antonio explica que se han recogido versiones en el País Vasco; añado yo que este cuento podría haber llegado a Robledo con la repoblación de los siglos XII y XIII. La tradición describe la presencia de lobos en la Sierra Norte desde siempre; hubo un tiempo en que desaparecieron … pero han vuelto …

Lar-ami

Comentarios desactivados en El lobo hechicero de la Sierra Norte

Archivado bajo Costumbres, Mundo rural

Lecturas serranas para el puente de mayo

Cuando hablamos de planes serranos para este puente proponíamos la ruta de la hoz del Jarama, con final en el Monasterio de Bonaval. No solo mantenemos la propuesta sino que la reforzamos, en apoyo a la Plataforma SOS Bonaval, que pelea por su restauración desde hace 5 años.

La visita del presidente de la Junta de Castilla La Mancha y el proyecto de restauración (4 millones de euros) han puesto de moda este monasterio del siglo XII, una de las joyas de la Sierra Norte. Lástima que la No Aprobación de los presupuestos de Castilla La Mancha lo haya paralizado (otra vez).

A los visitantes, a los que vendrán en el futuro y a los amantes de la sierra, les recomendamos la lectura de “Breve Historia del Monasterio de Bonaval”, que cuentan en 35 páginas como vivían sus habitantes, sus costumbres y algunas de sus leyendas, además de la evolución del edificio. Una sencilla semblanza del entorno y una detallada bibliografía complementan 9 siglos de historia.

Y puesto que todos pasarán por Retiendas, no dejen de leer la crónica de la independencia de este pueblo de Tamajón (tras 7 siglos), ocurrida en 1.818 (resumen del libro de actas que se conserva; unas 30 páginas). Fueron “18 días que cambiaron el destino de Retiendas”. Una lectura amena y llena de curiosidades.

Los amantes de la lectura y de la historia disfrutarán con ambos textos y desearán venir a conocer estos lugares. (No es por presumir, pero ambos han sido escritos por el propietario de la casa que protejo y guardo).

Lar-ami

Comentarios desactivados en Lecturas serranas para el puente de mayo

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares

Lecturas serranas para Semana Santa

A los que vienen esta Semana Santa, a quienes vendrán en breve y a los amigos de la Sierra Norte les proponemos que se ambienten con estas leyendas serranas:

Esta es una selección de 15 leyendas, elegidas a vuela pluma, pero hay otras muchas (hemos sumado más de 100). Algún día verán la luz en forma de libro. ¡Que las disfruten!

Lar-ami

Comentarios desactivados en Lecturas serranas para Semana Santa

Archivado bajo Actualidad, Fiestas, Mundo rural, Paisajes y lugares

Los judas en la Sierra Norte de Guadalajara

Según el maestro J.R. López de los Mozos este es un rito de purificación colectiva; tiene lugar el domingo de Resurrección, después de la procesión del encuentro. La construcción del judas, con ropa vieja rellena con paja y serrín, para luego quemarlo simboliza los odios reprimidos de los que nos queremos desprender a través del fuego.

Antaño hubo judas en muchos lugares de la Sierra Norte, pero hoy sólo sobreviven en unos pocos, aunque algunos han perdido autenticidad. En Bocígano se construyen dos muñecos, La Paca y el Judas, que arden en la plaza; los mozos cogen ramas de la hoguera y persiguen a los vecinos. En Valverde de los Arroyos el judas se hace, se cuelga en la plaza y luego se quema.

En Zarzuela de Jadraque se construye un judas gigante que queman en la era. Al judas en Cogolludo se le llama “pelele” y lo hacen las mujeres. Juegan al corro en la plaza, con el pelele en medio y le cantan coplillas (pelele traidor, nadie te queremos; pelele canalla, hoy te quemaremos). Los mozos tratan de quitárselos para ponerles letreros, atributos obscenos o tirarlo al pilón; pero a la tarde acaba en el fuego.

Sigüenza realiza un judas por cada barrio, que compiten por conseguir el más ruidoso poniendo en su interior petardos y cohetes. Después de la quema se ofrece un desayuno, chocolate o sardinas fritas (curiosa costumbre, de la que desconocemos el origen).

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo rural

Imprescindibles de la Sierra Norte de Guadalajara

Aunque dicen que nadie es imprescindible, los vecinos de la Sierra Norte de Guadalajara lo son, al igual que los visitantes, si queremos mantener la sierra viva. Pero abusando del lenguaje, denominamos “Imprescindibles” a lugares, monumentos, rutas, tradiciones y costumbres, fiestas, platos, bebidas, eventos, … que definen un territorio; cada uno de ellos, por separado, ofrece alicientes que justifican el viaje. Conocerlos otorga al visitante una visión bastante aproximada de la comarca.

Aplicando este concepto, y en base a publicaciones de expertos conocedores del territorio, tenemos 30 propuestas esenciales y 42 cosas que hacer en la Sierra Norte de Guadalajara. Cierto que algunas están repetidas, pero en conjunto suman más de 60 “imprescindibles”

Y faltan muchas. Haciendo un ejercicio de síntesis, a este guardián etéreo le salen 100. Habrá quien diga que sobrevaloro algunos y que la pasión me ciega al seleccionar otros. Quizás sea así…o no. Como muestra sirvan estos 2 imprescindibles que no aparecen en los textos citados:

  • La ruta de las caras en Condemios de Arriba, un paseo de 2,3 kms jalonado por 22 figuras talladas en tronco de pino, con figuras emblemáticas como Eva desnuda
  • La machada de Bocígano, danzas ancestrales de rito pastoril, donde los solteros, “machos”, muestran su fuerza y su habilidad.

Juzguen Vdes, pero yo me ratifico en lo dicho. Algunas ya han sido contadas en esta bitácora y otras lo serán en breve.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Imprescindibles de la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural

De leyendas está la Sierra Norte llena

de-leyenda-1Hemos contado muchas, pero quedan bastantes más por contar, como estas. En Campillo de Ranas es famoso el roble hueco situado cerca del cruce. Cuentan que antaño las mujeres metían la cabeza de los recién nacidos en el hueco del árbol para que la fuerza de la Tierra penetrara en él y le protegiera de todo mal. Dicen que desde que se abandonó esta costumbre en los años sesenta, la oquedad se ha ido cerrando. Así me lo contó Alicia.

Pinilla y Torremocha de Jadraque, también son conocidas por Pinilla y Torremocha de las Monjas porque en ambos lugares las hubo. En Pinilla existió un monasterio (hoy en ruinas) de la orden del Cister, fundado en el siglo XIII, que luego pasó a la orden de Calatrava. Y en Torremocha hubo un convento que dependía del primero. Entre ambos pueblos hay otra relación, menos conocida, que cuenta el colectivo Musgaño (gracias):

de-leyenda-2Dicen que la abadesa de Pinilla ordenó el traslado del Cristo del convento de Torremocha a su monasterio. Asi se hizo y un torremochano, indignado por el hecho, entró de noche en el monasterio de Pinilla, cargó sobre sus espaldas el Cristo (más de 100 kgs) y lo devolvió a su lugar de origen.

Cuentan que averiguado el suceso, se reunieron religiosas y vecinos  para buscar una solución aceptada por todos. Dicen que acordaron que el Cristo permaneciera en Torremocha, pero debían compensar a los vecinos de Pinilla con un verraco. Cuentan que desde entonces a los de Torremocha se les conoce como “robacristos”  y a los de Pinilla como “verraquetes”.

¿Y aún me preguntas por qué la Sierra Norte es un paraíso?

Lar-ami

Comentarios desactivados en De leyendas está la Sierra Norte llena

Archivado bajo Costumbres, Rincones de Guadalajara