Archivo de la etiqueta: leyenda

El beleño y el vuelo de las brujas

Una planta tan importante en la Edad Media que dio nombre a un lugar de la Sierra Norte (Beleña, campo de beleños) y posteriormente a un Señorío (Señorío de Beleña), bien merece que le dediquemos unas líneas.

El beleño es venenoso (está en el catálogo de plantas tóxicas), mágico (tiene forma humana y, según la leyenda, grita al ser arrancada hasta hacer enloquecer al sujeto; por eso amarraban un perro al tallo antes de hacerlo) y alucinógeno… sobre todo para las brujas.  Una cita del siglo XV (recogida por D. Antonio Escohotado) afirma que ”el vulgo cree y las brujas confiesan que en ciertos día untan un palo y lo montan para llegar a un lugar, o bien se untan ellas mismas bajo los brazos y en otros lugares donde crece vello y a veces llevan amuletos entre el cabello”.

La tradición del mundo rural cuenta que las brujas volaban; untaban su cuerpo con el jugo del beleño y creaban la sensación de volar (en las brujas) y de que levitaban (así la veían los asistentes). Una razón más para que fueran perseguidas por la Inquisición hasta el siglo XIX.

Pero el auténtico vuelo se producía cuando untaban el palo de una escoba con el jugo del beleño (que obtenían machacando la planta) y se lo introducían por la vagina, frotándose repetidas veces. Así conseguían orgasmos múltiples y prolongados, que les hacían sentir que volaban … a lomos del palo de una escoba.

Lar-ami

Comentarios desactivados en El beleño y el vuelo de las brujas

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Mundo rural

El romance de la Loba Parda

Una joya del folclore de la Sierra Norte de Guadalajara. Este romance fue recogido en Robledo de Corpes por el maestro D. José Antonio Alonso ( en nombre de todos los serranos, gracias amigo).

En el alto de aquel cerro
hay un pastor asentado,
hiciéndose una zamarra
para guardar su ganado.

Siete lobos vio venir
y una loba desfrenada,
a coger una borrega
que era hija de la blanca
sobrina de la (?)
cuñada de la calzada
que la tenían sus padres
para el día de la Pascua.

¡Arriba perros con yerros!
¡Arriba perra guardiana!
Si me coges la borrega
tienes la vida doblada.

No me mates pastorcito
por la Virgen Soberana,
ahí tienes ya tu borrega
sin faltarle una tajada.

Ya no quiero mi borrega
de tu boca ya fateada,
lo que quiero es tu pellica
para hacerme una zamarra,
de tus orejitas guantes
de esos que gastan las damas,
de tus patitas correitas
para atarme bien las bragas.

Lar-ami

1 comentario

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Fiestas y eventos, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

Hormigas de leyenda

J.A. Ranz Yubero y J.R. Lopez de los Mozos en su libro “Despoblados de Guadalajara”  presentan un inventario exhaustivo de pueblos abandonados para siempre (despoblados), aunque algunos fueron re-fundados en las cercanías del anterior (Palancares, La Mierla). Según cuentan los autores, sus territorios pasaban al pueblo más cercano o al Rey, que los vendía al pueblo vecino o lo regalaba al noble correspondiente. Del núcleo urbano apenas quedan ruinas, y de algunos, iglesias (el obispado se empeñaba en mantener el culto) que hoy son ermitas de un pueblo cercano (Virgen del Puente en Miedes de Atienza).

161130-hormigas-de-leyendaHemos contado que en la memoria colectiva de algunos pueblos ha quedado que el abandono del lugar se debió a hechos mágicos: envenenamiento de sus habitantes (Navazuela), invasión de hormigas que lo destruyen todo (Canrayao),… De estas hablaremos, de las hormigas de leyenda.

Nadie explica como eran las hormigas ó como llegaron al pueblo; solo que eran muy voraces y no había forma de detenerlas. Destruían casa, plantas, animales…asolándolo todo en muy pocos días. Lo llamativo es que la leyenda se repite en lugares tan distantes de la Sierra Norte (más de 80 kms) como Puebla de Valles (Canrayao) y Miedes de Atienza (poblado de la ermita de la Virgen del Puente).

Lar-ami

Comentarios desactivados en Hormigas de leyenda

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Mundo rural

La leyenda del bandolero Santamera

Toda sierra que se precie debe tener bandoleros. Y la Sierra Norte de Guadalajara presume de algunos y en especial de Santamera, del que no hay constancia histórica pero si una hermosa leyenda. 

161011-santamera-1Dicen que perteneció a la partida de El Empecinado, y que al terminar la Guerra de Independencia,  no se adaptó a la vida civil y se echó al monte en La Mierla, donde aún perdura la leyenda. A los niños les asustan con la frase “si no te portes bien te va a llevar Santamera”. Y les regañan con  esta otra”eres más malo que Santamera”.

Cuentan que el bandido operaba en el camino de las Encinas  (sale de la fuente medieval de La Mierla)  y en el cordel de las Merinas (hoy CM-1.004).  Entre ambos (muy transitados en la época) tenía su guarida, la cueva de Santamera, que por el tamaño de su entrada (que  disimulaba con piedras) y por la posición, más parecía una conejera.

161011-santamera-2Esto y la rapidez con que desaparecía tras los asaltos, dificultaron su captura por los migueletes; según cuentan, localizaron la cueva y apostaron una pareja en la puerta para apresarle a la salida, como así ocurrió, aunque no se sabe fecha.

Se dice que en cierta ocasión el bandolero atracó a un cura que no solo le negó la bolsa, sino que le recriminó su comportamiento y le invitó a volver al buen camino.  Además le contó las muchas penurias que sufría por los males de la posguerra y lo difícil que era ejercer su ministerio. Tanto le lloró que Santamera le perdonó la bolsa, la vida,… y hasta le dio un duro de plata como limosna. Unos dicen que el cura era de Tamajón  y otros que era monje en el Monasterio de Bonaval.  A nosotros nos basta con la leyenda, que contamos a los visitantes.

Lar-ami

Comentarios desactivados en La leyenda del bandolero Santamera

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

El moreno de Tamajón

Esta no ha sido nunca tierra de bandoleros, pero ha habido algunos aunque sus “hazañas” apenas han trascendido fuera de La Ribera: Santamera, el Boquetas, el bandido rebelde, el bandolero Tamajón, … No hace mucho comentábamos un blog que recoge sucesos acaecidos en la provincia.140512 moreno 1

Ahora Tomás Gismera nos sorprende con las andanzas de un personaje peculiar: el moreno de Tamajón. Un arriero (agallonero) que hacia 1.820 decidió cambiar de oficio y se convirtió en bandolero, ejerciendo por la Sierra Norte de Guadalajara.

Miguel Moreno, que así se llamaba el susodicho, realizó varios asaltos hasta que en uno de ellos la fortuna le dio la espalda. El Cañamonero, que regresaba tras recorrer los pueblos de la Sierra vendiendo su mercancía, fue su última víctima. Herido de muerte por la navaja, desarmó al bandolero, y antes de morir lo identificó.140512 moreno 2

Desconocemos el lugar, pero bien pudiera ser el camino del Degollado que unía el pueblo del Vado con Tamajón, camino natural entre los pueblos negros y la capital serrana. Los migueletes buscaron al agresor y lo entregaron a la justicia de Algete.

Si bien lo robado apenas solucionaba (un burro, unas alforjas con algo de comida, las botas, unos reales… ) el tribunal le condenó a la pena de garrote, sentencia que fue ratificada por la Audiencia de Madrid y ejecutada en marzo de 1.821.
Lar-ami

Comentarios desactivados en El moreno de Tamajón

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

El ermitaño de los Enebrales

140430 ermitaño 1Algunos visitantes se sorprenden por unas ruinas junto a la ermita de los Enebrales; pocos preguntan y a los que lo hacen se les despacha con “es la casa del ermitaño”. Pero en realidad era santero, que cuidaba de la ermita, ayudaba en los oficios y sobrevivía con las limosnas de los visitantes.

Aunque el origen de la ermita parece ser medieval y su construcción del siglo XVI, no hemos encontrado documentación sobre el santero ó su morada. Parece ser que lo hubo hasta poco antes de la guerra civil, que habitaba la casa hasta que fue abandonada en esas fechas.

140430 ermitaño 2Nada se sabe del santero, salvo que en el siglo XVIII estas figuras proliferaron por todo el país. Dado que la ermita fue remodelada en esta época, el tipo de construcción y los materiales empleados (sillarejo de caliza), hace pensar que podría datarse en este siglo.

Lar-ami

Comentarios desactivados en El ermitaño de los Enebrales

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

¿Estuvo Cristóbal Colón en La Ribera?

La pregunta no es capciosa. La tradición de Arbancón (situado a 9 kms de Muriel) cuenta que Cristóbal Colón, viniendo desde Torrelaguna a Cogolludo, se sintió cansado del camino y paró en este pueblo, donde fue obsequiado con “cabrito asado a los siete gustos”.

D. Ricardo Sanz García redactó una curiosa hipótesis (cuestionada por los historiadores): Colón nació en Espinosa de Henares, a 7 kms de Cogolludo, como hijo bastardo del Conde de Treviño y de Doña Aldonza de Mendoza, tía del Marqués de Santillana. Hay algunos hechos innegables:

  • D. Luis de la Cerda (Duque de Medinaceli y señor de Cogolludo), sobrino del Cardenal Mendoza apoyó a Cristóbal Colón en su primer viaje.
  • Una carta del Duque de Medinaceli al Cardenal Mendoza,  fechada el 19 de marzo de 1493, en la que afirma que Colón vivió en su casa durante dos años y que le convenció para que ofreciese sus servicios a Isabel la Católica, en vez de al rey de Francia. Solicita que, tras el regreso exitoso del Almirante, le dejen enviar cada año algunas carabelas.
  • El Señor de Beleña en la época era un Mendoza, hijo del Marqués de Santillana y hermano del Cardenal.  Cogolludo dista de Beleña de Sorbe  11 kms, algo más de dos leguas.

Aunque esto no demuestra que Colón estuviese por  La Ribera , da que pensar.

Lar-ami

11 comentarios

Archivado bajo Rincones de Guadalajara, Rincones de la Sierra Norte

Misteriosa desaparición en Valdepeñas (III)

Iniciado el recorrido por el cauce del arroyo, a unos metros de la pista forestal (que cruzaba mediante dos tuberías), el joven encontró los restos de una cazadora. A un kilómetro de allí encontró trozos de un pantalón, y en el bolsillo una navaja cabritera. Ambos objetos fueron identificados por la mujer como pertenecientes a su marido.

Considerando estos datos surgió la versión que circula por La Ribera:

“Unos maleantes acecharon al hombre y le mataron nada más llegar al pinar (no se encontró leña cerca del burro). Le cortaron las manos para que no le identificaran y lo escondieron en la tubería bajo el puente de la pista. Las crecidas del arroyo le arrastraron aguas abajo.

Lo escondido del lugar y lo poco transitado de la pista impidió que se encontrara antes. De lo que deducen que los asesinos conocían el lugar y las costumbres del muerto”.

Esta historia ha sido referida por vecinos de Valdesotos. Alguno ha confesado que bebió agua del arroyo a unos metros del muerto, cuando el cauce era accesible. Hoy resulta imposible.

Lar-ami

4 comentarios

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Misteriosa desaparición en Valdepeñas (II)

Un año después de la desaparición, un pescador habitual de la zona encontró un esqueleto en un paraje inaccesible y agreste del arroyo de Gazachuela cuando lo remontaba desde el Chorro.  Asustado, y por no complicarse, decidió callar y se marchó a casa.

Pero tras dos días dándole vueltas, llamó al alcalde de Valdesotos y le informó del suceso. La guardia civil y el juez acudieron al lugar. Encontraron el cadáver sin ropa, puro esqueleto con algo de piel en la cara, al que faltaban las manos.

El forense dictaminó que la muerte había sido casual: al ir a beber en el arroyo, le dio un síncope  y cayó sobre el cauce; con las lluvias del invierno, fue arrastrado por las aguas”. Su estado era normal después de tanto tiempo a la intemperie y servir de alimento a las alimañas. Se identificó como el desaparecido y se cerró el tema.

La mujer no se dio por satisfecha con la versión oficial.  Buscó a un joven que conocía bien la zona y le pidió que siguiera el arroyo aguas, partiendo del lugar donde encontraron al burro hasta donde estaba el cadáver. ¡Ella necesitaba respuestas!

Lar-ami

Comentarios desactivados en Misteriosa desaparición en Valdepeñas (II)

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte

Misteriosa desaparición en Valdepeñas

A principios de los años 80, un extraño suceso sobrecogió a los vecinos de La Ribera. La prensa nacional se hizo eco y fue muy comentado. Un funcionario del Ayuntamiento de Madrid pasaba los fines de semana en su casa de Valdepeñas de la Sierra. Aquel sábado por la mañana salió con su borrico a hacer leña y siguiendo la pista del Espanto, se dirigió al pinar de Tortuero,  a dos kilómetros de su pueblo.

Como al anochecer aun no había regresado, su mujer dio la voz de alarma;  los vecinos y la guardia civil salieron su búsqueda. Al día siguiente, a media mañana, encontraron al burro amarrado a un pino, cerca del arroyo de Gazachuela y de la pista forestal. (Este arroyo forma la cascada del Chorro dos kilómetros más abajo y desemboca en el río Palancares, en las cercanías de Valdesotos).

La búsqueda continuó varios días pero no hallaron ni rastro del hombre. Poco a poco dejaron de hacerlo y se dio por desaparecido.

Meses después su esposa acudió a una vidente de la radio que, en directo le dijo que su marido estaba muerto en el fondo de un acantilado, de difícil acceso. No tardando mucho sería encontrado por un cazador o un pescador.  Y así sucedió. Pero esto lo contaremos mañana.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Misteriosa desaparición en Valdepeñas

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte