Archivo de la etiqueta: hijos de la tierra

Repoblación y despoblación en la Sierra Norte tras la Reconquista

El proceso de repoblación comenzó inmediatamente después de la Reconquista, para asegurar la estabilidad de la frontera (Xarama). En primer lugar se fortalecieron lugares ya habitados (Beleña, Atienza, Cogolludo, …) y ya en el siglo XII, se crearon aldeas en las zonas más fértiles y con agua. En estos lugares se instalaron colonos del norte, atraídos por la posesión de tierra y la exención de impuestos.

A mediados de siglo, una segunda fase se centró en los bordes montañosos, creando aldeas que aprovechaban chozas de pastores y potenciando las ya existentes, dependientes del rey. Durante los siglos XII y XIII se van organizando los Comunes de Villa y Tierra, que agrupaban aldeas próximas. El rey definía los límites y señalaba una villa como cabecera, otorgándole fuero propio bajo parámetros feudales.

En la Sierra Norte de Guadalajara existieron los Comunes de Uceda, Atienza, Ayllon y el obispado de Sigüenza, entre otros. De ellos se fueron desgajando Señorios (Ducados, marquesados, condados,…) que el rey donaba a grandes señores como pago por su ayuda en la Reconquista. Así surgieron los Señoríos de Jadraque, Galve, Tamajón, Beleña, … que estuvieron vigentes hasta mediados del siglo XIX.

Pero los colonos se decepcionaron pronto. El rendimiento de los campos era escaso, los contratos anuales y la renta la fijaban los propietarios. Epidemias de peste, sequías y hambrunas, unidas a nuevas oportunidades en zonas fronterizas, provocaron su huida dejando algunas aldeas despobladas para siempre (Despoblados). Para evitarlo, a partir del siglo XIII, se impuso que el colono debía tener casa, huerto y era.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Repoblación y despoblación en la Sierra Norte tras la Reconquista

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Tortillas y revueltos de verduras silvestres en la Sierra Norte

En primavera abundan estas verduras en la Sierra Norte de Guadalajara y antaño, el pueblo que es sabio (y que durante siglos practicó una economía de subsistencia) aprovechaba para variar su menú. Algunas se cocinaban en potajes y cocidos; otras se tomaban rehogadas, sin más acompañamiento que la hogaza de pan. Pero cuando se podía, se hacían tortilla o revueltos; cada familia tenía gallinas en el corral para autoconsumo. La diversidad de verduras y el saber popular originaron infinidad de recetas. Según el tipo de verdura, antes de pasarlas por los huevos batidos, requerían un tratamiento diferente:

Los cardillos, collejas y pucharacas (espinacas) han de hervirse con agua y escurrir bien. Espárragos trigueros, mocosos, sarceros, … han de pasarse por la sartén para dejarlos tiernas. Algunos resultan poco apetecibles si no se combinan con la patata (tortilla al gusto), como capirotes y colmenillas. Pero todos combinan bien con este tubérculo, incluso mezclándolas.

Estas recetas desaparecieron con la despoblación, si bien todavia se practican en nuestros pueblos. Hoy son delicatessens, que algunos bares ofrecen como tapas y restaurantes serranos incluyen en su carta. Si te las ofrecen, serás afortunado. Ya me lo agradecerás.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Tortillas y revueltos de verduras silvestres en la Sierra Norte

Archivado bajo Actualidad, Costumbres y tradiciones, Rincones de la Sierra Norte

Tradiciones y costumbres de Cuaresma en la Sierra Norte de Guadalajara

El miércoles de Ceniza (¡esos chocolateros!) marcaba el inicio de las tareas en el campo (preparando la tierra) y con el ganado (repasando corrales y tainas). Para los jóvenes suponía la obligación de ser comedidos (en la bebida y en el lenguaje) y la suspensión de bailes. Las rondas estaban prohibidas, … salvo en La Vereda, pero acompañadas sólo por del tambor.

Los Concejos contrataban predicador(es) para los oficios de Cuaresma, que solían venir de monasterios cercanos (Bonaval, Franciscanos de Tamajón, …) El Catastro del Marques de la Ensenada (1.752) recoge lo que algunos pueblos pagaban por este concepto (Alpedrete, 60 reales). En otros lugares, los viernes se oficiaba el Vía Crucis alrededor de la iglesia (Puebla de Valles, Monasterio de Bonaval, … como indican los grabados en sus muros ) o por las calles del pueblo.

Al comienzo de la Cuaresma, las mozas casaderas se organizaban para pedir donativos para Semana Santa (dinero y cera). Eran “las ramas”, normalmente 4, responsables del Monumento del jueves santo para lo que necesitaban fondos; por unos días eran la comidilla del pueblo. Visitaban las casas y abordaban a los forasteros cantando coplillas como estas (recogidas en Puebla de Valles):

  • Somos unas abejitas
  • que vamos de flor en flor,
  • recogiendo una limosna
  • para alumbrar al Señor.
  • Dadnos lo que podais dar
  • con algo de vuestra hacienda,
  • os dará ciento por uno
  • además de la gloria eterna.

Así comenzaba la preparación de la Semana Santa en la Sierra Norte de Guadalajara, antes de que la despoblación acabara con ritos y tradiciones ancestrales. Pero vivirán por siempre en nuestro recuerdo.

Comentarios desactivados en Tradiciones y costumbres de Cuaresma en la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Costumbres y tradiciones, Fiestas y eventos, Rincones de la Sierra Norte

Prófugo inocente

El tío Julián será recordado en Puebla de Valles por su bonhomía, sentido del humor y como digno hijo de El Gallo (personaje de leyenda que creció como único varón de la casa, rodeado de mujeres; de ahi su apodo). Pero hay una curiosa historia que pocos conocen y de la que Julián fue protagonista involuntario.

Corrían los tiempos más duros de las posguerra (años 40´s), cuando las familias serranas luchaban por sobrevivir, siendo especialmente duro en los hogares donde escaseaban los hombres. Como en casa de Julían, donde el padre tenía una edad avanzada y èl era unico hijo varón, el sostén de la familia. En estos casos el Estado los dispensaba de la mili.

Por eso cuando convocaron a los quintos del año y Julián no fue citado, a nadie le extrañó. Ni siquiera al afectado, que salía al campo al alba y regresaba con la noche bien puesta. Los meses fueron pasando y cierto día se presentó la pareja de la Guardia civil en el Ayuntamiento con un escrito donde se indicaba que su vecino Vicente Casarrubios era “prófugo” y estaba en “búsqueda y captura”, … por no presentarse a cumplir sus obligaciones militares con la patria.

El recordado Dionisio, secretario del ayuntamiento mostró su extrañeza y se comprometió a aclararlo. Revisó el registro de los quintos y lo cotejó con los mozos del lugar. Ahi aparecio el nombre de Julián Casarrubios, con la misma dirección y familia que Vicente, de lo que se concluyó que ambos nombres correspondían al mismo mozo.

Costó dios y ayudas (del alcalde, el médico, el cura, …) que el ejército reconociera el error. Conseguido, se realizaron las oportunas gestiones y en unos meses Julián pasó de prófugo a librarse de la mili. Ahora que nos ha dejado es el momento de contarlo, tal y como él lo contó (entre risas) a la hora del aperitivo en el Calicanto. Descansa en paz, amigo.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Prófugo inocente

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Rincones de la Sierra Norte

Cocina tradicional de la Sierra Norte de Guadalajara

Además de peces, productos de matanza, calderetas y asados, la Sierra Norte siempre tuvo excelente caza menor que aumentaban la despensa y aliviaban la economia familiar. Las piezas cobradas se conservaban en escabeche (perdices, codornices, torcaces, …) y/o aceite (pajarillos de todo tipo). También se tomaban estofadas y/o en guisos de judías (al igual que conejos y liebres), pero solo en ocasiones especiales.

Pucheros de matanza, cocidos, migas, gachas, judías y patatas guisadas formaban parte de la dieta cotidiana de nuestros antepasados. En cada lugar y en cada situación, la familia preparaba estos platos con lo que habia en la despensa. De ahi su variedad.

Productos silvestres, en tortilla, en guiso y/o revueltos, tales como cardillos, pucharacas, trigueros, sarceros, mocosos, collejas, además de setas (de cardo, boletus, níscalos, colmenillas, capirotes, de chopo, … ) servían para variar el menú.

Verduras del huerto y vino (tintos y blancos) acompañaban estos platos. Antaño lo hacían también licores hoy desparecidos (vino de nueces, aguamiel, licor de guinda,…) y una variada gama de frutas y postres (mantecadas, puches, compotas, membrillo,…) Muchos están disponibles en nuestras tiendas. 

Hoy son fundamentales en nuestra mesa y pueden disfrutarse en los 85 restaurantes y 105 bares de la Sierra Norte.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios.

Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Cocina tradicional de la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Costumbres y tradiciones, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Gastronomia de la Sierra Norte de Guadalajara

Desde ayer los serranos y la Sierra Norte de Guadalajara podemos presumir de un segundo restaurante con 1 estrella Michelin, el Molino de Alcuñeza, un privilegio del que ya disfrutaba El Doncel, que no es más que el reconocimiento a sus excelentes cocinas. Pero no debemos olvidarnos de la cocina tradicional, presente en nuestros restaurantes:

La carne de ternera (con marchamo de calidad, Ternera Guadanorte), de ovino y de caprino, en asado o caldereta, son una parte esencial de nuestra gastronomía serrana, si bien solo se tomaban en fiestas y celebraciones. Los asados de cabrito y lechazo gozan de justa fama; cada pueblo y cada restaurante, tienen su receta que los hace únicos: Tamajón, Jadraque, Sigüenza, Monasterio, Arroyo de Fraguas, Cogolludo, …

Los productos de la matanza (cada familia criaba su cerdo) permitían aguantar el invierno y, junto al queso, eran sustento de pastores y labriegos : jamones, chorizos, morcones,…. La pesca de bogas, barbos, truchas, anguilas, … aumentaba la despensa con peces en escabeche.

Si a esto sumamos un agua mineral de fama (de Cutamilla, comercializada por Font Vella), un excelente vino (de altura, en Cogolludo), las mejores bravas a este lado de la NII (Hiendelaencina) comprenderás por qué nos sentimos tan orgullosos de nuestra gastronomía. (Y queda mucho que contar; lo haremos mañana).


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios.

Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Costumbres y tradiciones, Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

Octubre 2018: fiestas y eventos en la Sierra Norte

Los comienzos del otoño siempre fueron celebrados en la Sierra Norte de Guadalajara. Han surgido nuevos eventos que están adquiriendo solera y ya resultan imprescindibles. Sean estos las fiestas más significativas (si faltase alguna agradecemos que lo indiquéis):

Si a estos sumas los maravillosos contrastes de color que aquí se acentúan en el otoño, argumentos no te faltan para venir a estas tierras. Descubrirás por qué es un paraíso a tu alcance.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Octubre 2018: fiestas y eventos en la Sierra Norte

Archivado bajo Actualidad, Fiestas y eventos, Rincones de Guadalajara

¿Cendejas de la Torre? … Eso ya lo has contado

Pues no, … era Cendejas de Enmedio de la que hablaba. Porque has de saber que en la Sierra Norte de Guadalajara hay 3 Cendejas y su nombre significa lugar donde se realiza tarea de administración, en lengua romance. Se diferencian en el apellido y en su estatus.

Todas tienen un mismo origen (asentamientos celtibéricos en las vertientes del arroyo) y una misma historia (fundación en siglo XII, paso por los Comunes de Atienza y Jadraque, así como por el Condado del Cid), hasta la abolición de los Señoríos en 1.834. En las sucesivas reorganizaciones de municipios Cendejas de la Torre se mantuvo como municipio independiente.

Está situada sobre la falda del “Cerro de Quemada”, con vestigios del castillo medieval que lo coronaba. En el casco urbano destacan la iglesia de la Asunción (siglo XVIII), la Torre del reloj (resto de una antigua torre-vigía que daría nombre al pueblo) y el moderno rollo de villazgo. El medio centenar de vecinos celebran San Sebastián (20 enero) y la fiesta de la miel (3er finde de agosto), así como la romería al santuario de Valbuena.

Lar-ami

Comentarios desactivados en ¿Cendejas de la Torre? … Eso ya lo has contado

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de Guadalajara

La carrera del cabro

180926 La carrera del cabro

Cortesía Guadalajara Tv

Esta fiesta singular de la Sierra Norte se celebra a 1 mes vista en Membrillera, el último sábado de Octubre. Perdida en los años 60´s fue recuperada en 1.998 manteniendo las esencias del antiguo ritual. Un macho cabrío, ataviado con mantilla bordada, borla de colores, cintas, collar de cencerros y un espejo en la frente, recorrerá las calles del pueblo entre la algarabía de niños y mayores, mientras la rondalla ameniza el evento.

En la plaza mayor, el “alcalde” pasa lista a los mozos de la fiesta (se han apuntado previamente) y después suelta el cabro que sale corriendo perseguido por los jóvenes; después de varias carreras, hará el recorrido oficial con principio y fin en la plaza. Antaño era sacrificado y se hacía una caldereta en la plaza a última hora de la tarde, con cierto ritual, que se mantiene.

En el centro de una circunferencia se sitúa la caldereta y en el exterior los comensales provistos de cuchara y tenedor. A una orden del alcalde y por riguroso orden se empieza a comer, indicando “blanca” para que coman patatas o “negra” para coger carne. El alcalde multará al mozo que pise la raya, hable sin pedir permiso, no siga el orden, … para recaudar fondos para la fiesta, mientras suena la rondalla.Por todo ello la carrera del cabro resulta imprescindible.

Lar-ami

Comentarios desactivados en La carrera del cabro

Archivado bajo Actualidad, Costumbres y tradiciones, Fiestas y eventos, Mundo rural

Venenos que matan a un pueblo

A partir del siglo XIV y hasta finales del XIX, se produjo el abandono de numerosos lugares en la Sierra Norte de Guadalajara (> 50), llamados Despoblados. Entre las posibles razones: epidemias de peste, el avance de la Reconquista que ofrecía mejores condiciones a los colonos en las nuevas tierras, el auge de La Mesta que creó poblados de temporada que se abandonaban, agotamiento de recursos, …

Arroyo y despoblado de Navazuelas

Como un despoblado en la vecindad era un desprestigio, la tradición creó leyendas que lo explicaban. Similares, aunque estén a 80 kms de distancia: “el pueblo desapareció tras una boda, a la que estuvo invitado todo el mundo menos una vieja (bruja). Resentida, envenenó el vino metiendo una salamanquesa en la tinaja y todos murieron, desapareciendo el poblado para siempre”.

Algunas variantes cambian “vieja por pastor”, “bruja por enamorado”, otras “tinaja por caldero” e incluso “vino por chocolate”. Otras intercambian “salamanquesa por planta venenosa” y “casualidad por intencionalidad”. Se pueden combinar a capricho y seguro que es aplicable en algún despoblado.

Otra leyenda más sofisticada cuenta que “de pronto apareció una plaga de hormigas gigantes y muy voraces que lo devoraban todo, incluido ganado y madera, por lo que tuvieron que marcharse del pueblo para siempre. Las hormigas desaparecieron con las misma velocidad y sin explicación”.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Venenos que matan a un pueblo

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Rincones de Guadalajara