Archivo de la etiqueta: Edad Media

Canteras de alabastro en Cogolludo

Esta variedad de sulfato de calcio (hidratado) llamada alabastro, presenta un aspecto parecido al mármol. Es muy apreciado por los escultores desde la antigua Grecia para esculturas de interior (no para exteriores ya que es soluble en agua). La variedad de colores (blanco, rosado, pardo y translúcido) y su blandura que permiten tallarlo de forma muy elaborada, obteniendo así esculturas de gran belleza.

Según cuenta el maestro Juan Luis Pérez Arribas, las canteras de Cogolludo gozaron de justa fama por la calidad de su alabastro. El tardo-gótico, el Renacimiento (finales siglo XV y XVI) y el Barroco han dejado bellos ejemplos, realizados por escultores de la talla de Gil de Siloé y Pompeu Leoni (escultor de Carlos V). Las canteras, mencionadas en las Relaciones Topográficas de Felipe II (1.581), estaban situadas en el paraje de “Los Cerrillos”, al sur del término. La carretera CM-1001, lo divide en dos, si bien apenas son reconocibles, ya que el relieve se erosiona con facilidad.

Según parece a finales del siglo XVIII, quizás por agotamiento y/o tamaño de los bloques, el alabastro de Cogolludo pasó a ser trabajado en baldosas. El Diccionario Madoz (1.847) recoge la importancia de esta industria de la baldosa de alabastro que se lleva a Madrid, y en su conducción se ocupan casi continuamente diez carros”. En muchas casas del pueblo la placa del número aún es una baldosa de alabastro (18 x 18 cms). Igual ocurría con los nombres de las calles; hoy solo conserva su placa la calle de Jesús y Maria. El serradero estuvo situado en el camino de la Puerta Redondo a la ermita de San Isidro.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Canteras de alabastro en Cogolludo

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

La casi batalla de Cogolludo

No me privo de hacer un breve resumen de esta historia que cuenta Javier Plaza de Agustín en su blog Historia de Guadalajara. Sus protagonistas son Cogolludo y Maria de Castilla, hija de Enrique III y hermana de Juan II de Castilla, que se convirtió en reina de Aragon por su matrimonio con Alfonso V.

Si bien su esposo no le otorgó amor (era poco agraciada, apenas tuvieron relaciones y no tuvieron descendencia), si le dió su confianza, nombrándola Lugarteniente del reino (hasta 1.432) y de Cataluña. La reina María, con su personalidad y buen hacer, medió con éxito en varios conflictos.

Recordemos que durante la primera mitad del siglo XV, la rivalidad de los Infantes de Aragón (primos y cuñados de María) con el rey Juan II cuyo trono y control pretendían, tuvieron a Castilla en una guerra civil larvada, que los nobles inclinaban hacia un lado u otro, dependiendo de las regalias prometidas (el Marqués de Santillana apoyó a unos y otros según le convino). A periodos tranquilos sucedian episodios puntuales. Como la “casi batalla de Cogolludo”, que quedó en casi por la intervención de la reina María.

En 1.429 los infantes de Aragón acamparon con su ejército al sur de Cogolludo con aviesas intenciones. Los fieles al rey, encabezados por D. Alvaro de Luna, salieron a su encuentro instalándose enfrente. El cardenal de Foix se interpuso entre ambos para evitar la batalla y obtuvo una tregua de 24 horas. Tras varios dias de marcha forzada, llegó la reina Maria y plantó su tienda en medio del campo de batalla, forzando la negociación.

Su propuesta tuvo éxito: Castilla respetaria sus propiedades y no harían daño a los Infantes, a cambio de que estos volvieran a Aragón. Asi la reina María evitó el enfrentamiento (la casi batalla de Cogolludo), que no la guerra. Esta no terminó hasta la derrota definitiva de los infantes de Aragón en Olmedo en 1.445, con el fuerte apoyo del Marqués de Santillana.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en La casi batalla de Cogolludo

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

¿Monasterio? … ¿qué monasterio?

Ninguno. Es el nombre de un pequeño pueblo de la Sierra Norte de Guadalajara, adjudicado al fundarlo en el siglo XII, durante la repoblación posterior a la reconquista. No hay constancia histórica y/o legendaria de la existencia de monasterio en este lugar situado en el valle del río Aliendre.

Perteneció al Común de las Tierras de Atienza hasta que en el siglo XVI pasó a depender del Marquesado de Cogolludo, donde estuvo hasta el fin de los Señorios a mediados del siglo XIX cuando adquirió su independencia como municipio.

Un estatus que ha conservado desde entonces (sorprendentemente) a pesar de varias reordenaciones del territorio y la despoblación de los años 60, en la que estuvo a punto de desaparecer; la llegada del turismo rural lo evitó. Su casco urbano interesante (y muy restaurado), donde destaca la iglesia del siglo XVII, presenta un aspecto saludable. Hoy tiene servicios de bar, restaurante y alojamiento; celebra las fiestas patronales el 2do fin de semana de septiembre.

Su pedanía Fraguas, abandonado hace 50 años, ha saltado a los medios por el intento de restauración por parte de un grupo de jóvenes, ante la oposición de la Junta de Castilla-La Mancha y que ha terminado en los tribunales.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en ¿Monasterio? … ¿qué monasterio?

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

La Cabrera (de Guadalajara)

Esta pedanía de Sigüenza y el Barranco del Rio Dulce fueron escenarios perfectos para la serie El Hombre y La Tierra, ya que los españoles de los años 70 podían identificar este paisaje y su vegetación como representativos de su pueblo y su comarca. Esto lo aprovechó Félix Rodriguez de la Fuente para que su mensaje de respeto a la naturaleza llegara a todos los públicos.

La Cabrera, de origen romano, está situado en el cruce de caminos de Segontia a Segóbriga y de Emerita Augusta  a Caesar Augusta, junto al rio Dulce. Tras la reconquista, en 1.207, pasó a depender del obispado de Siguenza. En su término, al oriente, se halla el meandro perdido que hoy conforma una fértil vega donde se cultivan cereales y se cuidan huertos.

En su casco urbano destaca la iglesia, un sencillo ejemplo del románico rural, con una sola nave, ábside semicircular y la sacristia adosada. Construida en mamposteria y con tejado a dos aguas, poco queda del edificio original. La espadaña con dos huecos de silleria y la pila bautismal son del siglo XVI; la portada es del XVIII. Aqui siempre hubo puente; del romano se han encontrado algunos restos. Posiblemente fue sustituido por uno medieval dado el auge de La Mesta y la trashumancia en los siglos XIV y XV, ya que por aquí pasa la Ruta de la lana.

El puente actual es del año 1.778, reinando Carlos III, como puede leerse aún en uno de sus muretes. Fue reconstruido tras la gran riada de agosto de 1.931 que se llevo pretiles y muros. Hoy una ruta de senderismo cruza el pueblo y un coqueto restaurante ayuda a reponer fiuerzas.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en La Cabrera (de Guadalajara)

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Matillas, la nueva y la vieja

Hablando con propiedad deberíamos hablar de Matillas (la vieja) y de La Estación (la nueva). Empecemos por la original: situado en el valle del Henares, junto a la calzada romana hacia Zaragoza, fue fundado y bautizado en la repoblacion de los siglos XII-XIII, otorgándole tal nombre por la vegetación existente. Se integró en el Común de las Tierras de Atienza hasta el siglo XIV, cuando pasó al Señorio de Jadraque. Sus gentes vivían del cereal (trigo, cebada y centeno) y de las ovejas.

En este término, debido a su ubicación, se libraron importantes batallas en la Guerra de Sucesión (siglo XVIII), Carlistas (XIX) y Guerra (In)Civil (1.936-39) que dejaron su rastro. Cuando en 1.904 se pusieron en marcha las canteras, llegaron la industria y el ferrocarril que provocaron la ruina del pueblo viejo y el nacimiento de uno nuevo, al lado de fábrica y estación (La Estación).

Durante 80 años se generó una potente actividad económica que atrajo a los vecinos al pueblo nuevo mientras abandonaban el viejo Matillas (los últimos habitantes lo dejaron en 1.965), al que cedió nombre, costumbres y fiestas. Al cerrar la fábrica en los 80, canteras, estación y pueblo entraron en declive. Sus 160 habitantes ofrecen servicios de bar, restaurante y alojamiento. Por aquí pasan el camino del Cid y la ruta de la lana.

Matillas la Vieja, situado en un alto a 1, 5 kms del pueblo actual, se componía de 14 viviendas, plaza, iglesia, bodegas excavadas en la tierra y corrales (hoy solo queda en pie el ábside de la iglesia y la torre). La subida al pueblo y un paseo por sur calles derruidas es un ejercicio de nostalgia, no exento de belleza. Desde aquí bonitas vistas sobre el valle del Henares.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Matillas, la nueva y la vieja

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

Mandayona

Está situado en un cruce estratégico a orillas de rio Dulce junto a la calzada romana que unía Complutum (Alcalá de Henares) con Caesar Augusta (Zaragoza), En Mandayona hubo una fortaleza árabe de la Marca Media (al otro lado del río, sobre el cerro), de la que solo quedan huellas del foso y subterráneos, usados posteriormente como bodegas; en el siglo XVII ya estaba en ruinas.

Su nombre es de origen bereber, si bien se actualizó en lengua romance tras su refundación en su ubicación actual después de la Reconquista (por aquí pasa la ruta del Cid), integrándose en el siglo XIII en el Común de las Tierras de Atienza. En la Baja Edad Media fue lugar de paso de los rebaños de la Mesta (hoy forma parte de la ruta de la lana), con cierto auge económico, como indica su iglesia del siglo XVI.

Junto al rio, se hallan la fábrica de harinas (ejemplo de la arquitectura fabril del siglo XIX) y la pedanía de Aragosa, puerta de entrada al P.N. del Barranco del Río Dulce; el Centro de Interpretación, situado en un ala de la antigua escuela, ofrece información detallada del parque. Un ecosistema único con vegetación variada que acoge, entre otros, animales (a destacar la nutria), a distintas especies de rapaces (algunas como el alimoche, en peligro de extinción)

Una ruta de senderismo sigue el curso del rio Dulce, con tramos señalizados para invidentes. Sus 300 vecinos celebran fiestas el 8 de septiembre y Aragosa festeja a San Roque (16 agosto). Hay servicios de bar (sus bravas son legendarias), restaurante y alojamientos.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Mandayona

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

La Mesta y los pueblos de la Sierra Norte de Guadalajara

En la segunda mitad del siglo XIV el colono debía tener casa, huerto y era, lo que explica su abundancia actual junto a los pueblos. Si bien La Mesta se creó en 1.273, alcanzó su gran poder en este siglo cambiando para siempre la fisonomía de la Sierra Norte de Guadalajara y de sus pueblos:

Se fomentó la ganaderia frente a agricultura roturando montes y bosques para pastos, lo que aceleró la erosión de los campos. Surgieron rebaños de vacas, ovejas y cabras; la mayoria pastoreados comunalmente. Aparece la transhumancia, se crean cañadas y veredas con vados y puentes (Valdesotos, Los Villares, Tortuero, ...) que facilitan el intercambio de mercancias (origen del Mercado de Tamajón).

Se construyen parideras y faros en los montes. Los corrales se ubican en la parte alta del pueblo y/o en las afueras. El tipo de casa define el lugar: abajo la cocina con el hogar y las cuadras; arriba los dormitorios y el altillo para guardar cereales. Anexos, poyete para la tertulia, horno, leñera, porche, balcones, … según el pueblo. Nacieron las fiestas patronales en honor a una virgen y/o santo protector.

Cambió la forma de vida de la gente que se movía a ritmo de las estaciones. Los hombres repartían su tiempo entre el campo y el ganado, en una economía de subsistencia. Las mujeres practicaban en casa la artesania para cubrir necesidades básicas de la familia. Surgieron molinos y hornos comunales, al igual que fragua, almazara y bodega que se convirtieron en los centros de reunión de los hombres.

Las romerias a la ermita bien situada (centro religiosos desde siempre) y construida para honrar un milagro (Altorey, Enebrales, Peñamira, …) surgieron para fomentar la union de aldeas del mismo Señorio y la relación entre los jóvenes. Nacen tradiciones (Los cencerrones de Cantalojas, el cochino de San Antón; la machá de Bocígano) y leyendas: la encina de Alpedrete, la moza y la culebra, …


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

La Olmeda de Jadraque

Si bien sus salinas son conocidas desde la época romana (indicios en la zona así lo indican), su explotación está documentada desde el año 1.139; hoy están declaradas Bien de Interés Cultural. La sal marcó la historia del lugar dada su importancia económica (Felipe IV creó un impuesto en 1.631). Proporcionó trabajo y riqueza durante siglos hasta 1.869 cuando se eliminó el monopolio estatal de la sal.

El origen del pueblo data de la repoblación posterior a la Reconquista, para aprovechar este recurso, y se ubicó en una olmeda próxima (de ahi su nombre). Se integró en el Común de las Tierras de Atienza hasta mediados del siglo XV, cuando pasó a depender del Señorío de Jadraque (de ahi su apellido).

Su casco urbano muestra claramente su origen: iglesia románica del siglo XIII (espadaña original y reconstruida en el XIX), la fuente de los gallegos, casonas señoriales del XIX (del administrador de las Salinas y la Posada), con aleros en madera, color rosa suave en las paredes y motivos geométricos de ruedas y flores. Una visita al paisaje cuadriculado de las salinas es imprescindible. Celebra sus fiestas patronales el 21 de Septiembre.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en La Olmeda de Jadraque

Archivado bajo Actualidad, Costumbres y tradiciones, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

¿Como vivían los pueblos de la Sierra en la Edad Media?

¿A que se dedicaban? La vida no era fácil, por lo agreste del terreno, las bestias (osos y lobos según el Libro de la Montería), desconocimiento del terreno y escasos medios para alimentar a la familia (en la época tenía 6 miembros de media). Como las crónicas no se ocuparon de ello, acudimos a los mensarios de las iglesias románicas de Beleña y Campisábalos.

Aquí se cultivaban cereales y vid, se criaban cerdos y se cazaba al jabali. Surgieron bodegas, excavadas en la roca (Alpedrete y Beleña son bellos ejemplos) y en la tierra (Puebla de Valles), aprovechando laderas de los cerros circundantes. También se ubicaban en ellas las cortes, donde se guardaban a los cerdos.

El espìritu pionero (hay que hacerlo todo y entre todos) creó un clima de solidaridad entre vecinos para solucionar problemas propios y del pueblo (así nacieron las hacenderas). Fruto de ellos son las fuentes y lavaderos (centro de reunión de las mujeres), que hoy son visibles en El Espinar, Roblecasa, La Mierla, … De esta época han quedado algunas leyendas: las lágrimas de la mora, la cueva del aceite, los tres hermanos, …

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

A finales del siglo XIII y siguientes, los pueblos pasaron a depender de Señores (duques, marqueses, condes,…) que no respetaron rentas, plazos ni impuestos. Construyeron castillos y murallas, hoy en ruinas (Cogolludo, Galve, Diempures) a costa del pueblo. Sequias, pestes y hambrunas diezmaron a la población que abandonó campos y pueblos (despoblados).

El pueblo inventó leyendas para esconder este hecho vergonzante: hormigas gigantes, Venenos que matan,… Y los Señores otras para resaltar su poder: leyendas de Doña Urraca, las lágrimas de una reina, …


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en ¿Como vivían los pueblos de la Sierra en la Edad Media?

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

El castillo de Pelegrina

Situado sobre una roca que domina el valle del rio Dulce su imagen impresiona. Tras la reconquista del lugar por Alfonso VII, fue donado al obispo de Siguenza. Su construcción data de los siglos XII y XIII para reforzar la linea defensiva castellana, aprovechando la torre vigía árabe que comunicaba con Torresaviñan. De ahi que el arco de su puerta principal sea de herradura.

De planta hexagonal, los torreones en forma de cilindro son macizos con la unica función de reforzar los muros de sillarejo, de 8 metros de altura y 1,5 de espesor. La torre del homenaje, cuadrada y con dos alturas, está situada al norte y defendia el acceso al castillo, junto a la barbacana que se construyó alrededor. En el patio interior un aljibe en torno del cual se situaban las diferentes estancias a dos alturas. Se mantienen en pie puertas, torreones y trozos de muralla, lo que es milagroso dada su historia:

  • Sufrió sus vicisitudes de las guerras del siglo XIV, entre Castilla y Aragón, y posteriormente en la guerra civil que enfrentó a Pedro I el Cruel con los Trastamara, por más de 15 años.
  • Fue saqueado por las tropas navarras tras la conquista de Torija a mediados del siglo XV en la guerra que enfrento a los reyes de Castilla y Aragón.
  • Durante la Guerra de Sucesión (año 1.710), el castillo fue incendiado por las tropas austriacas en su retirada hacia Aragón, si bien luego fue reconstruido.
  • En la Guerra de la Independencia fue desmantelado por las tropas napoleónicas para evitar su uso por El Empecinado. Desde entonces está abandonado, de ahi su estado de ruina.

Una visita para recorrer su interior, apreciar lo recio de su construccion y disfrutar de las vistas resulta imprescindible. Y si te bajas a la hoz, … ni te cuento


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en El castillo de Pelegrina

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte