Archivo de la etiqueta: Edad Media

El teatro en la Sierra Norte

El teatro resurgió en el siglo XIV para mostrar los misterios de la fé cristiana en las fiestas del Corpus, de la Virgen, del Santo patrón, … Dos siglos después se difundió por todo el país como Autos Sacramentales, representados por actores contratados por ayuntamientos, cofradías, … como en Tamajón, con la Cofradia del Rosario. En pueblos pequeños los vecinos pagaban el auto, que tenía lugar al final de la procesión: El Vado (abandonado), Majaelrayo y Valverde de los Arroyos.
Pronto surgieron obras profanas. Hay constancia del paso por Cogolludo en 1.550 de la compañía de Lope de Rueda, donde representó unos entremeses. En el siglo XVII proliferó este tipo de teatro en esta villa y en las vecinas Tamajón y Beleña.En Sigüenza las obras de teatro se representaban en el crucero de la catedral. Al principio eran de tipo religioso, pero en el siglo XVI también se representaban obras cómico-satíricas. Si bien en la época era algo aceptado, con la Contra-Reforma surgieron los problemas y estas obras pasaron a la Plaza Mayor.

Con el cambio, el teatro laico ganó libertad y audiencia, pero aparecieron conflictos entre la nobleza, el Cabildo y el Consistorio, por los miradores y los balcones de la plaza que eran muy solicitados y se alquilaban a buen precio. Asi el ayuntamiento decidió construir un Patio de Comedias, anexo al Hospital de San Mateo, cuyas obras se terminaron en 1.621. Estuvo en uso hasta finales del siglo XVIII, cuando fue derribado y reconvertido en dos viviendas adosadas. En el último tercio del siglo XIX surgieron Asociaciones culturales donde destacó el Liceo Seguntino, impulsado por el periodista y academico Manuel Perez Villamil. Lo contaremos otro dia.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Fiestas y eventos, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

Las fuentes de Cogolludo

Esta villa carece de ríos importantes (el Aliendre desde luego no lo es) y sin embargo en su término abundan las fuentes. En el casco urbano de Cogolludo merecen destacarse las fuentes de la Plaza Mayor y de Abajo, ambas del siglo XVIII, asi como estas otras.

La fuente de San Pedro, en la plaza donde se situa el rollo que confirma el estatus de villazgo, junto a la iglesia. La fuente del Caño, con su lavadero de sillería citada en el siglo XVI y donde existió una almazara, según el Catastro del Marques de de Ensenada. La fuente de la Niña a la entrada del pueblo y una fuente de los Moros, que existió en la cuesta del mismo nombre.

Con estas fuentes el suministro de de población estuvo garantizado hasta de llegada del agua potable a las casas en 1.970. El Palacio disfrutaba de dos grandes fuentes: una en el patio de servicio y otra monumental de varios pisos situada en el cruce de los dos paseos del jardín. Hubo otra fuente instalada en 1.619 en el monasterio franciscano y tres fuentes más (una ornamental de 4 caños) en el Convento Carmelita.

En las afueras conviene mencionar la Fuentecina, situada en un barranco en el camino de Aleas. Por el paseo que se dirige a Arbancón está la Pililla y la fuente de la Zarcilla, de cuyas aguas se cuenta que las mozas que beben su agua se casan con alguien del pueblo o relacionado con él. De todo ello sabemos gracias al maestro JL Pérez Arribas que las cita y describe con detalle en su libro “Cogolludo, su historia, arte y costumbres”.

Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Las fuentes de Cogolludo

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

Cuevas y eremitas en la Serranía de Atienza

Aunque en este blog ya hemos hablado de este tema, siempre quedarán cuevas y eremitas en la Sierra Norte de Guadalajara de los que hablar … porque aún no las conocemos todas y sabemos poco de su historia y evolución. El maestro Tomás Gismera, en el número 131 de Atienza de los Juglares, nos descubre las cuevas de Atienza, con una magnifica galeria de fotos. De su artículo entresacamos estos datos:

  • Están situadas en las cercanías de de villa, pero en un entorno plácido y tranquilo como requiere la vida ermitaña. No están documentadas, quizás porque están en un valle y no en un entorno montañoso y/o rocoso.
  • Hay un conjunto de cuevas en el paraje del Arroyuelo, conocido por los atencinos como “Las Cuevas”

    Cueva del Villarejo, cortesia J.M.A. Noguerales

  • En las faldas del monte del Hontanar, en el paraje conocido como “El Nacedero” , bajo una gran laja de arenisca, hay dos espacios amplios, unidos (posiblemente por un desprendimiento) con tres entradas abiertas por la mano del hombre. La maleza cubre los alrededores y posiblemente oculte alguna(s) tumba(s).

Nuestro buen amigo J.M. Alonso Noguerales nos descubre la cueva del Villarejo en el Arroyo Pajares, lo que confirma cuanto decimos. Un patrimonio cultural del que podemos y debemos sentirnos orgullosos. Tenemos el conjunto eremitico más concentrado del país y no lo hemos puesto en valor. ¡Cuanta envida nos da la montaña palentina!


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Cuevas y eremitas en la Serranía de Atienza

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

La escuela en de Sierra Norte de Guadalajara

Cortesia Javier Cerrada

El primer documento que menciona el término maestro en la Sierra Norte, es una carta del obispo de Siguenza, D. Lope Diaz de Haro, fechada el 21 de octubre de 1.269. En ella el obispo establece la aportación que debe realizar cada municipio para la “dotacion de un maestro de gramatica en Atienza”.

Además de su importancia histórica (para muchos pueblos serranos es la primera vez que son mencionados en las Crónicas de de Historia), el documento reafirma que la educación siempre ha estado reservada a las clases pudientes y a la Iglesia. Hasta finales del siglo XIX, en las zonas rurales el papel de maestro lo asumía el cura (ó el sacristán) y solo para hijos de los poderosos.

Cortesia Javier Cerrada

Escuela museo Las Navas de Jadraque

En 1.901 el conde de Romanones incorporó el salario de los maestros al presupuesto estatal y estableció las bases para la escuela pública. Cada ayuntamiento debía proporcionar un local adecuado y ocuparse de su mantenimiento. Con el franquismo se produjo la separación por sexos que duró hasta que la despoblación lo hizo inviable y/o las cerró definitivamente.

Hoy traemos algunas imágenes de aquellos años, para que no se olvide de donde venimos.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en La escuela en de Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Mundo rural

La distancia es el olvido

Los dichos populares, tan denostados hoy, recogen la sabiduría de generaciones y, a veces, expresan en pocas palabras un sentimiento intimo que de otra manera es dificil exteriorizar ¡La distancia es el olvido!

Colmenar de la Sierra

La Vereda

Viendo las imágenes de estos pueblos serranos, tan cerca del cielo y tan lejos de las Administraciones, el dicho se cumple. Son lugares que han estado habitados durante más de 8 siglos y que el desarrollismo de los años 60 destrozó.

Monasterio de Bonaval

Sta Maria la Blanca

Caso aparte son los monumentos que el abandono durante siglos ha llevado a la ruina actual. No pedimos que recuperen su pasado esplendor, pero que al menos se mantengan en pié (como el Monasterio de Bonaval). Para que no olvidemos nuestra historia.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en La distancia es el olvido

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Castillo y muralla de Palazuelos

El Marqués de Santillana, un Mendoza que fue Señor de Galve, Tamajón, Beleña, …y Palazauelos, mandó construir este castillo en 1.454. Su arquitecto fue Juan Guas, que utilizó elementos originales que luego repetiría en Manzanares el Real (Madrid), Belmonte (Cuenca) y Monbeltrán (Avila). Su hijo Pedro Hurtado, Señor de Tamajón y su modernizador, lo terminó, permaneciendo en la familia Mendoza hasta el siglo XIX.

La muralla rodea el pueblo, reforzada con cubos y torreones. El acceso medieval en zigzag, para una mejor defensa, lo forman cuatro puertas con un torreón cuadrado y cubos en las esquinas, a los que se penetra por un arco ojival y se sale por otro lateral. Sobre alguna de ellas el escudo de Pedro Hurtado.

El castillo, de pequeñas dimensiones y rodeado por una barbacana baja accesible desde la villa por una puerta con puente levadizo, se inserta en la muralla. En su interior, un paseo de ronda con torres en los ángulos y la Torre del homenaje adosada al muro de occidente, donde está la entrada.

En 1.811, El Empecinado mantuvo aquí una dura batalla contra los franceses que lo destruyó y provocó su abandono. En los años 30 se quiso adecuar como fábrica de harinas, con rozas en los muros y transformador eléctrico en una extraño camarin en la torre sureste. En la guerra (in)civil dio cobijo a tropas italianas y debido a su deterioro, luego fue usado como cuadra y vertedero. Paso a manos privadas en 1.998 y la Torre del Homenaje fue convertida en vivienda.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Castillo y muralla de Palazuelos

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Castillos desaparecidos de la Sierra Norte de Guadalajara (II)

  • Castillo de Castejón de Henares: el Cantar de Mio Cid le dedica un centenar de versos, detallando su conquista y la de la villa por el Campeador. Glosa su estancia en esta fotaleza, esperando a Alvar Fañez que se fue de algarada a Guadalajara. Apenas quedan vestigios de algún lienzo del castillo y de la muralla. Situado en una colina a la que se accede desde la iglesia del pueblo, su planta era irregular, hecho de mampostería. Su origen es islámico, como elemento de la Marca Media.

  • Castillo de Aragosa: situado sobre una peña encima del núcleo urbano, era de estructura simple y silleria. Hoy solo quedan restos de muro y un aljibe de 3,50 por 2,60 mts. Su ubicación estratégica como lugar de paso entre Guadalajara y Medinaceli, a orillas del rio Dulce, explican su origen islamico. Es mencionado por las crónicas del siglo XII.

  • Castillo de Miedes: situado en el cerro del Castillo, de planta irregular y mampostería, su origen es islámico; a sus pies se extendia la aldea. Fue conquistado por Alfonso I el Batallador en 1.120 y permanecíó en el reino de Aragón hasta 1.362, que fue conquistado por los castellanos. Fue perdiendo importancia y en siglo XVII ya estaba en ruina total. Hoy apenas son reconocibles cimientos y subterráneos usados como bodegas.

Y poco más sabemos de estos castillos de la Sierra Norte de Guadalajara. De algunos nos cuentan más los romances que las crónicas.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

Castillos desaparecidos de la Sierra Norte de Guadalajara

Desaparecidos significa que estos castillos apenas son mencionados en las crónicas y quedan pocos vestigios, … tan escasos que resultan dificiles de ver.

  • Castillo de Baides: de planta cuadrada y de sillarejo, quedan algunos restos (que no levantan más de medio metro) con cubos en sus cuatro esquinas. Su ubicación en la confluencia del río Henares y el Salado explica su posible origen como torre de vigilancia de La Marca Media, sobre la que se construyó el castillo en el siglo XIV. Al igual que el pueblo, en el siglo XV pasó de la familia López Estúñiga a los Condes de Salvatierra por esponsales; fue reformado hacia 1.490. Es de titularidad pública y su abandono total.

  • Castillo de Mandayona: se encuentra de espaldas al pueblo, en un cerrro que vigila el río Dulce y al que se accede desde la cuesta que sube por el sur. Es de origen islámico, con planta irregular y de mampostería. Su abandono se produjo con la bajada de los vecinos al valle en el proceso de repoblación tardía (siglos XIV y XV) tras la Reconquista. Apenas se observan huellas del foso y de algunos subterraneos utilizados como bodegas. En el siglo XVII ya estaba en total ruina.

Pero no deben caer en el olvido. Son parte de la Historia de la Sierra Norte de Guadalajara.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Castillos desaparecidos de la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Castillo y murallas de Atienza

De sillajero y origen musulmán, entre los siglos IX y XI el castillo cambió de manos varias veces: Alfonso II, Sancho Carcía, Almanzor, Alfonso VI, … El Cid lo bautizó como “Peña mui fuert” según su Cantar. En el siglo XV la conquistaron los navarros y la recuperó para Castilla D. Alvaro de Luna, tras una cruenta batalla que destruyó villa y castillo.

A partir de estos hechos, perdió su valor como fortaleza y tuvo varios usos: cárcel para nobles discolos, alojamiento del rey Felipe V, … Fue saqueado por los franceses en la Guerra de Independencia y sufrió la guerra (in)civil, acelerando su deterioro hasta su estado actual. Conserva una bella estampa sobre la peña que domina la villa, que la iluminación nocturna realza.

El castillo tenia 4 plantas y dos murallas. La interior protegía la piedra sobre la que se levanta la torre (aquí estaba la alcazaba árabe) y el recinto interior; solo queda en pie un tramo. La exterior protegía el patio de armas e iba desde la Torre del homenaje, de un piso con chimenea y terraza, hasta las torres de la entrada de las que solo quedan las bases.

De aqui arrancaban las murallas de la villa, construidas por Alfonso VI (de las que se conservan las puertas de La Nevera, Arrebatacapas y de la Guerra, los arcos de la Virgen y la Escuela Vieja) que fue ampliada con una segunda muralla por Alfonso VII (puertas de Antequera y de la Salida).

El recinto interior mide 130 mts x 30 mts x 12 mts de alto; la entrada era un arco con torre cuadrada a cada lado. Dos aljibes para recoger agua de lluvia y dos escaleras empotradas en los muros completaban el conjunto; la entrada era la ventana sobre la puerta. Unos túneles, hoy tapados, comunicaban el castillo con las iglesias de Santa Maria del Rey, la Trinidad y San Salvador.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Castillo y murallas de Atienza

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

D. Miguel de Unamuno

En 1.931, el insigne filósofo y ensayista andaba enredado en politica. Habia sido elegido concejal de Salamanca en las filas de la coalición republicano-socialista, siendo el encargado de proclamar la Republica en esta ciudad el 14 de abril. De su obra, como genuino representante de la generación del 98, ya se han ocupado los expertos.

De su estancia en la Sierra Norte de Guadalajara lo ha hecho el maestro Tomás Gismera en un magnífico artículo en Nueva Alcarria, del que entresacamos los datos más interesantes. Su amistad con el alcalde de Guadalajara (Marcelino Martín) y el concejal Miguel Bargalló, unida a su curiosidad intelectual, le trajeron a recorrer el camino del Campeador, como años antes hiciera su colega D. Ramon Menéndez Pidal.

En Guadalajara fue recibido y saludado por destacados militantes socialistas, que a la sazón gobernaban la ciudad. Al dia siguiente, 30 de agosto, a primera hora D. Miguel y sus amigos salieron camino de Atienza, donde llegaron en 3-4 horas después, donde se les unió el alcalde de la villa Gregorio Gallego.

Junto a otras personalidades atencinas, que hicieron de guía por la villa, marcharon a Miedes que visiatron. Desde alli continuaron su recorrido hacia Gormaz mientras sus amigos atencinos regresaban a su pueblo. Unos dias despuñes. El 4 de septiembre, D. Miguel publicaba un artículo en el periódio El Sol, relatando su viaje “… a restregarme el alma en la desnudez ascética de la vieja Castilla reconquistadora, la del Cid, Guadalajara, Atienza, … nombres que son tierras que resuenan a este romance castellano …”


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara

Comentarios desactivados en D. Miguel de Unamuno

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte