Archivo de la etiqueta: Edad Media

Las cuevas de Hijes

La franja de arenisca recorre el término de Hijes de este a oeste y sobre ella se abren cuevas talladas por el hombre en la alta Edad Media. Guiados por nuestro buen amigo José María Alonso Noguerales (gracias amigo), las visitamos.

Cortesia todocultura.com

Las cuevas de Pajares (I y II) están situadas al sureste del pueblo, en la margen izquierda del arroyo del mismo nombre. Una pequeña cueva, que contiene una tumba excavada en la roca y una estructura que antaño tuvo cubierta vegetal. En la pared oriental hay un nicho a modo de alacena y/o altar. En su interior se ve una hilera de pequeñas hornacinas, posiblemente para reliquias y/o candiles. Las marcas de los trabajos de excavación son muy visibles. Se cree que pudo ser el habitáculo de un eremita.

De las cuevas de los Arroyos, además de las fotos y croquis, apenas se tiene información. Posiblemente sean de origen natural (no pudimos comprobarlo). La elevación del suelo (2 mts) hacen imposible su visita.

Cortesia todocultura.com

A unos cientos de metros, sobre una meseta de arenisca, hay extrañas figuras de forma difusa, talladas por la mano del hombre. Cabría pensar que se deben a la extracción de sillares y/o rocas, oquedades para recoger agua, …  Sería aconsejable que un experto las estudiara y presentase conclusiones.

Este conjunto rupestre sumado al de Ujados, conforman un rico patrimonio (desconocido y peculiar) de la Sierra Norte que es preciso poner en valor.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Las cuevas de Hijes

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Ujados: cuevas de Peñagorda y la Puentecilla

Sobre el roquedal de arenisca de Ujados y a unos cientos de metros de la cueva del Tio Gorillos nos encontramos con la cueva de Peña Gorda, orientada al sur, como todas. Tiene 2 entradas que dan a una estancia de unos 6 metros cuadrados; una directamente y la otra a través de un estrecho pasillo.

Cortesia todocultura.com

En la pared posterior se abre una pequeña oquedad que bien pudiera servir de hornacina para una imagen y/o como alacena. En el interior son muy visibles las marcas de picos en los muros, así como la unión curvada de paredes y techo. Por su tamaño bien pudiera ser el habitáculo de un eremita.

La Cueva de la Puentecilla, situada a unos ochocientos metros al este de la anterior, resulta especialmente curiosa por su forma: un pasillo de 1 metro de ancho por 1,50 metros de altura, dispuesto en zigzag. Con tres tramos, al final de cada uno de ellos se ensancha hacia los extremos, como si fueran estancias.

Cortesia todocultura.com

Se desconoce el significado y las razones de tan extraña distribución (e inédita, de ahí su importancia). Ni siquiera ayuda la tradición: una vieja leyenda cuenta que se soltó un gallo dentro de la cueva y al día siguiente apareció en los aros de La Muela, la montaña que se ve al norte de ella. Como si la cueva solo fuese un pasadizo que comunica con otras estancias. A 800 mts se encuentran las tumbas del Plantío.

Cortesia JM Alonso Noguerales

Cortesia JM Alonso Noguerales

Cuatro cuevas, próximas entre si, y todas diferentes que conforman un conjunto único en la Sierra Norte. ¡Yo que tu no me lo perdería!.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Ujados: cuevas de Peñagorda y la Puentecilla

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Ujados: cuevas de Mingolarrio y del Tio Gorillos

En dirección al pueblo de Hijes y a unos 50 mts de la margen izquierda del arroyo Pajares está la Cueva de Mingolarrio, situada en un alto rocoso. Tiene dos entradas que en origen debió ser solo una; la erosión y el paso del tiempo han derruido la estrecha pared exterior. En su interior huellas de pico y huecos para colocar candiles.

Cortesia todocultura.com

En la misma pared, 3 metros más abajo, una tumba excavada en la roca. La puerta mide 80 x 100 cms; en la jamba hay unas guías (de arriba abajo, de unos 6 cms de ancho) para encajar una losa como cierre de la tumba. En el interior una fosa con la forma del cuerpo. Un bello ejemplo del habitat de un eremita en la Alta Edad Media.

A la cueva del Tío Gorillos se accede por una pequeña escalera, hoy de cemento pero en origen tallada en la roca. Situada en el camino de Albendiego, es la más próxima a Ujados y un bello ejemplo de eremitorio y espacio funerario de la Sierra Norte de Guadalajara. El interior está dividido en dos espacios; en el principal, de buen tamaño, hay tres sepulturas excavadas en la pared.

Cortesia todocultura.com

Desde aquí se accede por una puerta con arco de medio punto a otro pequeño espacio cuadrangular, sin nada reseñable. Pudo ser usado como capilla para reliquias, celda, oratorio o espacio funerario individualizado. El conjunto es una catacumba que responde a la religiosidad y liturgia hispano-visigoda, asociado a las élites locales. Se trata de un eremitorio singular, por los enterramientos laterales, de los que apenas existen en en el país. De ahí su importancia.

Cortesia JM Alonso Noguerales

El proceso de “repoblación posterior a la Reconquista” conllevó una reorganización litúrgica y de población del territorio para incorporarlo al reino de Castilla. Es probable que los monjes que habitaban estas cuevas dispersas fueran organizados en torno al monasterio agustino de Albendiego, en un proceso similar al sufrido en San Millán de la Cogolla.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Ujados: cuevas de Mingolarrio y del Tio Gorillos

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Las cuevas de Ujados

Con un guía de lujo, José María Alonso Noguerales, serrano de pro y vecino del lugar, acudimos a visitar las cuevas de Ujados, tan olvidadas como hermosas. Y todas distintas: Mingolarrio, La Puentecilla, Peñagorda, y la cueva del Tío Gorillos. De ellas hablaremos largo y tendido.

Fueron construidas por el hombre en la Alta Edad Media (desde el siglo VI hasta el siglo XI, desde el fin de los romanos hasta la Reconquista). A su valor histórico se añade la ubicación en un paisaje rojizo (de arenisca), con figuras de animales (zoomorfas) como el toro, y otras formadas por la erosión.

Su proximidad al pueblo ha hecho que fueran utilizadas para diferente usos y en distintas etapas; estos les da un aire de autenticidad, que no impide una cierta dejadez en su cuidado. Como denotan los rayones. Los pastores mataban el tiempo grabando por doquier dibujos, nombres y fechas (petroglifos). Durante siglos los vecinos arrancaban sillares de la roca para conformar las esquinas de su casa; aun se ven algunas. Esto ha creado figuras curiosas en áreas próximas a las cuevas.

Asimismo en la zona llamada El Plantío, donde según la tradición hubo un pueblo (hay que investigar, pero pudiera ser: por ubicación junto al arroyo, fuente en un extremo, limpieza del terreno, cercanía al casco urbano actual,…), hay tumbas talladas en la roca; de alguna (románica) ya hemos hablado, pero hay varias más.

Si a todo lo contado sumamos las cuevas y tumbas de Hijes, en la Sierra Norte de Guadalajara tenemos un complejo rupestre interesante que debemos poner en valor. Conviene recordar que no abundan; el más espectacular está en Palencia, a 3,5 horas de Madrid.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Las cuevas de Ujados

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Cuevas eremíticas de la Sierra Norte de Guadalajara


El historiador D. Enrique Daza Pardo, cataloga 16 cuevas en la Sierra Norte, situadas en: Romanillos de Atienza (4), Alcolea de las Peñas (2), Miedes de Atienza (2), Valdearenas (1), Albendiego (2), Hijes (3) y Ujados (2). A las citadas por el Dr Daza, podemos añadir algunas más. La mayoría no son visitables por la maleza y/o están colmatadas. Sean estas  las más interesantes (Hijes y Ujados merecen un tratamiento especial).

Cueva de la Merendilla, cortesia D. Enrique Daza

La cueva del Espinarejo (cerca del despoblado de Santa Maria de la Puente), es pequeña y con dos espacios. En el de entrada se aprecian huellas de la construcción; al sureste, hay una tumba excavada. El tallado original emula bóvedas y un arco en la pared sobre la sepultura. El retallado fino parece destinado al encalado, pero no queda rastro.

La Cueva de la Fuente Ybiego (Romanillos de Atienza) aprovecha una visera natural, moldeada y compartimentada mediante cerramientos aparejados. En la parte superior, se localiza una sepultura rupestre, con marcas para encajar una lápida.

Cueva de La Merendilla, cortesía D. Enrique Daza

La cueva La Merendilla (Alcolea de las Peñas) es de planta compleja, como corresponde a un espacio cultual. Su uso está constatado con la aparición de una fortificación sobre la cueva, quizá relacionado con los cambios que se dan en la zona a mediados del siglo X (incursiones cristianas y respuesta árabe).

La cueva del despoblado de Morenglos (Alcolea de las Peñas) tiene dos espacios separados por un tabique; en el oriental hay restos de una chimenea. En el otro hay una oquedad abierta cerca del techo orientada hacia poniente. Esta cueva podría ser el origen del asentamiento.

La Cueva de Santa Coloma (Albendiego) está frente a la ermita de Santa Coloma. Tiene una gran boca de acceso, debido a un derrumbe posterior a su construcción. Hay una estancia principal, desde la que se accede a 2 cuartos, de planta alargada, conectados por un acceso con arco de medio punto. Posiblemente fue habitada por los monjes antes de la construcción del monasterio agustino, del que solo queda la iglesia románica.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Eremitas y cuevas en la Sierra Norte de Guadalajara

Un halo de misterio ha envuelto siempre a las cuevas excavadas por el hombre en la Sierra Norte de Guadalajara. Localizadas en una franja de areniscas triásicas y silúricas, que va desde Albendiego hasta Alcolea de las Peñas, la ubicación de estas 16 cuevas no es casual: la arenisca permite excavar fácilmente (ahorra costes y esfuerzo) y una cercana fuente de agua las hace habitables.

Aprovechando una oquedad natural, el hombre utilizaba picos para ampliarla; para remates, jambas y conducciones usaban azuelas y piquetas. Sus huellas se observan en paredes y techos; algunas simulan bóvedas y arcos, en un estilo tosco pero muy hermoso. La distancia entre cuevas, inferior a 1 km, indica que corresponden a un asentamiento estable, como en Torrubia, al este de Miedes de Atienza.

Su origen resulta difuso. Algunos autores asignan su construcción a celtas ó arévacos, en base a la cercanía del poblado romano de Tiermes (30 kms). Un trabajo de D. Enrique Daza Pardo, historiador especializado en el estudio de la Transición de la Edad Antigua a la Alta Edad Media, las datan en este periodo(desde el siglo VI al siglo XI).

Estas cuevas jugaron un papel fundamental en la cristianización de la Sierra Norte, siguiendo el ejemplo de los eremitas primitivos de Oriente (Wadi-Natrun en el desierto egipcio), hasta la repoblación definitiva de la zona en el siglo XII. La cueva era habitada por un ermitaño, dedicado a la oración y el ayuno, que predicaba en las cercanías; algunas veces alrededor de este lugar se ubicaba el nuevo poblado.

Pero no todas las cuevas fueron de uso religioso y/o necrópolis. Algunas fueron usadas como viviendas, lo que era habitual en los poblamientos dispersos de la Alta Edad Media. Hablaremos de ellas en próximas entregas.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Eremitas y cuevas en la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

¿Tumba románica en Ujados?

Un serrano de pro, andarín y curioso, además de excelente artesano de la pizarra, me remite fotos de una tumba aislada (gracias amigo), situada en la besana de El Plantío de Ujados, preguntando si es románica. En sus indagaciones, encuentra la tipologia de tumbas románica, que me remite, y un dato interesante: en 1.971 el cronista Antonio Herrera Casado y el maestro JR López de los Mozos visitaron la tumba.

La proximidad de la tumba a la cueva de La Puentecilla (a unos 700 mts), sugiere al cronista que corresponde a la misma época que la cueva, como posible tumba del eremita que la construyó (allá por el siglo VI) y/o la habitó, según explica en su artículo. Sin animo de entrar en polémica y contestando a Jorge (aunque ya lo he hecho parcialmente) he aquí algunos datos:

  • La forma de la tumba es claramente trapezoidal y está situada en un alto que domina su entorno.
  • Algunos autores afirman que las sepulturas antropomorfas son características de los siglos IX-XII. Su orientación este (pies)-oeste (cabeza) es típica de la época.
  • Los pueblos del entorno fueron fundados en la repoblación posterior a la reconquista (siglos XII y XIII), con iglesias románicas en origen (Ujados) y actualmente (Hijes y Albendiego)
  • Otro dato: las tumbas excavadas en la roca pueden ser indicio de un poblado en un radio inferior a 1 km (Ujados).
  • Las tumbas aisladas suelen estar emplazadas en lugares con buena visibilidad y bien visibles, dominando el espacio más férttil y creando una dinámica tendente a reafirmar el control de las áreas productivas.

Todo ello nos lleva a considerar  que la tumba en cuestión es románica. Dicho queda.

Lar-ami

Comentarios desactivados en ¿Tumba románica en Ujados?

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara