Archivo de la etiqueta: Edad Media

Leyendas de la despoblacion de la Sierra Norte de Guadalajara

A partir del siglo XIV y hasta finales del XIX, se produjo el abandono de numerosos lugares en la Sierra Norte de Guadalajara (> 50), llamados Despoblados. Entre las posibles razones: epidemias de peste, el avance de la Reconquista que ofrecía mejores condiciones a los colonos en las nuevas tierras, el auge de La Mesta creó poblados de temporada que luego se abandonaban, agotamiento de recursos, …

Como un despoblado en la vecindad era un desprestigio, la tradición creó leyendas para explicar su origen, similares, aunque estén a 80 kms de distancia: “el pueblo desapareció tras una boda, a la que estuvo invitado todo el mundo menos una vieja (bruja). Resentida, envenenó el vino del banquete metiendo una salamanquesa en la tinaja y todos murieron, desapareciendo el poblado para siempre”.

Algunas variantes cambian “vieja por pastor”, “bruja por enamorado”, otras “tinaja por caldero” e incluso “vino por chocolate”. Otras intercambian “salamanquesa por planta venenosa” y “casualidad por intencionalidad”. Se pueden combinar a capricho y seguro que es aplicable en algún despoblado. Otra leyenda cuenta que “de pronto apareció una plaga de hormigas gigantes y muy voraces que lo devoraban todo, incluido cosechas, ganado y madera, por lo que tuvieron que marcharse para siempre. Las hormigas desaparecieron con las misma velocidad y sin explicación”.

Algunas ya las hemos contado antes: Navazuelas, Canrayao, La Mierla, La Poblachuela, … pertenecen a nuestro patrimonio cultural y no debieran perderse. Pero debemos conocer su origen.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Deja un comentario

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Rincones de la Sierra Norte

La iglesia en los pueblos de la Sierra Norte de Guadalajara

Símbolo de la pujanza del pueblo, las posibilidades económicas decidieron la iglesia en el proceso de colonización de los siglos XII y XIII en la Sierra Norte de Guadalajara. Todas de estilo románico, pero con los materiales de la tierra, fueron construidas por jefes de obra, tallistas y canteros de Castilla de gran experiencia, por su trabajo en las construcciones del camino de Santiago. Los lugareños actuaban de peones.

Han llegado a nosotros bellos ejemplos y muy conocidos: Campisábalos, Villcadima y Albendiego donde incorporaron elementos mudéjares. Hay otras muchas iglesia poco conocidas y muy hermosas en la otra ruta del románico. Pero la mayoria eran construcciones sencillas, siguiendo un mismo modelo, tan eficaz que siguió utilizándose hasta bien entrado el siglo XVI; es el llamado Románico rural.

De planta latina, tres naves (en algunas el presupuesto solo daba para una), abside sencillo, pórtico para reunir el Concejo, tejado a 2 aguas, espadaña con 2 vanos (se necesitan al menos 2 campanas para los toques habituales). Bellos ejemplos son Santa María del Vado ó las iglesias de La Vereda, Matallana, ….

Sin embargo, cuando el pueblo alcanzó su auge económico, remodeló su iglesia (Almiruete recrecio su espadaña), la re-construyó en el mismo lugar reutilizando los materiales y conservó los elementos más valiosos (Beleña la portada, Tamajón los canecillos, …). En otros lugares, de la iglesia original solo se conserva la planta.

Ahora que se acerca la Semana Santa es el momento de observar la iglesia y deducir los periodos de pujanza del pueblo en el que estamos. Un bonito ejercicio lleno de sorpresas.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Estructura urbana de la Sierra Norte de Guadalajara

El éxito de un proceso de colonización (según cuenta La Historia) estriba en elegir un modelo urbano que sea fácilmente replicable: la colonización de la campiña andaluza en el siglo XVIII (La Carlota, La Carolina, …), la de los 60`s (Villafranca del Caudillo, Los Llanos del Caudillo,…) y las nuevas urbanizaciones (siglos XX y XXI) son ejemplos.

Así ocurrió en la Sierra Norte de Guadalajara con la repoblacion posterior a la Reconquista: una plaza central presidida por la iglesia y de la que partían calles de forma radial. Una estructura visible en nuestros pueblos y pedanía, modelada por el paso del tiempo y de las gentes. Se construía con los materiales que daba la tierra, por comodidad, eficiencia y coste.

Surgen los pueblos negros (de pizarra), coloraos (de arcilla roja) y dorados (de gneis). En otros lugares se mezclan materiales: cuarcita, caliza, gorrones, arenisca, conglomerados, … Las vigas de madera: de roble, fresno, sabina, pino, … los interiores de adobe. Bajo cubierta retamas y ramas; en los tejados pizarra ó teja árabe. Asi el pueblo se mimetiza con el paisaje

¿Cual era el edificio más importante? Como corresponde a una sociedad rural y muy religiosa, la iglesia era lo primero que se construía, en estilo Románico y según posibilidades económicas, ya que era un simbolo de la pujanza del pueblo. Cumplia una función social (las campanas eran el medio de comunicación de la época) y en el pórtico se reunía el Concejo. Por eso el pueblo la siente como suya.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Deja un comentario

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

La Miñosa, ¿de que me suena?

Posiblemente de los “Cerros volcánicos de La Miñosa” la microreserva natural de los únicos restos de volcanes de la Sierra Norte de Guadalajara, con flora autóctona (geranio del Paular) y un paisaje multicolor donde se mezclan andresitas, cuarcitas, pizarras, óxidos ocres y rojos, conglomerados, arcillas rojizas, … con el negro de la lava.

Su nombre, de origen pre-romano, hace referencia a su altura y posiblemente a la existencia de mimbre, si bien hoy significa lombriz de tierra. La naturaleza y las gentes han sido generosas con La Miñosa y sus pedanías, todas nacidas de la repoblación posterior a la Reconquista (siglos XII y XIII), que se extienden por el valle del río Cañamares.

Naharros (colonizada por navarros, cuya influencia aún se nota en su casco urbano) y donde pasó unos días el poeta Gerardo Diego (1926-27), hecho que recuerda una placa. Tordelloso que hace referencia a una torre defensiva y Cañamares que hace honor al rio que pasa a su lado y que se cruza por un precioso puente románico, que hoy parece excesivo para el caudal (no debió ser asi en el Medievo).

El casco urbano del pueblo es un bello ejemplo de la arquitectura tradicional, con edificios de color plomizo con sillares de conglomerado rojo en las esquinas y tejados de pizarra (lo que daba la tierra). La iglesia es de estilo románico rural, sencilla pero llena de encanto. Los vecinos celebran sus fiestas por San Antonio (13 de Junio) y dispone de alojamiento.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en La Miñosa, ¿de que me suena?

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

La fundación de los pueblos de la Sierra Norte de Guadalajara

Ya hablamos de la repoblación de la Sierra Norte de Guadalajara en los siglos XII y XIII, tras la Reconquista, pero dado que es el origen de la mayoria de nuestros 79 pueblos y 85 pedanías, daremos algunos detalles interesantes, además de los referidos a los nombres. Se elegían sitios con agua y tierra fértil (vega) para construir el poblado, un criterio que tambien era válido para los tres monasterios que se construyeron en la época: Albendiego (solo queda la iglesia), Santuy y Bonaval (un monasterio atípico en proceso de restauración y pronto visitable).

¿De donde venían los colonos? Del norte del país: Navarra, Pais Vasco, Rioja, Cantabria, Asturias, … En algunos pueblos es fácil reconocer el origen de sus primeros pobladores: Gascueña, Naharros, … De otros sus leyendas y tradiciones nos lo cuentan (el roble hueco, la serpiente del Jarama, el ejercito de cabras).

Nuestra hipopótesis es que en cada lugar se asentaba un clan

Nuestra hipopótesis es que en cada lugar se asentaba un clan (grupo familiar y/o de vecinos del mismo pueblo). Esto explicaría que en lugares próximo hubiera ó no botarga (un figura ancestral de origen animista, cuyos ritos espantan los malos espíritus al acabar el invierno y potencian la fertilidad de la tierra para la siguiente cosecha) así como las diferencias en careta, traje, accesorios, ritual y fecha de celebración (San Silvestre, Reyes Magos, San Sebastián, El Santo Niño, Candelas, San Blas, Carnaval). Las botargas y mascaritas de Almiruete incorporan a este ritual el cortejo.

Los mismos argumentos son válidos para los Danzantes: hoy tenemos cuatro grupos de origen medieval (Majaelrayo, Valverde de los Arroyos, Condemios de Arriba y Galve de Sorbe). En La Mierla se perdieron con la guerra in-civil y en La Huerce se crearon en los años 50.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

2 comentarios

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Los nombres de los pueblos de la Sierra Norte de Guadalajara

Como la mayoria de nuestros pueblos proceden de la repoblacion posterior a la Reconquista, conviene conocer el significado de sus nombres; de su origen ya lo hicimos. En estos procesos de colonización, la eleccion de nombres era simple: en el siglo XVIII estaban asociados a miembros de la familia real (La Carlota, La Carolina, …); en el XX al jefe (Villafranca del Caudillo, Los Llanos del Caudillo,…).

J. R. López de los Mozos (q.e.p.d.) y J. A. Ranz Yubero, en “La toponimia de Guadalajara: el estado de la cuestión” explican que en la Sierra Norte de Guadalajara los nombres están asociados a la Naturaleza y sus actividades, resaltando algún aspecto:

  • Altura (Alcorlo, Matallana, Prádena) y calidad del terreno (Valdepeñas, Bocígano, Cantalojas, La Huerce),
  • Ubicación (Arbancón, Valverde) o rio  (Retiendas, Cañamares),
  • Fuente ó arroyo (Jócar, Palancares), lugar de paso (El Vado) ó pastos (Campillo, Campisabalos),
  • Plantas (El Cardoso, Tamajón, Zarzuela) y árboles (Hiendelaencina, Roblelacasa),
  • Ganado (Majelrayo, Corralejos) o recolección (Semillas, El Ordial)…
  • si bien se retomaron nombres de origen pre-romano (Navas, Arbancón, La Bodera, Bustares, Nava), romano (Congostrina, Congosto) ó árabe (Almiruete, Apedrete, Albendiego, Muriel).

Otras veces se asoció a colores (Condemios, Valverde), valores estéticos (Villacadima, Mirabueno), actividad (Somolinos, Fraguas), santos y lugares religiosos (Santotis, Monasterio), tipos de poblamiento (Puebla de Valles, Villares)Los serranos estamos obligados a conocer nuestra historia.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Los nombres de los pueblos de la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Costumbres y tradiciones, Rincones de la Sierra Norte

Repoblación y despoblación en la Sierra Norte tras la Reconquista

El proceso de repoblación comenzó inmediatamente después de la Reconquista, para asegurar la estabilidad de la frontera (Xarama). En primer lugar se fortalecieron lugares ya habitados (Beleña, Atienza, Cogolludo, …) y ya en el siglo XII, se crearon aldeas en las zonas más fértiles y con agua. En estos lugares se instalaron colonos del norte, atraídos por la posesión de tierra y la exención de impuestos.

A mediados de siglo, una segunda fase se centró en los bordes montañosos, creando aldeas que aprovechaban chozas de pastores y potenciando las ya existentes, dependientes del rey. Durante los siglos XII y XIII se van organizando los Comunes de Villa y Tierra, que agrupaban aldeas próximas. El rey definía los límites y señalaba una villa como cabecera, otorgándole fuero propio bajo parámetros feudales.

En la Sierra Norte de Guadalajara existieron los Comunes de Uceda, Atienza, Ayllon y el obispado de Sigüenza, entre otros. De ellos se fueron desgajando Señorios (Ducados, marquesados, condados,…) que el rey donaba a grandes señores como pago por su ayuda en la Reconquista. Así surgieron los Señoríos de Jadraque, Galve, Tamajón, Beleña, … que estuvieron vigentes hasta mediados del siglo XIX.

Pero los colonos se decepcionaron pronto. El rendimiento de los campos era escaso, los contratos anuales y la renta la fijaban los propietarios. Epidemias de peste, sequías y hambrunas, unidas a nuevas oportunidades en zonas fronterizas, provocaron su huida dejando algunas aldeas despobladas para siempre (Despoblados). Para evitarlo, a partir del siglo XIII, se impuso que el colono debía tener casa, huerto y era.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Repoblación y despoblación en la Sierra Norte tras la Reconquista

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Los árabes en la Sierra Norte de Guadalajara

El grueso de las tropas árabes que llegaron a la península en el año 711 era bereber. Acabada la conquista, se establecieron en la Sierra Norte, dedicándose al pastoreo de cabras y ovejas. Fundaron sus poblados en lugares próximos a fuentes de agua (Albendiego, Alboreca,…). El clan de los Banu Salin fue predominante en los siglos IX y X.

Los musulmanes construyeron un conjunto de castillos y torreones en lugares estratégicos, que se comunicaban entre si, para defenderse de las incursiones cristianas (antes de la conquista en 1.085), la llamada Marca Media. Este es el origen de muchos castillos de la zona: Riba de Santiuste, Atienza, Sigüenza, Pelegrina, Inesques, Cogolludo, Beleña, …

Hubo torreones en muchos lugares a los que dieron nombre (Tortuero, …) y aún quedan algunos vestigios (San Andrés del Congosto, Castillejos, …) De esta época nos queda una auténtica joya, el puente de Beleña de Sorbe. Desde la lejanía en esta pedanía son reconocibles los límites de la alcazaba, donde hoy se ubica el castillo y la iglesia románica.

En el siglo X, la zona cobra importancia, cuando Atienza se convierte en cuartel general del gobernador de la Marca Media, el general omeya Ġālib (fundador de Galve de Sorbe). En 946, el califa de Córdoba Abderraman III ordenó la reconstrucción de Medinaceli, que pasó a ser capital de la Marca Media. Así continuó hasta la conquista definitiva (de 1.085 a 1.125) por el reino de Castilla.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

6 comentarios

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Cuaresma y bebidas en la Sierra Norte de Guadalajara

Antaño la Iglesia prohibia comer carne en Cuaresma, salvo a quienes pagaban religiosamente la Bula (nunca mejor dicho). Pero sobre el beber no decía nada. Y en la Sierra Norte de Guadalajara esta distinción tenía su importancia.

En Cuaresma se bebía como de costumbre, como cuando apretaba el frío, pero se comía menos y se ayunaba más (el que podía; en algunas casas la penitencia duraba todo el año). El alcohol hacía efecto antes, a pesar de que el vino, blanco y tinto, eran de baja graduación (7-8º). Lo que provocaba más trifulcas de lo habitual.

El vino tiene una larga tradición en la Sierra desde la Edad Media; hasta los monjes de Bonaval lo incluían en su dieta. Y cuando la economía no lo permitía, se acudía al revino y a la bebida, derivados del vino que conservaban un tenue sabor y olor al preciado líquido.

Pero no eran las únicas bebidas. Del vino de nueces, aunque se hacía en verano, se solia guardar alguna botella para Cuaresma. En algunos lugares se hacía hidromiel, pero de forma residual. Había alambiques para obtener aguardientes y licores (de cerezas, de guindas, …) El inventario de 1.510 del Monasterio de Bonaval registra la existencia de 2 alambiques.

Pero de estas bebidas y de su elaboración artesanal solo quedan recuerdos: todos desaparecieron con la despoblación de los 60´s. Menos mal que nos quedan los vinos de altura y algún vecino que no renuncia a su propio vino. Le animamos a compartirlo con este bloguero. ¡Salud!


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Cuaresma y bebidas en la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Costumbres y tradiciones, Fiestas y eventos

El casco antiguo de Sigüenza

Hay guías magnificas que te lo cuentan casi todo (y si no, lo hace la Oficina de informacion turística); poco más se puede añadir de Sigüenza salvo alguna cosilla que hará tu visita diferente. Entre ellas sus fiestas emblemáticas (jornadas medievales en verano, semana del jazz, Semana Santa, … y multitud de actos culturales). Elije bien la fecha.

Por supuesto no te pierdas la Catedral y la capilla del Doncel. Pero cójete el mapa dedica tiempo a callejear por el casco antiguo y disfruta mientras decides que comer (los asados, exquisitos). El restaurante El Doncel presume de su estrella Michelín y hace honor a ella.

Desde la Plaza Mayor (un aperitivo en las terrazas es un lujo) sube por la calle Mayor hasta el Castillo (hoy parador; entra y tómate algo, merece la pena). Luego baja por la calle Villegas no antes sin visitar las plazuelas de San Juan, la Carcel y Puerta de Hierro. Toma las travesañas, vuelve a subir y baja de nuevo por otra callejuela hasta volver a la plaza (tómate tu tiempo) y repite la operación hasta que te sepas el callejero.

Si aun te quedan ganas, baja hasta la Alameda y relájate tomado algo en una terraza. ¡Ya nos contarás! Acercáte a la ciudad con el tren medieval y así entras en ambiente. Y recuerda que tus comentarios nos enriquecen a todos.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural, Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en El casco antiguo de Sigüenza

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte