Archivo de la etiqueta: cultura

Ujados, un lugar desconocido de la Sierra Norte de Guadalajara

Tristemente Ujados solo aparece en los medios por malas noticias: una vez más, las cisternas de Diputación abastecen de agua al pueblo en verano. Un problema endémico que las Administraciones deben resolver ya. Abandonar el pueblo, como ya propuso un organismo en los 70 (para un caso similar), no es la solución.

Y sin embargo, este bonito pueblo, situado en las estribaciones de la Sierra de Pela, tiene mucho que enseñar, empezando por su entorno natural. Areniscas silurianas y triásicas han conformado un agreste y hermoso paisaje que se extiende de este a oeste, siguiendo el camino de Hijes a Albendiego. Calizas, margas irisadas y pudingas completan el paisaje.

En estos parajes las rocas toman formas caprichosas y están horadas por varias cuevas, hechas por la mano del hombre y a las que se le han dado diversos usos a lo largo de la historia (hablaremos de ellas en próximas entradas). Inscripciones en la roca, tumbas y una hilera de ¿menhires? sugieren un origen prehistórico. ¡La visita resulta imprescindible!

El paseo por su casco urbano de casas hechas de sillarejo de caliza, con tejados de pizarra y sillares enmarcando puertas y ventanas resulta muy agradable. Un vistazo a la plaza y a la iglesia del siglo XVI, con planta románica resulta relajante. Hasta los años cincuenta alojó en su interior un cuadro de El Greco y una pila bautismal románica (hoy desparecidas).

Lar-ami

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

La cultura se está moviendo en la Sierra Norte de Guadalajara

En Agosto los hijos de la Sierra Norte de Guadalajara vuelven al pueblo para re-encontrarse con sus raíces. Las plazas bullen de gente y los niños corretean por las calles como antaño. Quizás porque durante este mes se celebran las fiestas patronales en todos los pueblos.

Muchos ayuntamientos aprovechan las fiestas para promover la cultura en su municipio con diversos actos; algunos llegan a programar la semana cultural. Entre ellos, la presentación de libros sobre la historia de su pueblo. En estos días se están presentando varios:

Un vino después de la presentación sirve a los asistentes para reconocerse en su historia y comentar el libro. Actos entrañables que adornan los festejos y refuerzan la autoestima de los vecinos. ¡Que cunda el ejemplo!

Lar-ami

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo rural, Rincones de Guadalajara

La Machada de Bocígano

Su origen en Bocígano se remonta a la Edad Media y está ligado a la trashumancia, como indican las figuras que se ejercitan en la Machada (mayoral, zagal, machos). Los movimientos de los machos, quiebros y requiebros, recuerdan el comportamiento del ganado, al que el mayoral da órdenes y golpea con una vara para controlarlo.

El maestro JR López de los Mozos hizo una descripción de los ritos en 1.980, indicando los cambios respecto a como eran antaño. Algunas acciones (hoy perdidas) eran parecidos a ritos vascos, lo que denota un posible origen. La despoblación y el tiempo han cambiado esta fiesta ancestral que ha conservado lo esencial (desde finales de los 80 es de interés turístico provincial).

Se celebra el penúltimo fin de semana de Agosto (19-20) en honor a San Miguel (antes se celebraba el 29 septiembre) y dura dos días, cada uno con su liturgia. En estos ritos de iniciación, los mozos (antes solo los solteros) muestran su fuerza al vecindario y sobre todo a las chicas, a las que rondaban por la noche del sábado y la mañana del domingo, por partida doble.

Vestidos de pastores a la vieja usanza (aunque han sustituido albarcas por botas, y los calzones por vaqueros), los machos salen a la plaza en cadena, agarrados cada uno al anterior (el último es el zagal) y dirigidos por el mayoral corren de un lado a otro como látigo y sin soltarse (quiebros y requiebros). Tras varios intentos, paran por el cansancio, momento que el mayoral y el zagal tiran en sentido contrario; los machos caen rendidos y un espectador les acerca la bota de vino para que repitan.

Escenas pastoriles (el herrado y la hoguera), la procesión y las migas serranas completan la fiesta.¡Una fiesta imprescindible, además de única! La Sierra Norte de Guadalajara tiene estas cosas.

Lar-ami

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Costumbres, Fiestas, Paisajes y lugares

¿Menhires en la Sierra Norte de Guadalajara?

Observamos con recelo los datos históricos que circulan por las RRSS y que no están soportados por documentos y/o publicaciones contrastadas. A veces nos topamos con una realidad que parece confirmar esos datos, aunque no estén contrastados, … quizás porque hasta ahora nadie se ocupó de investigarlos.

El Alberto de Arbancón (ese es su nick) publicó en el grupo de Facebook “Generación Pocilga” una entrada sobre el Menhir de Campisábalos (un día iremos y lo contaremos) que nos llamó la atención. Explicaba que

… a 7 mts hay una hilera recta de 24 mts de largo, formada por piedras que sobresalen del suelo de 35 a 50 cm. y que su ancho oscila entre 50 a 70 cm. Por su orientación de 24º NE/SO, es una alineación de menhires, orientada al “Eje del mundo”, sobre el que giran las constelaciones zodiacales. Este dato permite predecir los equinoccios de Primavera y Otoño, fundamental para la sociedad agrícola del Neolítico. En Arbancón existe otra alineación de menhires similar

El otro día visitando las cuevas de Ujados (esto requiere otra visita y varias entradas), próximas al camino de Albendiego, me topé con un grupo de piedras alineadas, muy similar al descrito por El Alberto, que no se corresponden con cerca para el ganado y/o con muro de contención.

Dada la proximidad de cuevas y tumbas ¿prehistóricas?, no parece extraño considerar que este también sea un alineamiento de menhires. Quizás va siendo hora que los arqueólogos estudien los alrededores de Ujados (hay petroglifos y otros indicios), que solo por su geología bien lo merecen.

Lar-ami

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Umbralejo y su molino

Desde lo alto de la carretera GU-211, que viene de Valverde de los Arroyos hacia Umbralejo (hay mucho que contar de este singular pueblo), se intuye el molino a orillas del río Sorbe. El Diccionario Madoz (año 1.846) recoge su existencia, aunque sospechamos que su origen es anterior.

Molino de balsa, la caz toma el agua del río Sorbe a 100 metros y la suelta 50 metros después; es lo único que se conserva en un estado razonable, además del enclave. El resto está comido por la maleza, en estado ruinoso y su visita resulta peligrosa (convendría poner un letrero bien grande para evitar desgracias).

De pequeño tamaño, construido en caliza y tejado de pizarra a dos aguas, aún conserva en su interior la muela (protegida por un caparazón a medida) y la tamizadora, en aparente buen estado. Viga verticales sujetan la viga del caballete que aún se mantiene. Escombros, restos de madera y basura de visitantes desaprensivos completan la imagen.

Una tapia rodea el molino y la pequeña parcela que servía de huerta. A pocos metros un refugio de montaña, sucio y abandonado, que dudamos cumpla con su cometido. El río Sorbe a la altura del molino crea una balsa, que permite refrescarse y es muy visitada por los pescadores.

Un bonito lugar de la Sierra Norte de Guadalajara, que podría ser aún mejor si se se limpiara de maleza, se descombrara el molino y se consolidara lo que queda. Sitio y arboleda tiene; las vistas vienen de serie.

Lar-ami

4 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Los clientes preferidos en la Sierra Norte

El turismo rural en la Sierra Norte de Guadalajara tiene que hacer compatible el disfrute de la naturaleza con el respeto al medio ambiente, en un equilibrio tal que turistas y vecinos puedan convivir en armonía. Es lo que se ha dado en llamar Ecoturismo y/o Turismo sostenible.

El objetivo común de vecinos y turistas es preservar el Patrimonio natural, cultural y etnológico de la comarca para futuras generaciones. La motivación fundamental del ecoturista (nuestro cliente preferido) es la contemplación, disfrute y conocimiento del medio.

Recordemos que medio es la suma de geología, paisajes, flora, fauna, monumentos, cultura, tradiciones y costumbres, mitos y leyendas, gastronomía, fiestas tradicionales, … que los vecinos han conservado para disfrute de todos.

Las actividades deben ser de bajo impacto natural y social, que no degraden los recursos y que contribuyan a conservarlos. Rutas a caballo, senderismo, piragüismo, observación de aves, montañismo, observación de las estrellas, rutas culturales, guiadas y/o interpretadas, baño en playas de agua dulce, … son algunos ejemplos.

El ecoturista, ya sea en pareja, con amigos o en familia, busca establecimientos que ayuden a conservar la naturaleza y el entorno social que visita. Por ello los profesionales del turismo rural en la Sierra Norte de Guadalajara debemos conocer el entorno y mantener un fuerte compromiso de sostenibilidad.

Solo así conseguiremos que estos visitantes tan deseados (unos 2,5 millones, solo en España), una vez conozcan la Sierra Norte y sus encantos, sean la mayoría de nuestros clientes y sus mejores promotores. ¡Dicho queda!

Lar-ami

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Costumbres, Paisajes y lugares

La quema del Boto en Palazuelos

La advocación de San Roque como protector ante la peste está muy extendida en la Sierra Norte de Guadalajara, quizás porque la epidemia asoló estas tierras en los siglos XIV, XV y XVI.

En unos lugares fue investido patrón y le sacan en procesión (La Mierla), en algunos le construyeron ermita (Pálmaces de Jadraque) y en otros celebran su fiesta (15 de agosto) encendiendo una hoguera por la noche en su honor (la hoguera de San Roque), pidiéndole protección. En Palazuelos se le nombró patrón, se enciende hoguera y se produce la “La Quema del Boto” .

(El boto es una tinaja de cuero, flexible y de gran tamaño, donde antaño se guardaba el vino. Hecho con piel de cabra y con el interior impregnado de pez, ahora es un recuerdo. Hoy se imita con cartón fallero)

El boto se colgaba en el arco de la Puerta de la villa ante la hornacina del santo, insertada en una ventana de la muralla, y se le prendía fuego, quedando expuesto a los ojos de todos. La quema es un acto simbólico que recuerda la renovación de la promesa al santo por su intercesión ante la peste. El origen de esta tradición se remonta al siglo XV; con el paso del tiempo y para evitar su pérdida, la renovación del voto y la hoguera se sintetizaron en la quema del boto.

La tradición se mantuvo hasta los años sesenta cuando la despoblación acabó con ella. Afortunadamente fue recuperada en 1.984 por un grupo entusiasta de vecinos, que añadió al acto un recital de poesía. Doce años después, ya como A.C. La Quema del Boto, también recuperaron la tanguilla, un juego popular del siglo XII que se perdió en esos lúgubres años.

Lar-ami

Comentarios desactivados en La quema del Boto en Palazuelos

Archivado bajo Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo rural