Archivo de la etiqueta: cuentos

La torruca de mando

Unos serranos, (Joaquín de CR Valdicimbrio y Jorge de Pizarras Palero; gracias amigos), me han remitido dos fotos que acompañaban una historia poco conocida de la Sierra Norte. En la Loma de las Llanadas del pueblo de Cantalojas hay una curiosa torre conocida como “la torruca de mando”.

Durante la guerra (in)civil aterrizaban aquí avionetas y por eso le llamaron campo de aviación. En el vértice geodésico había una piedra con un agujero en el centro donde se colocaba una bandera, (como si de un campo de golf se tratara), a modo de señal para los pilotos. Era la peña de la bandera.

Pero la torruca de mando aún no existía. Fue construida a finales de los años 50, cuando se realizó la repoblación con pinos, como torre de vigilancia contra los incendios y el ganado (para que no se comiera los plantones y pinos jóvenes, bajo pena de multa). Cuando los pinos crecieron desapareció esta función.

El vigilante era Armando, que vivía en la torre y desde ella ejercía su trabajo. Sembraba huerto a orillas del río Zarzas, donde también tenía una casilla, a la que bajaba con frecuencia andando. De ahí que la torre fuera conocida como la torruca de Armando, que con el paso de los años deformó el nombre hasta la “torruca de mando”.

Su estado actual deja que desear…si se pretende que se mantenga en pié. Lamentablemente la cruz de cuarzo sobre el dintel (como protección ante los malos espíritus) ya cayó y desapareció. ¡Y había que decirlo!

Lar-ami

Comentarios desactivados en La torruca de mando

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares

El lobo hechicero de la Sierra Norte

A veces la búsqueda en Internet depara sorpresas maravillosas. Como este cuento de tradición oral de Robledo de Corpes, recogido por el etnólogo y músico D. José Antonio Alonso en 1.988. Sea este un breve resumen, que obviamente carece del encanto del original (merece la pena leer las explicaciones del maestro).

Un hombre era lobo-hechicero, pero no lo sabían en su familia ni en Robledo. Un día fue la mujer a llevarle la comida a la Casacaida donde estaba labrando, pero cuando pasaba por el Alto Millarejo, salió un lobo que la atacó a mordiscos, desgarrándole ropa y medias. Cuando pudo librarse, fue en busca del marido.

  • ¿Cómo has tardado tanto en venir?
  • ¡Ay si vieras lo que me ha pasado! Me ha salido un lobo y mira como me ha dejado. Pero anda come.
  • No tengo muchas ganas.

Cuando el hombre se puso a comer, la mujer le vio entre los dientes los hilos de sus medias. Entonces corrió hacia al pueblo y el hombre tras ella. Pero se dirigió a la iglesia en busca del cura, al que pidió confesión. El cura se la negó, diciendo: No confieso yo a lobos”. Y según parece al hombre le mataron.

José Antonio explica que se han recogido versiones en el País Vasco; añado yo que este cuento podría haber llegado a Robledo con la repoblación de los siglos XII y XIII. La tradición describe la presencia de lobos en la Sierra Norte desde siempre; hubo un tiempo en que desaparecieron … pero han vuelto …

Lar-ami

Comentarios desactivados en El lobo hechicero de la Sierra Norte

Archivado bajo Costumbres, Mundo rural

Lecturas serranas para Semana Santa

A los que vienen esta Semana Santa, a quienes vendrán en breve y a los amigos de la Sierra Norte les proponemos que se ambienten con estas leyendas serranas:

Esta es una selección de 15 leyendas, elegidas a vuela pluma, pero hay otras muchas (hemos sumado más de 100). Algún día verán la luz en forma de libro. ¡Que las disfruten!

Lar-ami

Comentarios desactivados en Lecturas serranas para Semana Santa

Archivado bajo Actualidad, Fiestas, Mundo rural, Paisajes y lugares

De leyendas está la Sierra Norte llena

de-leyenda-1Hemos contado muchas, pero quedan bastantes más por contar, como estas. En Campillo de Ranas es famoso el roble hueco situado cerca del cruce. Cuentan que antaño las mujeres metían la cabeza de los recién nacidos en el hueco del árbol para que la fuerza de la Tierra penetrara en él y le protegiera de todo mal. Dicen que desde que se abandonó esta costumbre en los años sesenta, la oquedad se ha ido cerrando. Así me lo contó Alicia.

Pinilla y Torremocha de Jadraque, también son conocidas por Pinilla y Torremocha de las Monjas porque en ambos lugares las hubo. En Pinilla existió un monasterio (hoy en ruinas) de la orden del Cister, fundado en el siglo XIII, que luego pasó a la orden de Calatrava. Y en Torremocha hubo un convento que dependía del primero. Entre ambos pueblos hay otra relación, menos conocida, que cuenta el colectivo Musgaño (gracias):

de-leyenda-2Dicen que la abadesa de Pinilla ordenó el traslado del Cristo del convento de Torremocha a su monasterio. Asi se hizo y un torremochano, indignado por el hecho, entró de noche en el monasterio de Pinilla, cargó sobre sus espaldas el Cristo (más de 100 kgs) y lo devolvió a su lugar de origen.

Cuentan que averiguado el suceso, se reunieron religiosas y vecinos  para buscar una solución aceptada por todos. Dicen que acordaron que el Cristo permaneciera en Torremocha, pero debían compensar a los vecinos de Pinilla con un verraco. Cuentan que desde entonces a los de Torremocha se les conoce como “robacristos”  y a los de Pinilla como “verraquetes”.

¿Y aún me preguntas por qué la Sierra Norte es un paraíso?

Lar-ami

Comentarios desactivados en De leyendas está la Sierra Norte llena

Archivado bajo Costumbres, Rincones de Guadalajara

¿Un cuento? Te lo escribo

170130-escribo-1Eso de “escribir cuentos a medida”… No lo veo…  Quizás convenga recordar que grandes escritores del Siglo de Oro realizaron muchas obras por encargo y/o bajo la protección de un noble señor; El Quijote sirve de ejemplo.

O que durante los siglos XIX, XX y XXI los cuentos y artículos de prensa, de escritores muy reconocidos (Pérez Galdós, García Márquez) eran y son de encargo. No es mi intención compararme con ellos (me falta talla, talento, conocimiento, ingenio,…y otras muchas cosas).

Solo pretendía poner de manifiesto que hoy, igual que antes, es posible encargar un cuento; falta encontrar a alguien con cierto oficio que quiera escribirlo. La diferencia es que ahora para ser mecenas nos es necesario ser noble ni señor; basta con ser un alma sensible que quiera sorprender a otra alma sensible, con un  original y bonito regalo… porque es único.

170130-escribo-2La casa que protejo y guardo apuesta firmemente por la narración oral y por la escritura. Dentro de este esquema, ha establecido la escritura de cuentos por encargo para nuestros clientes. Una breve charla sobre tema,  circunstancias y persona a la que va dirigido puede ser suficiente para crear un cuento sencillo que emocione a quien lo reciba.

Otra actividad novedosa (creemos que es la primera vez que se ofrece en la Sierra Norte, incluso en el Turismo rural) no exenta de riesgo (no a todos nos gustan los mismos cuentos). La experiencia de Lar-ami y de Paco Martín como autor-contador de cuentos nos da mucha confianza.

Turismo rural, escritura a medida, tradición oral y taller de escritura… una mezcla diferente que nos ilusiona.

Lar-ami

Comentarios desactivados en ¿Un cuento? Te lo escribo

Archivado bajo Actualidad, Fiestas

Palmatia, ¿ciudad romana de la Sierra Norte de Guadalajara?

Durante la travesía a nado del Triatlón de Pálmaces de Jadraque (23 de julio 2.016), un nadador rezagado enganchó su pié en un trozo de cerámica, de no más de 40 x 15 cms, con extrañas inscripciones; esto le produjo un corte y le obligó a retirarse. Se consideró una anécdota más del evento y el objeto fue entregado al Ayuntamiento.

Días después el municipio dio parte a Patrimonio de la Junta y entregó la tablilla; una vez limpia se supo que era muy antigua y la inscripción estaba en latín: PALMATIA CIV. Esto, y que en Pálmaces de Jadraque circule una leyenda sobre la fundación del pueblo por el general romano Palmacio, activó todas las alarmas.

161228-palmatiaUn grupo de buceadores-arqueólogos revisaron el fondo del embalse; entre el fango descubrieron las trazas de una construcción romana. Una semana después, tras más de 50 inmersiones y por el tamaño de las ruinas (1.5 Has), se supo que correspondía a una ciudad, PALMATIA. Alguien recordó que Plinio el Viejo (siglo I d.c.) mencionaba un pueblo en la zona, pero no indicaba nombre ni ubicación. ¡Podría ser PALMATIA!

Los expertos de la Junta consideraron que el hallazgo era de suma importancia (alguien dijo que incluso superior a Segóbriga) y que había que realizar una excavación con todas las garantías y cuanto antes. Pero resultaba imprescindible vaciar el pantano completamente. ¡Y ahí surgió el problema!

El embalse de Pálmaces es competencia de la Confederación Hidrográfica del Tajo, que consultada al respecto se negó tajantemente, a pesar de los poderosos argumentos (y presiones) de La Junta: importancia histórica, creación de puestos de trabajo, centro de atracción turística, desarrollo de la comarca, …El agua es un bien escaso y no se puede despilfarrarse, fue su respuesta.

Dicen que siguen en conversaciones, mientras los vecinos se posicionan, unos a favor y otros en contra. Los ayuntamientos afectados (que no se han enterado mucho del suceso, ya que no se ha divulgado) no se pronuncian; en su inocencia pretenden rebajar la tensión entre los vecinos. Nosotros desde este blog lo contamos pero sin tomar partido. Así siempre seremos inocentes de lo que pueda venir después.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Palmatia, ¿ciudad romana de la Sierra Norte de Guadalajara?

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares

Hormigas de leyenda

J.A. Ranz Yubero y J.R. Lopez de los Mozos en su libro “Despoblados de Guadalajara”  presentan un inventario exhaustivo de pueblos abandonados para siempre (despoblados), aunque algunos fueron re-fundados en las cercanías del anterior (Palancares, La Mierla). Según cuentan los autores, sus territorios pasaban al pueblo más cercano o al Rey, que los vendía al pueblo vecino o lo regalaba al noble correspondiente. Del núcleo urbano apenas quedan ruinas, y de algunos, iglesias (el obispado se empeñaba en mantener el culto) que hoy son ermitas de un pueblo cercano (Virgen del Puente en Miedes de Atienza).

161130-hormigas-de-leyendaHemos contado que en la memoria colectiva de algunos pueblos ha quedado que el abandono del lugar se debió a hechos mágicos: envenenamiento de sus habitantes (Navazuela), invasión de hormigas que lo destruyen todo (Canrayao),… De estas hablaremos, de las hormigas de leyenda.

Nadie explica como eran las hormigas ó como llegaron al pueblo; solo que eran muy voraces y no había forma de detenerlas. Destruían casa, plantas, animales…asolándolo todo en muy pocos días. Lo llamativo es que la leyenda se repite en lugares tan distantes de la Sierra Norte (más de 80 kms) como Puebla de Valles (Canrayao) y Miedes de Atienza (poblado de la ermita de la Virgen del Puente).

Lar-ami

Comentarios desactivados en Hormigas de leyenda

Archivado bajo Costumbres, Mundo rural