Archivo de la etiqueta: cuentos

La niña de las estrellas

Aquella noche la familia estaba descansando en la torre de Puebla de Valles. Eramos muchos: mis abuelos, caballeros jubilados, su hijo mi padre, que sigue en activo pero poco, Dante que además de mi hermano es mi escudero… Y yo, el caballero Victor, que siempre estaba buscando aventuras, como corresponde a nuestra época.

Cortesía El mañana

Hacia la medianoche vimos un resplandor en la dehesa. Nos armamos de valor y aunque la noche estaba oscura, acudimos a ver que era. Un agujero en el suelo, dos personas de pie mirando el fondo y alli una niñita de unos meses. Cuando nos acercamos, se dieron la vuelta y vimos que iban vestidos de forma extraña, como de otra época. Con cuidado, y por que no decirlo, con cierto miedo les preguntamos quienes eran. Dijeron que venían del futuro y nos contaron su historia.

Eran de un planeta lejano, XZ970, al que habian emigrado sus antepasados desde la Tierra hacia varios siglos. Su planeta se moría y ellos habian decidido volver a sus orígenes. La máquina del tiempo debió confundir la fecha y ahora estaban aquí, en la Tierra, pero en una época diferente, ya que hablaban de cosas muy raras. Les acogimos en casa aquella noche y les dimos de cenar.

Cortesia kokoro20

Al dia siguiente, nos explicaron que debian volver a su planeta para intentarlo de nuevo y regresar a la época correcta, que según dijeron era el año 2.098. Pero la máquina se habia estropeado en el aterrizaje y aunque intentarían arreglarla, las posibilidades de conseguirlo eran escasas. Nos pidieron que nos quedasemos con la niña hasta que pudieran volver a por ella. Al mediodia despegaron y desde entonces no sabemos de ellos.

A la niña todo el mundo le llamaba Valentina, pero nosotros sabemos que es la niña de las estrellas y es nuestra hija querida. Cuando cumplió 18 años le explicamos su historia, se rió mucho y dijo que el cuento le habia encantado. Prometió contárselo a sus hijos, … cuando los tuviera.


Victor Martin, 10 años (contribución al Maratón de los Cuentos de Guadalajara, que comienza el viernes 14)

Comentarios desactivados en La niña de las estrellas

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

Prófugo inocente

El tío Julián será recordado en Puebla de Valles por su bonhomía, sentido del humor y como digno hijo de El Gallo (personaje de leyenda que creció como único varón de la casa, rodeado de mujeres; de ahi su apodo). Pero hay una curiosa historia que pocos conocen y de la que Julián fue protagonista involuntario.

Corrían los tiempos más duros de las posguerra (años 40´s), cuando las familias serranas luchaban por sobrevivir, siendo especialmente duro en los hogares donde escaseaban los hombres. Como en casa de Julían, donde el padre tenía una edad avanzada y èl era unico hijo varón, el sostén de la familia. En estos casos el Estado los dispensaba de la mili.

Por eso cuando convocaron a los quintos del año y Julián no fue citado, a nadie le extrañó. Ni siquiera al afectado, que salía al campo al alba y regresaba con la noche bien puesta. Los meses fueron pasando y cierto día se presentó la pareja de la Guardia civil en el Ayuntamiento con un escrito donde se indicaba que su vecino Vicente Casarrubios era “prófugo” y estaba en “búsqueda y captura”, … por no presentarse a cumplir sus obligaciones militares con la patria.

El recordado Dionisio, secretario del ayuntamiento mostró su extrañeza y se comprometió a aclararlo. Revisó el registro de los quintos y lo cotejó con los mozos del lugar. Ahi aparecio el nombre de Julián Casarrubios, con la misma dirección y familia que Vicente, de lo que se concluyó que ambos nombres correspondían al mismo mozo.

Costó dios y ayudas (del alcalde, el médico, el cura, …) que el ejército reconociera el error. Conseguido, se realizaron las oportunas gestiones y en unos meses Julián pasó de prófugo a librarse de la mili. Ahora que nos ha dejado es el momento de contarlo, tal y como él lo contó (entre risas) a la hora del aperitivo en el Calicanto. Descansa en paz, amigo.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Prófugo inocente

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Rincones de la Sierra Norte

¡Soy un adicto! (cuento de Navidad)

Lo confieso  ¡Soy un adicto!  Me gusta tanto que no puedo dejarlo. ¡El culpable es mi abuelo!  Aquel dia, tenía yo 7 años, el abuelo me sentó en la cocina y me dijo muy serio: Esto te va a gustar. Lo dijo con misterio, como casi siempre que estábamos solos. Lo puso en la mesa, sacó un cuchillo y empezó a partirlo. Tenía una forma rara, negro por una punta, marrón por un lado y blanco por el otro. Me impresionó, pero no me atreví a preguntar.

Fue cortando trozos alargados, de forma geométrica, a los que daba toques con el cuchillo. Como si los estuviera adornando. Cuando tuvo varios, el abuelo dijo: Toma, prueba a ver si te gusta. Lo que me dió mezclaba blanco y marrón casi por igual. Estaba muy bueno; sentí cosquilleos en la boca y la nariz y quería pedirle más.

  • ¿Que tal?
  • Me encanta abuelo, pero me gusta más lo marrón. ¿No podrías quitar lo blanco?
  • ¡Pero si es lo mejor!
  • Pero lo puedes quitar, ¿o no?

Claro que si, ¡el abuelo siempre podía! Y me volvió a dar, esta vez solo marrón … y estaba de rechupete. … Desde entonces, cada vez que iba a verle le preguntaba abuelo ¿tienes? El abuelo siempre tenía. Cuando era él quien venía a verme, me traía una bolsita. Y asi durante años … hasta convertirme en un adicto … Un jamón-adicto … de pata negra.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en ¡Soy un adicto! (cuento de Navidad)

Archivado bajo Actualidad

Venenos que matan a un pueblo

A partir del siglo XIV y hasta finales del XIX, se produjo el abandono de numerosos lugares en la Sierra Norte de Guadalajara (> 50), llamados Despoblados. Entre las posibles razones: epidemias de peste, el avance de la Reconquista que ofrecía mejores condiciones a los colonos en las nuevas tierras, el auge de La Mesta que creó poblados de temporada que se abandonaban, agotamiento de recursos, …

Arroyo y despoblado de Navazuelas

Como un despoblado en la vecindad era un desprestigio, la tradición creó leyendas que lo explicaban. Similares, aunque estén a 80 kms de distancia: “el pueblo desapareció tras una boda, a la que estuvo invitado todo el mundo menos una vieja (bruja). Resentida, envenenó el vino metiendo una salamanquesa en la tinaja y todos murieron, desapareciendo el poblado para siempre”.

Algunas variantes cambian “vieja por pastor”, “bruja por enamorado”, otras “tinaja por caldero” e incluso “vino por chocolate”. Otras intercambian “salamanquesa por planta venenosa” y “casualidad por intencionalidad”. Se pueden combinar a capricho y seguro que es aplicable en algún despoblado.

Otra leyenda más sofisticada cuenta que “de pronto apareció una plaga de hormigas gigantes y muy voraces que lo devoraban todo, incluido ganado y madera, por lo que tuvieron que marcharse del pueblo para siempre. Las hormigas desaparecieron con las misma velocidad y sin explicación”.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Venenos que matan a un pueblo

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Rincones de Guadalajara

Puebla de Valles, donde habitan los cuentos

Cuando bajo la cuesta de la carretera GU-195 apareció Puebla de Valles, escondido en el fondo del valle como un pueblo de postal, supe que este era mi sitio. Y con el tiempo descubrí que este era un lugar mágico, donde habitan los cuentos.

La casa de Blancanieves en medio del bosque, los trolls petrificados que vigilan la ribera, el río donde lava su pelo la xana, las huellas de los dinosaurios en cárcavas y barrancos, … conforman un paisaje que me enamora, lleno de contrastes y de color.

Estos son algunos de los argumentos que me atan a esta Sierra Norte de Guadalajara. Cuando conoces esta tierra, no es  fácil olvidarla.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Puebla de Valles, donde habitan los cuentos

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

La torruca de mando

Unos serranos, (Joaquín de CR Valdicimbrio y Jorge de Pizarras Palero; gracias amigos), me han remitido dos fotos que acompañaban una historia poco conocida de la Sierra Norte. En la Loma de las Llanadas del pueblo de Cantalojas hay una curiosa torre conocida como “la torruca de mando”.

Durante la guerra (in)civil aterrizaban aquí avionetas y por eso le llamaron campo de aviación. En el vértice geodésico había una piedra con un agujero en el centro donde se colocaba una bandera, (como si de un campo de golf se tratara), a modo de señal para los pilotos. Era la peña de la bandera.

Pero la torruca de mando aún no existía. Fue construida a finales de los años 50, cuando se realizó la repoblación con pinos, como torre de vigilancia contra los incendios y el ganado (para que no se comiera los plantones y pinos jóvenes, bajo pena de multa). Cuando los pinos crecieron desapareció esta función.

El vigilante era Armando, que vivía en la torre y desde ella ejercía su trabajo. Sembraba huerto a orillas del río Zarzas, donde también tenía una casilla, a la que bajaba con frecuencia andando. De ahí que la torre fuera conocida como la torruca de Armando, que con el paso de los años deformó el nombre hasta la “torruca de mando”.

Su estado actual deja que desear…si se pretende que se mantenga en pié. Lamentablemente la cruz de cuarzo sobre el dintel (como protección ante los malos espíritus) ya cayó y desapareció. ¡Y había que decirlo!

Lar-ami

Comentarios desactivados en La torruca de mando

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

El lobo hechicero de la Sierra Norte

A veces la búsqueda en Internet depara sorpresas maravillosas. Como este cuento de tradición oral de Robledo de Corpes, recogido por el etnólogo y músico D. José Antonio Alonso en 1.988. Sea este un breve resumen, que obviamente carece del encanto del original (merece la pena leer las explicaciones del maestro).

Un hombre era lobo-hechicero, pero no lo sabían en su familia ni en Robledo. Un día fue la mujer a llevarle la comida a la Casacaida donde estaba labrando, pero cuando pasaba por el Alto Millarejo, salió un lobo que la atacó a mordiscos, desgarrándole ropa y medias. Cuando pudo librarse, fue en busca del marido.

  • ¿Cómo has tardado tanto en venir?
  • ¡Ay si vieras lo que me ha pasado! Me ha salido un lobo y mira como me ha dejado. Pero anda come.
  • No tengo muchas ganas.

Cuando el hombre se puso a comer, la mujer le vio entre los dientes los hilos de sus medias. Entonces corrió hacia al pueblo y el hombre tras ella. Pero se dirigió a la iglesia en busca del cura, al que pidió confesión. El cura se la negó, diciendo: No confieso yo a lobos”. Y según parece al hombre le mataron.

José Antonio explica que se han recogido versiones en el País Vasco; añado yo que este cuento podría haber llegado a Robledo con la repoblación de los siglos XII y XIII. La tradición describe la presencia de lobos en la Sierra Norte desde siempre; hubo un tiempo en que desaparecieron … pero han vuelto …

Lar-ami

Comentarios desactivados en El lobo hechicero de la Sierra Norte

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Mundo rural

Lecturas serranas para Semana Santa

A los que vienen esta Semana Santa, a quienes vendrán en breve y a los amigos de la Sierra Norte les proponemos que se ambienten con estas leyendas serranas:

Esta es una selección de 15 leyendas, elegidas a vuela pluma, pero hay otras muchas (hemos sumado más de 100). Algún día verán la luz en forma de libro. ¡Que las disfruten!

Lar-ami

Comentarios desactivados en Lecturas serranas para Semana Santa

Archivado bajo Actualidad, Fiestas y eventos, Mundo rural, Paisajes y lugares de la Sierra Norte

De leyendas está la Sierra Norte llena

de-leyenda-1Hemos contado muchas, pero quedan bastantes más por contar, como estas. En Campillo de Ranas es famoso el roble hueco situado cerca del cruce. Cuentan que antaño las mujeres metían la cabeza de los recién nacidos en el hueco del árbol para que la fuerza de la Tierra penetrara en él y le protegiera de todo mal. Dicen que desde que se abandonó esta costumbre en los años sesenta, la oquedad se ha ido cerrando. Así me lo contó Alicia.

Pinilla y Torremocha de Jadraque, también son conocidas por Pinilla y Torremocha de las Monjas porque en ambos lugares las hubo. En Pinilla existió un monasterio (hoy en ruinas) de la orden del Cister, fundado en el siglo XIII, que luego pasó a la orden de Calatrava. Y en Torremocha hubo un convento que dependía del primero. Entre ambos pueblos hay otra relación, menos conocida, que cuenta el colectivo Musgaño (gracias):

de-leyenda-2Dicen que la abadesa de Pinilla ordenó el traslado del Cristo del convento de Torremocha a su monasterio. Asi se hizo y un torremochano, indignado por el hecho, entró de noche en el monasterio de Pinilla, cargó sobre sus espaldas el Cristo (más de 100 kgs) y lo devolvió a su lugar de origen.

Cuentan que averiguado el suceso, se reunieron religiosas y vecinos  para buscar una solución aceptada por todos. Dicen que acordaron que el Cristo permaneciera en Torremocha, pero debían compensar a los vecinos de Pinilla con un verraco. Cuentan que desde entonces a los de Torremocha se les conoce como “robacristos”  y a los de Pinilla como “verraquetes”.

¿Y aún me preguntas por qué la Sierra Norte es un paraíso?

Lar-ami

Comentarios desactivados en De leyendas está la Sierra Norte llena

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Rincones de Guadalajara

¿Un cuento? Te lo escribo

170130-escribo-1Eso de “escribir cuentos a medida”… No lo veo…  Quizás convenga recordar que grandes escritores del Siglo de Oro realizaron muchas obras por encargo y/o bajo la protección de un noble señor; El Quijote sirve de ejemplo.

O que durante los siglos XIX, XX y XXI los cuentos y artículos de prensa, de escritores muy reconocidos (Pérez Galdós, García Márquez) eran y son de encargo. No es mi intención compararme con ellos (me falta talla, talento, conocimiento, ingenio,…y otras muchas cosas).

Solo pretendía poner de manifiesto que hoy, igual que antes, es posible encargar un cuento; falta encontrar a alguien con cierto oficio que quiera escribirlo. La diferencia es que ahora para ser mecenas nos es necesario ser noble ni señor; basta con ser un alma sensible que quiera sorprender a otra alma sensible, con un  original y bonito regalo… porque es único.

170130-escribo-2La casa que protejo y guardo apuesta firmemente por la narración oral y por la escritura. Dentro de este esquema, ha establecido la escritura de cuentos por encargo para nuestros clientes. Una breve charla sobre tema,  circunstancias y persona a la que va dirigido puede ser suficiente para crear un cuento sencillo que emocione a quien lo reciba.

Otra actividad novedosa (creemos que es la primera vez que se ofrece en la Sierra Norte, incluso en el Turismo rural) no exenta de riesgo (no a todos nos gustan los mismos cuentos). La experiencia de Lar-ami y de Paco Martín como autor-contador de cuentos nos da mucha confianza.

Turismo rural, escritura a medida, tradición oral y taller de escritura… una mezcla diferente que nos ilusiona.

Lar-ami

Comentarios desactivados en ¿Un cuento? Te lo escribo

Archivado bajo Actualidad, Fiestas y eventos