Archivo de la etiqueta: Alpedrete

Arrieros, pescadores y molineros en el Catastro de la Ensenada

En el siglo XVIII, las caballerías eran el medio de transporte habitual en un entorno en el que escaseaban los carriles y predominaban los caminos de herradura. Los labradores tenían sus propios animales de carga y algunos también ejercían de arrieros (a tiempo parcial). Como en Muriel, donde había tres que ganaban 200 reales/año cada uno. 140324 ARRIEROS

Pero también los había que se dedicaban solo a este oficio. En Alpedrete, el pueblo tenía contratados a 2 arrieros a los que pagaba 400 y 500 reales al año por “viajes de utilidad al municipio”. En Valdepeñas el arriero obtenía, con 1 macho y 1 borrico, 1.500 resales al año.

No había  pescadores en el Jarama, quizás porque el Monasterio de Bonaval lo tenía acotado y arrendado de pesca en su territorio. En el río Sorbe se criaban truchas, barbos, anguilas blancas y bogas. Había un pescador en Muriel (ganaba 600 reales/año) y dos en Beleña, que ganaban entre ambos una cantidad similar. Este pueblo declara su puente árabe, declarando que no renta nada.

El oficio de molinero tenía un cierto prestigio, además de ingresos. En Beleña sacaba 100 ducados/año, en Muriel 1.100 reales y en Tamajon un real  cada día del año, una vez  pagada la renta.

 Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

Tabernas y mesones en el Catastro de la Ensenada

Todos los pueblos de La Ribera producían vino, generalmente para consumo propio; quizás por eso en algunos no había taberna (Tortuero, Puebla de Beleña, Valdesotos).Pero al igual que la almazara y la fragua, la taberna era lugar de reunión de los hombres (las mujeres lo hacían en el lavadero).140319 taberna

Esta labor social justifica que el local fuese propiedad del municipio y arrendado a bajo precio  (60 reales año en Muriel  y 100 en Alpedrete). Salvo excepciones, su volumen de negocio era escaso y su rentabilidad mínima  (300 reales/año en Puebla de Valles). Por eso compartían local y tendero con otro negocio. 

En Tamajon  la taberna debía ser rentable (junto a la tienda de pescado daba 1.800 reales/año).  La taberna de Valdepeñas pertenecía al pueblo, estaba arrendada por 1.100 reales//año y daba de beneficio 500 reales; el tabernero también ejercía de carnicero. Solo los núcleos importantes, como cabeceras de comarca, tenían mesón; eran pequeños y de escasa rentabilidad (160 reales//año en Tamajón).  En Valdepeñas había un  mesón de la villa, arrendado en 113 reales/año que regula  (da de beneficio) 550 reales.

 Lar-ami

Comentarios desactivados en Tabernas y mesones en el Catastro de la Ensenada

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

Profesiones liberales en el Catastro de la Ensenada

En el siglo XVIII no existía este concepto, pero de alguna debemos agrupar los oficios de La Ribera que no pueden encuadrarse en propietarios, religiosos o sanitarios, pero que tenían un estatus parecido.

El escribano (fiel de fechos) recogía en actas  lo relativo al municipio que debiera comunicarse a instancias superiores; por ello se valoraba más que tuviera buena letra que una gramática correcta. A veces el escribano atendía a pueblos vecinos (cobrando), como el de Valdepeñas que subía a Alpedrete.  En Puebla de Valles lo pagaba el ayuntamiento ((2.200 reales/año), mientras que en Tamajón debía completar sus ingresos comprando lanas finas para comerciantes de Madrid.140307 liberales

En Tamajón había un “mercader de paños, lienzos, sedas y demás zarandajas que vende al por mayor, con capital suyo y ajeno, y obtiene ganancias de  2.160 reales/año.  También compraba lanas por cuenta de un mayorista de Madrid, obteniendo un beneficio estimado de 600 reales/año.

Un caso peculiar es Alpedrete, donde había recaudadores de impuestos y así se menciona en el Catastro de la Ensenada: los diezmos de menudos estaban arrendados a un vecino del pueblo y el diezmo de corderos a una persona de Valdepeñas.

 Lar-ami

Comentarios desactivados en Profesiones liberales en el Catastro de la Ensenada

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

La sanidad en el siglo XVIII

Gracias al Catastro del Marqués de la Ensenada sabemos como era la sanidad en el siglo XVIII en los pueblos  de La Ribera.  Una comarca que superaba los 2.500 habitantes, dispersos en 13 núcleos, de los que solo Valdepeñas y Tamajon superaban los quinientos.

La asistencia básica la prestaba el cirujano (en La Mierla se le denominaba barbero sangrador) y solía haber  en cada aldea (Puebla de Beleña). En otros se desplazaba desde el pueblo vecino: SacedoncilloMuriel se atendían desde Tamajón.  Sus ingresos eran escasos: Simón Gómez  recibía 650 reales de Puebla de Valles y 400 más de Valdesotos. El cirujano de Valdepeñas ingresaba 1.800 reales y su mancebo 180; quizás porque también atendían Alpedrete.  140227 sanidad siglo XVIII

Solo había médico en Tamajón,  que atendía a pueblos en un radio de 20 kms (hasta Majaelrayo y Valverde de los Arroyos). Cuidaba de los monjes del Monasterio de Bonaval por 300 reales/año y, en una especie de iguala,  de algunos vecinos de Puebla de Valles. Sus ingresos superaban los 3.200 reales.

Hospital habia en Tamajón, con 2 camas y una renta de 77 reales, y en Valdepeñas, que atendía a los pobres de paso y tenía 40 reales de renta. Los boticarios de Valdepeñas y Tamajón atendían los pueblos vecinos; su nivel de ingresos oscilaba entre los 2.500 y 3.000 reales.

 Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

Alcalá de Henares

Quizás por cercanía (solo nos separan 40 kms), la ciudad complutense y La Ribera  siempre han mantenido una estrecha relación:

Calle Mayor

Calle Mayor

  • La granja de San Agustín, un despoblado del término de Alpedrete de la Sierra, perteneció a la Universidad de Alcalá de Henares. Así lo indica el Diccionario Madoz en 1.852.
  • La fachada de la Universidad, del siglo XVI, está realizada en piedra de Tamajón
  • Parece ser que el divino Vallés, médico de Felipe II, tuvo tierras por la comarca, origen de la confusión acerca de nuestro Puebla de Valles (ó de Vallés).
  • Algunos estudiantes de la Universidad de Alcalá pasaban sus vacaciones en el Monasterio de Bonaval en el siglo XVII.
  • Según el Archivo histórico nacional, la Universidad de Alcalá formó en los siglos XVIII y XIX a muchos estudiantes de esta tierra.

    140123 Alcala 1

    Entrada al garaje

  • La presa de Beleña proporciona agua a esta ciudad milenaria.
  • Profesores de la Universidad de Alcalá han descubierto y estudiado múltiples yacimientos prehistóricos en la zona.

Cada semana recibimos muchos visitantes de Alcalá de Henares que vienen a disfrutar de nuestra naturaleza, auténtica y salvaje. También somos muchos los ribereños que nos acercamos a Alcalá a disfrutar de su historia, su arte y su patrimonio.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Alcalá de Henares

Archivado bajo Actualidad

Misión pedagógica en Alpedrete

Según cuenta Francisco Alfredo Pérez en su artículo de Wad-al-Hayara,  el acta de la Misión Pedagógica recoge que el 20 febrero un grupo de misioneros de Valdepeñas  “se desplazaron a Alpedrete de la Sierra,  un pueblecito pequeño y pobre de pastores,  siguiendo un mal camino de herradura (ya perdido).Allí hay una escuelita mixta, sórdida y húmeda,  dirigida por una maestra. Desconocían por completo el cine y el gramófono; fue para ellos una revelación. En la primera sesión hubo escasa concurrencia y solo de niños pequeños; los mayores estaban lejos guardando los rebaños. A la segunda, ya de noche, el local resulto incapaz para la gente que lo desbordaba por puertas y ventanas.

140108 mision AlpedreteA esta sesión trajeron sobre una mula a  un joven paralítico,  dotado de un fino e inculto gusto musical, condenado a una quietud perpetua en el molino (se refiere al del arroyo Reduvia). Nunca había visto  un gramófono y lo escuchaba con lágrimas de alegría. Su padre había sido el más popular dulzainero de la comarca y en su honor se puso un disco de dulzainas castellanas.”

Al terminar la sesión se dejó una biblioteca con unos 100 libros con todas las ramas del conocimiento que gestionaría la maestra. Los libros estaban embalados en cajas, con papel para forrarlos, instrucciones para su uso y talonarios para el servicio de lectura/préstamo a los vecinos. Al día siguiente, domingo, la gente de Alpedrete y de núcleos vecinos (Tortuero, …)  bajaron en masa a Valdepeñas para despedir a la misión y obligaron a realizar  varias sesiones no programadas.

 Lar-ami

6 comentarios

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

La importancia de la miel en el siglo XVIII

Los datos del Catastro dela Ensenada resultan reveladores de la importancia de la miel: se piden datos del número de colmenas, de sus propietarios (con nombre y apellidos) y cuantas unidades tiene cada uno. (Esta información resulta muy valiosa para cotejarla con el padrón actual y comprobar la antigüedad de estas familias en el municipio).

La Ribera poseía en esta época más de 1.200 colmenas. Cada pueblo tenía las suyas, y su número oscilaba entre las 50 de Tortuero y las 269 de Beleña de Sorbe. Alpedrete, La Mierla, Muriel, Puebla de Valles y Tamajón superaban ampliamente las 100 unidades. 130819 importancia miel

Si bien había gente que se dedicaban al negocio de la miel (con más de 50 colmenas), casi todos los vecinos  tenían sus colmenas para consumo propio (miel y cera). Como sustitutivo del azúcar, que llegó a esta comarca hasta finales del siglo XIX, y para preparar arrope y aguamiel.

Los rendimientos declarados, como casi siempre, son muy dispares: entre los 1,5 reales de Muriel y los 6 reales de Puebla de Valles.  Se nos ocurre que puede deberse la productividad (Puebla de Valles daba hasta 6 kgs de miel por colmena) y a que se contaba ó no la cera (generalmente era para uso propio y/o se regalaba a la iglesia).

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

Cultivos en La Ribera en el siglo XVIII

La información que proporciona el Catastro de la Ensenada sobre cultivos es muy valiosa: desde un croquis del término, su superficie en fanegas (3.105 mts aprox.), distribución (en tierra de sembradura, regadío, dehesa, monte hueco, matorrales, …), incluso por besanas y calidad de la tierra. Posiblemente, estos datos solo interesen a nivel local, pero merece la pena resaltar algunos:

  • No se declaran tierras de regadío en Alpedrete, Puebla de Beleña y Valdesotos; hoy si las hay. De escasa superficie (8 fanegas en Valdepeñas), en ellas se cultivaban hortalizas.
  • Se sembraba fundamentalmente trigo, cebada, avena, centeno, heno, … lo que denota que era tierra ganadera, como atestigua la importancia que le dan a las bellotas.
  • En Beleña, Muriel, Tamajon también se producían garbanzos. En Almiruete cáñamo y café (???).Cultivos siglo XVIII
  • Los frutales estaban dispersos por el término, aprovechando huecos. Los mas habituales eran: guindos, ciruelos, perales, higueras, nogales, almendros,…
  • En las orillas de barrancos y arroyos había olmedas, álamos blancos, sauces y sargas. Unos años antes el rey había ordenado  la plantación de álamos negros.
  • Montes huecos (de encinas, robles, quejigos, …) se explotaban para la corta de leña y el carboneo, con un rendimiento más que aceptable (hasta 12 reales por fanega y año).
  • Abundaban los olivos (80 fanegas en Puebla de Valles; ninguna en Almiruete), generalmente dispersos y/o en pequeñas parcelas.
  • Las viñas estaban ubicadas en parcelas de buen tamaño, aprovechando terrenos de secano y/o cerros. Era un cultivo importante, que en Puebla de Valles ocupaba 600 fanegas y 900 en Valdepeñas.

 Una curiosidad más: en Puebla de Beleña a las preguntas  6 y 7 (árboles del término y donde estaban situados), no responden porque dicen que “no las entienden”.

 Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Rincones de la Sierra Norte