Archivo de la etiqueta: aache ediciones

El Señorío de Tamajon y el conde de Mélito

A mediados del siglo XVI, este Señorío pasó al II Conde de Mélito, D. Diego Hurtado de Mendoza y de la Cerda, nieto del Gran Cardenal Mendoza. El origen del título no deja de ser curioso, según explica el historiador J.L. Garcia de Paz en el libro “Los Mendoza y el mundo renacentista”.

130305 Cardenal MendozaEl Cardenal Mendoza tenía 32 años y ya era obispo de Calahorra cuando conoció a Doña Mencía de Lemos (1.460). Años después se amancebaron y tuvieron dos hijos, Rodrigo Díaz de Vivar en 1.468 y Diego Hurtado de Mendoza en 1.470. Un año después recibió al futuro Papa Borgia en España y le agasajó lo suficiente como para que en 1.473 consiguiera el título de Cardenal.

En 1.476 y por los servicios prestados,  Isabel la Católica legitima a sus hijos, lo que fue muy importante para sus descendientes. El hijo mayor, Rodrigo, sería I Marques de Cenete.130305 mendoza

Diego Hurtado de Mendoza, participó en la guerra de Granada y luego sirvió a las órdenes del Gran Capitán en  todas campañas de Italia. Se destacó en la toma de Mélito (villa próxima a Nápoles) por lo que en 1.506 se le concedió el título de conde de Mélito.

Se casó con Ana de la Cerda, nieta del IV Duque de Medinaceli, y fueron padres de un nuevo Diego Hurtado de Mendoza, II conde de Mélito,  más tarde Señor de Tamajón.

Lar-ami

4 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

Del primer Mendoza en Guadalajara …

130220 del primer mendoza…, Gonzalo Yañez de Mendoza ya hemos hablado, pero no le hemos dado importancia a su matrimonio en 1.340 con Doña Juana de Orozco. Lo fue por lo mucho que supuso para el futuro de la familia Mendoza. Un excelente artículo de J. L.  García de Paz, del libro “Los Mendoza y el mundo renacentista”, lo explica:

  • La familia Mendoza sirvió al reino de Navarra hasta 1.332, cuando, junto a otros Señores de Álava  (los cofrades: Ayala, Guevara, …) se declararon vasallos de Alfonso XI de Castilla.
  • El matrimonio de Gonzalo con Juana supuso una sólida alianza con la familia Orozco, muy poderosa en Castilla y muy rica: Señoríos de Hita, Buitrago, Escamillas y Cogolludo.
  • El hijo de ambos, Pedro González de Mendoza, se casó con una hermana del Canciller Ayala. Lo que supuso una nueva alianza con otra poderosa familia: los Ayala.
  • Este Mendoza  apoyó al rey Pedro I en la guerra civil con su hermano, Enrique de Trastámara. Pero en 1.366 las familias Orozco, Ayala y Mendoza cambiaron de bando por la crueldad del rey.
  • En la batalla de Nájera (1.367), murió su tío Iñigo López de Orozco. Pedro González de Mendoza pidió y obtuvo del rey  Enrique I los bienes de los Orozco, incluidas las villas de Buitrago e Hita.
  • También obtuvo Robregordo y Somosierra, controlando el paso de la Meseta  hacia el sur, vital para los rebaños de la Mesta y el comercio, aumentando su riqueza.

Así empezó a forjarse el poder de la familia Mendoza, impresionante durante los siglos XV y XVI. La nieta del Señor de Beleña, Juana de Orozco,  fue el primer escalón.

Lar-ami

5 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

Otra leyenda de Canrayao

Este mágico lugar, Canrayao,  no deja de sorprendernos. El maestro  José Ramón López de los Mozos nos ha hecho llegar la leyenda, “Bodas de Canrayao”,  que recogió el gran etnógrafo D. Sinforiano García Sanz en el periódico Nueva Alcarria en su edición del 25 de mayo de 1.968.

Esta trágica leyenda, donde un pastor envenena y mata a todo el pueblo en el banquete de bodas de la hija del rico del pueblo, por despecho,  está recogida en el libro “Puebla de Valles, usos, costumbres, cuentos y leyendas” publicado en 2.006 por AACHE ediciones.  Pero la versión de Sinforiano, recogida 50 años antes, aporta variaciones que la hacen más hermosa:

  • El veneno procedía de las salamanquesas que el pastor fue recogiendo durantes semanas.
  • El mozo era el hijo del rico del pueblo, mientas la novia era pobre.
  • Moza y pastor se amaban desde niños
  • El pastor coge el cadáver de la novia y juntos se arroja a un pozo.
  • La campana de la iglesia tocó a muerto de forma continua hasta que se descubrió el horrendo crimen, y siguió así hasta que los cadáveres recibieron sepultura.
  • Mientras la espadaña de la iglesia estuvo en pié, cada año y el mismo día de la boda, la campana tocaba a muerto en honor a los difuntos.

La fuente y los cimientos de casas/corrales han quedado como testigos de esta leyenda que circula en diferentes versiones.

Lar-ami

4 comentarios

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

Los puentes del Sorbe

José Enrique Asenjo en su libro “Puentes de Guadalajara”  menciona  puentes del Sorbe, entre ellos el de Beleña y el puente del  Culebro, pero se olvida de los  puentes importantes de La Ribera.

El puente de Beleña fue reparado en 1.863, ya que su altura  desde el suelo al agua (20 mts), la escasa anchura (3 mts) y la ausencia de pretiles  habían provocado accidentes de personas y ganado con resultado de muerte. Camino de herradura y no de carruajes, ante el escaso tránsito se desiste de construir camino y puente nuevo.  Se refuerza la bóveda, se repara firme y se construyen pretiles de mampostería con mortero.

Del puente del Culebro, en la carretera CM-1004 aporta pocos datos. La tradición dice que aquí hubo puente desde siempre por ser paso natural entre dos villas importantes, Uceda y Cogolludo; en su pretil hay una fecha, 1.920.

José Enrique cuenta que fue destruido en la Guerra Civil y reconstruido en 1.940, según proyecto del ingeniero Emilio Pérez Losada. Fue preciso un puente provisional de madera y el coste de la obra fue  41.308,96 pts.  Cuando se hizo el Canal de Beleña para llevar el agua al Corredor del Henares, las tuberías se pasaron por él, desviando la carretera y construyendo un puente nuevo. Hoy es un excelente mirador.

Lar-ami

6 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

Los puentes de Muriel

Un libro publicado en 2.006, del ingeniero José Enrique Asenjo Rodríguez,“Puentes de la provincia de Guadalajara”, aporta datos curiosos de los puentes del Sorbe en La Ribera. Esto cuenta de los puentes de Muriel, en el camino que unía Cogolludo con Tamajón.

  • Un proyecto de 1.803 del arquitecto D. Mateo Vicente contemplaba un puente de tres pilares unidos en arco y 14 pies de ancho (3,4 metros). No se sabe si se terminó.
  • En 1.866 ya estaba en ruinas y la Diputación de Guadalajara comenzó su reconstrucción,  sin tocar los arcos. Se aprovecharon los pilares y se tendió el suelo con vigas y traviesas de madera.
  • Según publicó el periódico local “La Crónica” el 24 de marzo de 1.897, se construyó un puente de fábrica en el mismo lugar.
  • Un decreto de febrero de 1.916 convirtió el camino en carretera. Para aprovechar el puente, se eliminaron pretiles y se sustituyeron por barandillas (para conseguir ancho de 4 mts). Fue destruido en la guerra civil y sus ruinas aún son visibles a pocos metros del actual.
  • La construcción del puente sobre la carretera GU-143 comenzó en agosto de 1.955, según proyecto de José Fernando Labrada. Se terminó en 1.958, aunque las pruebas de carga no se hicieron hasta octubre de 1.960, abriéndose al tráfico poco después.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Los puentes de Muriel

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Abandono de los campos

Antaño los campos bullían en el mes de julio: la siega, el acarreo, la trilla, las eras, el ganado paciendo por la noche y los pastores con ellos,, … Los segadores dormían en el rastrojo para mejor aprovechar el tiempo, los mozos bajaban al anochecer al río a remojarse, el agua corría por las acequias, … Ahora están en silencio, abandonados. Solo se oye el murmullo de los grillos y el croar de las ranas.

En los pueblos, las gentes de La Ribera salían a la puerta de casa a tomar el fresco y pegar la hebra con los vecinos, los chiquillos corrían las calles arriba y abajo llenando la noche de vida, en las plazas los jóvenes alegraban la noche…  Ya no hay ganado, ni segadores, ni trilla, ni era, ni mozos, ni gentes en las puertas, …

La estampa de nuestros campos en julio es una cosechadora, a lo lejos, en medio de una nube de polvo, acequias derruidas y arados abandonados. ¡Menos mal que nos quedan los huertos y la tertulia!

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Costumbres y tradiciones, Rincones de la Sierra Norte

El primer Mendoza en Guadalajara

Puente de Beleña, foto de Layna Serrano, año 1.933

La familia Mendoza dirigió los destinos de Guadalajara y su provincia durante cuatrocientos años, desde el siglo XIV hasta el XVIII. Su historia es muy conocida gracias al cronista D. Francisco Layna Serrano, que publicó un libro imprescindible y delicioso, Guadalajara y sus Mendozas.

El maestro aporta datos muy interesantes. A modo de ejemplo, el primer Mendoza que se afinca en Guadalajara (en el céntrico barrio de Santiago) lo hace por amor a  Doña Juana de Orozco,  oriunda de Beleña de Sorbe y heredera de la muy rica familia Orozco.

Don Gonzalo Yáñez de Mendoza, montero mayor de Alfonso XI, se casa con la nieta del Señor de Beleña, Juan Fernández Valdes. Dado que el rey-autor del Libro de la Montería, murió en 1.350, la llegada del primer Mendoza a la ciudad se sitúa en la primera mitad del siglo XIV.

Otra curiosidad histórica de La Ribera.

Lar-ami

Comentarios desactivados en El primer Mendoza en Guadalajara

Archivado bajo Rincones de la Sierra Norte

La casa de placer de Beleña

Los cronistas cuentan que a orillas del río Sorbe había una casa de placer para clérigos y nobles, propiedad del Señor de Beleña, tolerada (y protegida) por la iglesia. Dicen que fue destruida en la primera mitad del siglo XVI  durante uno de los episodios del Pleito de Beleña (lo contaremos otro día). Hemos encontrado en el “Archivo Histórico Nacional”  esta referencia del 15 de julio de 1.589:

“Traslado de carta de privilegio de Felipe II a favor de Francisco de Zúñiga por la que le concede de un juro de 20.000 maravedíes de renta anual situado sobre las alcabalas de la ciudad de Guadalajara y de las localidades de Chiloeches, Peñalver y Alhóndiga (en la misma provincia), juro obtenido en 1.528 por permuta entre Bernardino Suárez de Mendoza, [II] conde de La Coruña, y Pedro Meléndez de Zúñiga, quien entregó a cambio tierra, fortaleza, y casa de placer que poseía en Beleña (Guadalajara)”.

La revista La Urraca comenta que algunos mayores situaban la casa de placer en “El Picacho” (a unos 400 metros al oeste del castillo), y que se comunicaban por un pasadizo secreto. En el mismo lugar dicen que vivía no hace mucho tiempo  la “Tía Picacha”, mujer de un hombre desterrado a Beleña por el rey. Desconocemos que hay de cierto en esto, pero en el lugar se vislumbran restos de una casa.

Lar-ami

Comentarios desactivados en La casa de placer de Beleña

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

La belleza de El Vado

El Vado es en sí un paraje bello, donde el Jarama se abre en dos y más tarde se encañona para irse en busca de la vega de Bonaval. Rodeados de pinos y chopos, con el Ocejón y la iglesia de Santa María del Vado en el fondo norte, el paisaje transmite paz.

Pero al observador que visita El Vado por primera vez le sorprende la existencia de dos muros, separados por un túnel en curva (una curiosidad más), que parecen de épocas diferentes.

La realidad es que se construyeron en los años cincuenta, si bien la falsa se inició cuando se bramaba “por el imperio hacia Dios” y el muro oriental años después, en plena fiebre de pantanos (el NO-DO abría cada semana con la inauguración de una presa por el Generalísimo).

La falsa presa contiene elementos de gran belleza que le dan un aspecto peculiar:  los dragones, la galería porticada superior de ladrillo y ventanales, los sillares contrapeados de las esquinas, las barandillas construidas de ladrillo y revocadas,  las antorchas imperiales, los monolitos del puente esculpidos en caliza (incluido el dedicado al Arcipreste de Hita escrito en castellano antiguo), ….

Lar-ami

4 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

El Divino Vallés

El pasado 10 de mayo EL PAIS hablaba del hallazgo de una urna de plomo con los restos del “Divino Vallés”, médico de Felipe II,  en una iglesia de Alcalá de Henares.   

Y nos ha parecido una excelente oportunidad para contar otra curiosidad de La Ribera: todavía aparece en webs, documentos y mapas (algunos oficiales) con la “é”  acentuada Puebla de Valles, relacionando esta villa con el doctor. El municipio ha sido conocido como la Puebla de los Valles (censo de los millones), Billa de los Valles (siglo XVII), La Puebla de Uceda (Edad Media y siglo XVIII), … pero nunca tuvo acento en la “e”.

Manuel Sanz Iruela, co-autor del libro “Puebla de Valles, usos, costumbres, cuentos y leyendas” y alcalde que fue del pueblo, descubrió que el error había surgido del Diccionario Geográfico (Enciclopedia) Espasa-Calpe. Aunque el fallo resulta inexplicable por lo cuidada de la edición, debemos considerar que:

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte