Archivo de la categoría: Rincones de la Sierra Norte

Castillo y murallas de Atienza

De sillajero y origen musulmán, entre los siglos IX y XI el castillo cambió de manos varias veces: Alfonso II, Sancho Carcía, Almanzor, Alfonso VI, … El Cid lo bautizó como “Peña mui fuert” según su Cantar. En el siglo XV la conquistaron los navarros y la recuperó para Castilla D. Alvaro de Luna, tras una cruenta batalla que destruyó villa y castillo.

A partir de estos hechos, perdió su valor como fortaleza y tuvo varios usos: cárcel para nobles discolos, alojamiento del rey Felipe V, … Fue saqueado por los franceses en la Guerra de Independencia y sufrió la guerra (in)civil, acelerando su deterioro hasta su estado actual. Conserva una bella estampa sobre la peña que domina la villa, que la iluminación nocturna realza.

El castillo tenia 4 plantas y dos murallas. La interior protegía la piedra sobre la que se levanta la torre (aquí estaba la alcazaba árabe) y el recinto interior; solo queda en pie un tramo. La exterior protegía el patio de armas e iba desde la Torre del homenaje, de un piso con chimenea y terraza, hasta las torres de la entrada de las que solo quedan las bases.

De aqui arrancaban las murallas de la villa, construidas por Alfonso VI (de las que se conservan las puertas de La Nevera, Arrebatacapas y de la Guerra, los arcos de la Virgen y la Escuela Vieja) que fue ampliada con una segunda muralla por Alfonso VII (puertas de Antequera y de la Salida).

El recinto interior mide 130 mts x 30 mts x 12 mts de alto; la entrada era un arco con torre cuadrada a cada lado. Dos aljibes para recoger agua de lluvia y dos escaleras empotradas en los muros completaban el conjunto; la entrada era la ventana sobre la puerta. Unos túneles, hoy tapados, comunicaban el castillo con las iglesias de Santa Maria del Rey, la Trinidad y San Salvador.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Castillo y murallas de Atienza

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

D. Miguel de Unamuno

En 1.931, el insigne filósofo y ensayista andaba enredado en politica. Habia sido elegido concejal de Salamanca en las filas de la coalición republicano-socialista, siendo el encargado de proclamar la Republica en esta ciudad el 14 de abril. De su obra, como genuino representante de la generación del 98, ya se han ocupado los expertos.

De su estancia en la Sierra Norte de Guadalajara lo ha hecho el maestro Tomás Gismera en un magnífico artículo en Nueva Alcarria, del que entresacamos los datos más interesantes. Su amistad con el alcalde de Guadalajara (Marcelino Martín) y el concejal Miguel Bargalló, unida a su curiosidad intelectual, le trajeron a recorrer el camino del Campeador, como años antes hiciera su colega D. Ramon Menéndez Pidal.

En Guadalajara fue recibido y saludado por destacados militantes socialistas, que a la sazón gobernaban la ciudad. Al dia siguiente, 30 de agosto, a primera hora D. Miguel y sus amigos salieron camino de Atienza, donde llegaron en 3-4 horas después, donde se les unió el alcalde de la villa Gregorio Gallego.

Junto a otras personalidades atencinas, que hicieron de guía por la villa, marcharon a Miedes que visiatron. Desde alli continuaron su recorrido hacia Gormaz mientras sus amigos atencinos regresaban a su pueblo. Unos dias despuñes. El 4 de septiembre, D. Miguel publicaba un artículo en el periódio El Sol, relatando su viaje “… a restregarme el alma en la desnudez ascética de la vieja Castilla reconquistadora, la del Cid, Guadalajara, Atienza, … nombres que son tierras que resuenan a este romance castellano …”


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara

Comentarios desactivados en D. Miguel de Unamuno

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Bosques blancos en la Sierra Norte de Guadalajara

Este espectáculo se celebra cada primavera desde el siglo XVIII, cuando los Borbones ordenaron que las orillas de ríos y arroyos fueran reforestadas con álamos blancos y negros, fresnos, sauces, alisos, chopos, … aunque este año por el maldito Covid19 nos lo estemos perdiendo.

En la Sierra Norte el chopo temblon brota a finales de febrero, florece en abril y se desprende de sus semillas en mayo, en forma de pelusas que el viento trata de dispersar, y que consigue a medias.

Los suelos de las choperas se visten de blanco, con una capa de varios centímetros que se levantan al paso del caminante, se pegan a la ropa y dificultan la respiracion. Si se tiene algún tipo de alergia, no es recomendable pasear por ellas. Pero si te lo puedes permitir, hazlo … porque estas imágenes no se olvidan.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Bosques blancos en la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

El castillo de Guijosa

La imagen de este castillo impresiona, si bien apenas quedan el cascarón exterior y la torre del homenaje, recientemente reconstruida. D. Íñigo López de Orozco, lo mandó edificar en el siglo XIV (ya era Señor de Tamajón) y luego pasó a los Duques de Medinaceli, Señores de Cogolludo, que lo utilizaron como plaza fuerte para albergar alcaides y servidores, pero nunca lo habitaron.

Tiene planta cuadrada, con foso y torreones cilíndridos en las esquinas. Cornisas voladas y almenas en punta sobre la muralla, con matacán y adarve en cada lado, a los que se accedía por una escalera desde el patio. La puerta principal, con arco de medio punto y escudos de D. Íñigo, está semitapada por una casa. Ahora el acceso es a través de una puerta en el muro.

Los torreones forman chaflán en cada esquina del patio interior, montados sobre dos piedras cruzadas en su punto medio, formando escuadra. En el patio la torre del homenaje, cuadrada y muy hermosa, con entrada a la altura del primer piso; estancias, chimeneas y escaleras completaban el conjunto, pero de ellas no se conserva nada. Hoy es de propiedad privada.

La tradición cuenta que Doña Beatriz, hija de la amante de Alfonso X el Sabio y luego reina de Portugal, fue señora de Guijosa. Y que luego pasó a manos del Infante D. Juan Manuel (Señor de Galve), …pero las crónicas no han dejado constancia … Durante la Edad Media, los nombres se repiten en la Sierra Norte de Guadalajara


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en El castillo de Guijosa

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Ortega y Gasset en la Sierra Norte de Guadalajara

Nacido en 1.883, este filósofo y ensayista madrileño de la generación del 14 (Manuel Azaña, Gregorio Marañon, Ramón Pérez de Ayala,…), se crió en un ambiente culto y refinado. Se doctoró en Madrid y amplió estudios en varias Universidades alemanas; Catedrático de Metafisica en la Universidad Complutense en 1.910, pronto adquirió un gran prestigio.

A finales del siglo XIX pasó algunos veranos en la finca campiñera de su tío en Fuentelahiguera de Albatages. Pero es Sigüenza la villa con a que trabó una estrecha relación, ya que sus padres solían descansar en la ciudad mitrada. Su matrimonio con Rosa Spottorno (1.910) reforzó esta relación. Sus suegros tambien descansan en la villa y ese verano, D. José preparó la oposición a la cátedra de Metafísica. Viaja por la Sierra y del castillo del Cid en Jadraque dijo que “estaba en el cerro más perfecto del mundo”.

En el 1913, Ortega y Gasset vuelve a Sigüenza con su esposa y su primer hijo, alojándose, como años atrás, en la calle San Roque, cerca de las Tres Cruces. Asistían con frecuencia a la tertulia política y literaria de la Alameda, a la que acudían personalidades locales (se dice que la Sra Cabezuelo le regaló la pluma con la que escribio su obra cumbre,La rebelión de las masas”) y el Conde de Romanones.

Sigúenza y la figura de El Doncel aparecen con frecuencia en sus artículos; compara estas tierras serranas con “los hombros de un gigante”. En 1911 escribe en El Imparcial el artículo “Arte de este mundo y del otro”, en el que toma como ejemplo la catedral de Sigüenza y la hermana con el Cantar del Mío Cid, como hijos de la espiritualidad del Románico.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Ortega y Gasset en la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

El castillo de Jadraque

Situada sobre el cerro más perfecto del mundo, la primitiva alcazaba (siglos IX-X) no era más que un castillejo de la Marca Media. La suerte de la villa y del castillo cambiaron en el último tercio del siglo XV, cuando pasó a manos de D. Pedro González de Mendoza, más tarde todopoderoso Cardenal.

El castillo actual fue construido por el Cardenal Mendoza, con más aires de palacio renancentista que de castillo. Por ello carece de saeteras y foso, y tiene troneras en los muros para el uso de cañones. De forma rectangular adaptado al terreno, con 100 mts de lado, sus muros de mamposteria están recubiertos por sillares calizos.

Cuatro torres cilindricas y una cuadrada que se comunicaban por terrazas y adarves almenados, a los que se accedía por la escalera empotrada en el muro. En el patio de armas aljibes de origen árabe para el agua de lluvia asi como almacenes subterráneos para víveres y municiones, que servían de refugio en caso de ataque. Junto al patio se levantaba la fortaleza, en la que vivían sirvientes y la guardia.

A la muerte del Cardenal, pasó a manos de su primogénito, llamado Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza (de ahi el nombre Castillo del Cid) por real gracia de Isabel la Católica. Rodrigo lo hizo su residencia a partir de 1.506. Lo adaptó y embelleció con todo el boato y buen gusto de la familia Mendoza (Palacio del Infantado y el de Cogolludo son bellos ejemplos). Las habitaciones se repartían en dos pisos, donde vivían los Señores y sus invitados, dotadas de una gran luminosidad a través de un bonito claustro.

El castillo fue abandonado a su suerte a finales del siglo XIX, puesto a la venta y adquirido por el pueblo en 1.889 por la simbólica cantidad de 300 pesetas. Reconstruido mediante aportaciones públicas, privadas y hacenderas, hoy es visitable y ha recuperado su aspecto majestuoso.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara

Comentarios desactivados en El castillo de Jadraque

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

D. Pio Baroja en la Sierra Norte de Guadalajara

Médico de formación, se instaló en Madrid en 1.898, frecuentando tertulias literarias y pronto empezó a publicar artículos en revistas y periódicos. En 1.900 sacó su primer libro, Vidas Sombrías, que atrajo la atención de críticos y escritores reconocidos. Formó junto a Azorin y Maeztu el grupo de los tres y más tarde la Generación del 98.

Su obra es muy extensa: más de 60 novelas, decenas de cuentos, novelas cortas, libros de viajes, ensayos, biografías, … Su estilo natural y espóntaneo conectaba muy bien con el lector, al describir situaciones de la vida real. Conoció en una tertulia a Portela Valladares, entonces Registrador de la Propiedad en Cogolludo y Presidente del Gobierno en 1.936.

Trabaron buena relación y como viajero empedernido, aprovechaba cualquier ocasión para conocer nuevos lugares, que luego reflejaba en su obra. En algunos de los viajes relámpago que hacia Portela a su Registro de la Propiedad en Cogolludo, D. Pio le acompañó (al menos en 2) como reconoce en sus memorias. … y plasma en “La Mala Hierba” publicada en 1.904.

Fueron a Cogolludo y la baronesa se llevó un gran chasco … la casa alquilada estaba en un extremo del pueblo, era grande con una puerta azul, 3 ventanas chicas al camino y un corral en la parte de atrás…¡Y qué pueblo! ¡Esto es tan seco, tan árido!”

Está documentada su presencia en Atienza (reconocible en algunos pasajes de La Nave de los locos) y  sabemos que algún viaje se prolongó hasta Sigüenza.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en D. Pio Baroja en la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

Toros en Cogolludo

Cortesia JL Perez Arribas

La primera referencia de los toros en Cogolludo, y posiblemente en la Sierra Norte de Guadalajara, data de 1.546. En las “Ordenanzas Municipales” se dice: ”Primeramente que la persona en quien se rrematare la carniçería …………sea obligado a dar doze ducados a el conçejo de esta villa o a sus mayordomos para el toro de señor san rroque”. Los toros se popularizaron en el siglo XVI en las villas importantes.

En Cogolludo, las corridas se celebraban en la Plaza Mayor; el Duque de Medinaceli y acompañantes la veían desde el balcón del cuarto rico. Hay constancia de 5 corridas, según nos cuenta el maestro JL Perez Arribas. En la de 1.563 se mataron 2 toros, siendo “la carne de uno para los pobres de la villa, como era costumbre”. La de 1.573 tuvo trágicas consecuencias, como indica la leyenda de la Cruz de piedra.

Cortesia JL Perez Arribas

Al principio se celebraban el dia de San Roque, pero se fue extendiendo a otras fechas festivas como el Corpus, Virgen de los Remedios, Santiago, Virgen del Rosario, … a partir de 1.606, cada vez que el Duque de Medinaceli venía a su palacio y/o quería obsequiar a sus ilustres visitantes, como el obispo de Sigüenza.

Desde entonces, y salvo el lapsus de la guerra (in)civil, las corridas no faltaron ningún año durante las fiestas patronales en honor de Nª Sª de los Remedios. Por Cogolludo ha pasado lo más granado de las figuras del toreo de la época: Victoriano de la Serna, Andrés Vázquez, Efraín Girón, Antoñete y Victoriano Valencia, … Y la tradición continua.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en Toros en Cogolludo

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

D. Benito Pérez Galdós en la Sierra Norte de Guadalajara

Cuando D. Benito llegó por primera vez a Madrid (año 1.862), quiso la fortuna que se alojara en una pensión de la calle Abada, regentada por Jerónimo y su esposa Melitona Mula, natural de Bujalaro. En 1.884 su buen amigo Ortega Munilla se retiró a Jadraque para recuperarse de un accidente y le escribió invitándoles a pasar unos días con él, como así sucedió.

A comienzos del siglo XX, dos mozas de Atienza (la tia-abuela y la abuela del maestro Tomás Gismera) entraron de criadas en su casa y Galdós viajó a este pueblo por unos días, alojándose en la casa de los bisabuelos de Tomás. D. Benito pasó por Sigüenza como periodista, siguiendo al General Serrano en su viaje a Zaragoza. De esta relaciones surgieron acciones y lugares de la Sierra Norte de Guadalajara que el escritor incluyó en sus obras. Sean estas las más significativas del insigne escritor de la generación del 98, según recogió Nueva Alcarria en un excelente articulo.

  • La Fontana de Oro(1867-1868): aquí aparece el primer pueblo citado por D. Benito, Sigüenza.
  • Juan Martin El Empecinado, Episodio Nacional escrito en 1.874, narra las peripecias de este guerrillero y su partida por tierras de Majaelrayo, Atienza, Cogolludo, Jadraque, Tamajón, …
  • El Grande Oriente, Episodio Nacional de 1.876, narra las peripecias del Cura de Tamajón
  • En las tormentas del 48 (1.902) hace una excelente descripción de Sigüenza y sus lugares más emblemáticos.
  • En el Episodio Nacional Narváez , de 1.902, se hace referencia a la villa de Atienza y a su Caballada.
  • El caballero encantado (1.909) describe el deambular del Marqués de Mudarra por varios pueblos de la Sierra.

Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en D. Benito Pérez Galdós en la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

El castillo de Galve de Sorbe

Fue fundado en el siglo X por el general Galib ben Amril, comandante supremo de los ejércitos del Califa Abderraman III, dentro de “La Marca Media” , linea defensiva musulmana. Esta fue tierra de frontera y aquí libró múltiples batallas con los reyes de Castilla. Conquistada en el siglo XI, el lugar fue repoblado y se integró en el Común de las Tierras de Atienza.

En el siglo XIV pasó a manos del Infante D. Juan Manuel, que sobre esta fortaleza levantó el castillo primitivo. Tras su enfrentamiento con Alfonso XI, las tierras de Galve pasaron a la corona y el castillo derribado. Luego el rey donó el Señorío a D. Iñigo López de Orozco y en un siglo después pasó a la familia Zúñiga, los constructores del castillo actual.

En el siglo XVI pasó a los Mendoza, donde se mantuvo dos siglos… Hasta su paso a la Casa de Alba, que lo cedió al Estado … dada su ruima, tras la voladura durante la tercera Guerra Carlista. Adquirido por un particular, en publica subasta en 1.973, consolidó sus ruinas y reconstruyó lienzos de la muralla, y poco más…hasta que cayó en el abandono.

Cortesía Henares al dia

De planta trapezoidal y muros de 1,5 mts, con patio de armas con aljibe, torre del homenaje, torres cuadradas y semicirculares que jalonan la muralla donde abundan aspilleras y matacanes. El escudo de los Zúñiga, y la canteria embellecen el cubo del lateral sudeste. En el interior una gran chimenea, bóveda esquifada en la planta superior y detalles ornamentales.

Un proceso de restauración, impulsado por los vecinos de Galve tras años de lucha, y con el apoyo de la Junta de Castilla La Mancha, trata de poner en valor esta joya del siglo XV.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en El castillo de Galve de Sorbe

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte