Un serrano auténtico

Germán nació y vivio siempre en la Sierra Norte, dedicando su vida al cuidado de los montes y de sus gentes. Por vocación y por principios. Su bonhomía, su predisposición a compartir experiencias y conocimientos, su charla amena, … conforman un personaje único y muy querido.

Desde su incorporación al Patrimonio Forestal del Estado en 1.959, como guarda forestal, hasta su jubilación a comienzos del siglo XXI, ha llevado un diario con lo más interesante de cada jornada. Fue testigo y actor de hechos relevante en la comarca, como el proceso de reforestación.

Cortesía de Germán

Comenzó en Jócar, donde en 1.959 se formalizó un consorcio para repoblar unas 1.000 Has en el valle del Arroyo Hocibia, que afectaba a los términos de Semillas, Fraguas, Santotis y Jócar. Los trabajos fueron realizados por vecinos de estas poblaciones, que acudían andando al tajo; hubo hasta 169 obreros que cobraban 45 pesetas por una jornada de 8 horas. Germán iba cada día en bicicleta (luego en moto) a vigilar y pagar los jornales a las cuadrillas.

Esto supuso una importante inyección económica para la zona. Sirva como anécdota que una señora mayor lloraba al recibir la paga de los hombres de la casa “porque nunca había visto tantos duros juntos”. Otra anciana decía que gracias a este trabajo “comían pan blanco”. De alguna forma, de reforestación retrasó el proceso de despoblamiento en la Sierra Norte, que fue especialmente cruel.

German es historia viva de los últimos 60 añosde la Sierra. Un pozo de sabiduría al que nos asomamos quienes amamos esta comarca. Y una magnifica persona que me honra con su amistad. Sea este mi pequeño homenaje a un serrano auténtico.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

2 Respuestas a “Un serrano auténtico

  1. Rafael Serrada

    Tiene mucha razón en todo lo que dice. Germán es un ejemplo de bonhomía. Para mi ha sido un honor compartir con él trabajos y alegres y tristes jornadas. Gracias German.

    Me gusta