¡Viva La Internacional!

El papel llegó a la península con los árabes, pero su fabricación no se extendió hasta el siglo XVII, gracias a la política proteccionista del Estado; en 1.650, llegó a la Sierra Norte de Guadalajara. El primer molino, a orillas del Bornova en Somolinos, estuvo en uso hasta principios del siglo XIX, cuando fue reconvertido.

Pero la fábrica de papel más importante fue Los Heros, situada a orillas del rio Dulce. Su fama procedía del molino de papel fino por su alto nivel de calidad, gracias a expertos papeleros venidos de fuera. En 1.868 el Banco de España le contrató la fabricación de papel moneda, siendo la primera vez que se hacía en el país. A ello se dedicó, casi en exclusividad, hasta finales de 1.902.

La estructura del complejo respondía al esquema fabril clásico, con viviendas para trabajadores foráneos y capilla, además de las instalaciones industriales. Albergaba oficiales papeleros, algunos de ellos con su familia y llegó a tener 70 de habitantes (“Caserío Los Heros”); los trabajadores no cualificados procedian de Aragosa y La Cabrera, distantes media hora.

Los papeleros forasteros impulsaron, a principios de enero de 1.874, la creación de una sección de la I Internacional (fundada por Carlos Marx en 1.864). Su vida fue breve, al igual que le ocurrió en España. El General Serrano decretó su disolución el 10 de enero de 1.874, pero siguió funcionando en la clandestinidad. Las crónicas no mencionan que pasó con la Sección de Los Heros, pero quedó para la Historia y por eso la recordamos.

Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en ¡Viva La Internacional!

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

Los comentarios están cerrados.