El castillo y la muralla de Cogolludo

Desde su posición privilegiada, el castillo vigila el paso de la Sierra a la Campiña; de origen árabe, formó parte de la Marca Media, línea defensiva de los musulmanes en los siglos IX y XI. La torre del Homenaje del Castillo o “torre de la Campana” tienen este origen. Fue conquistado en 1.086 por Alfonso VI.

Cortesia JL Perez Arribas

El castillo es citado por primera vez en 1.176, cuando el rey Alfonso VIII lo dona, junto a otras propiedades a la recién creada Orden de Calatarava, que lo mantuvo en su poder 200 años. Hacia 1.200 construyeron la primera muralla de la villa, de la que no queda nada. Solo se conoce el trazado, según nos cuenta el maestro Juan Luis Pérez Arribas.

En 1.377 el Señorio volvió a la corona por permuta con la Orden por otras posesiones; el rey luego lo donó a Doña Aldonza de Mendoza como dote. Al morir sin descendencia, su presunto heredero, D. Diego Manrique se apoderó de dineros y del castillo de Cogolludo. El Marqués de Santillana, hemanastro de Doña Aldonza, sitió la villa y solo la intervención del rey Juan II evitó el conflicto, volviendo el Señorío a la corona.

El rey lo cedió en 1.438 a D. Fernando Álvarez de Toledo, quien lo permutó con el III conde de Medinaceli, Así fue como el castillo, tras algunas reformas, se convirtió en su residencia, donde murio confinado años después. Cogolludo pasó a la casa de Medinaceli, donde permaneció hasta 1.811, cuando se abolieron los Señoríos. La historia del castillo no termina aquí, pero lo contaremos mañana.


Lar-ami, gerente de CR La Vereda de Puebla, entre cárcavas y olivos milenarios. Todo sobre Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo Rural y Paisajes y Lugares de la Sierra Norte de Guadalajara.

Comentarios desactivados en El castillo y la muralla de Cogolludo

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

Los comentarios están cerrados.