Las andanzas del cura de Tamajón (en Tamajón)

Un libro del historiador Aurelio García López titulado “Matías Vinuesa, cura de Tamajón, héroe de la religión y del trono” aporta datos que arrojan cierta luz sobre la vida de este ambicioso y extraño personaje.

Consiguió el curato de Tamajón el 24 de febrero de 1.804 y poco después se instaló con su familia en la calle Nueva nº 31, desde entonces conocida como la casa del curato. Si bien su estancia de 7 años en Tamajón no ha dejado huella palpable, ha paseado el nombre del pueblo por la Historia y la literatura (de la mano de D. Benito Pérez Galdós).

Nada se sabe de sus primeros años en la parroquia. Con el levantamiento contra los franceses se crearon partidas de guerrilleros, muchas lideradas por religiosos (hasta 101 hay contabilizadas) que aprovechaban la cercanía con la gente y el púlpito para adoctrinar a los vecinos contra el invasor. La Junta Superior de Guadalajara y Siguenza, fundada el 12 de agosto de 1.808 tenía como objetivo coordinar estas partidas.

Matías Vinuesa fue uno de ellos. Su partida llegó a tener 24 hombres, con al menos 10 a caballo. Entre sus hazañas mas renombradas (por el mismo) figura el apresamiento de la partida de Velasco (con 10 armados hombres a caballo), un guerrillero que hacia la guerra por su cuenta y de otros ladrones, así como la requisa de documentación a franceses. También tuvo dos batallas victorias cerca de Alcalá y en Buitrago (puestas en duda por los historiadores).

El cura de Tamajón, con su partida se puso a disposición de la Junta el 20 de diciembre, que le comisionó para recaudar impuesto y abastecer a la tropas. Unos meses después (12 octubre 1.809) le comisionaron para el alistamiento de mozos. En ambos cargos tuvo éxito reconocido. No tanto en la gestión de las cuentas del Monasterio de Bonaval que empezó a administrar en marzo de 1.810 (fue denunciado por el prior po robo y latrocinio).

Se negó a entregar sus hombres a El Empecinado y le difamó; al tiempo se enfrentó a la Junta. A mediados de 1.811 le obligaron a dejar sus ocupaciones guerrilleras por orden expresa del Gobernador. Vuelto a la parroquia de Tamajón y acosado por los franceses, abandonó el pueblo en octubre. En noviembre fue cesado en el curato. Su estancia había durado 7 años.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Las andanzas del cura de Tamajón (en Tamajón)

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Los comentarios están cerrados.