Los judas en la Sierra Norte de Guadalajara

Según el maestro J.R. López de los Mozos este es un rito de purificación colectiva; tiene lugar el domingo de Resurrección, después de la procesión del encuentro. La construcción del judas, con ropa vieja rellena con paja y serrín, para luego quemarlo simboliza los odios reprimidos de los que nos queremos desprender a través del fuego.

Antaño hubo judas en muchos lugares de la Sierra Norte, pero hoy sólo sobreviven en unos pocos, aunque algunos han perdido autenticidad. En Bocígano se construyen dos muñecos, La Paca y el Judas, que arden en la plaza; los mozos cogen ramas de la hoguera y persiguen a los vecinos. En Valverde de los Arroyos el judas se hace, se cuelga en la plaza y luego se quema.

En Zarzuela de Jadraque se construye un judas gigante que queman en la era. Al judas en Cogolludo se le llama “pelele” y lo hacen las mujeres. Juegan al corro en la plaza, con el pelele en medio y le cantan coplillas (pelele traidor, nadie te queremos; pelele canalla, hoy te quemaremos). Los mozos tratan de quitárselos para ponerles letreros, atributos obscenos o tirarlo al pilón; pero a la tarde acaba en el fuego.

Sigüenza realiza un judas por cada barrio, que compiten por conseguir el más ruidoso poniendo en su interior petardos y cohetes. Después de la quema se ofrece un desayuno, chocolate o sardinas fritas (curiosa costumbre, de la que desconocemos el origen).

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Costumbres, Fiestas, Mundo rural

2 Respuestas a “Los judas en la Sierra Norte de Guadalajara

  1. Carlos Tamajon

    Muy interesante el origen lingüístico del término “pelele”. En Cuba es ampliamente utilizado para catalogar a indeseables sociales.

    Me gusta