Lo que no se cuenta de Sigüenza

La ciudad mitrada es por derecho propio el segundo destino turístico de Castilla La Mancha. Los argumentos para atraer visitantes son muchos y muy conocidos, gracias a una política continuada de inversiones en promoción turística, de la que siempre ha carecido la Sierra Norte.

Durante siglos Sigüenza  fue la ciudad más importante de la provincia y en algún momento disputó la capitalidad (aún conserva la religiosa). Con 4.960 habitantes, su densidad de población (12,8 habs/km) triplica la densidad de la sierra (3,7). Su término municipal ha ido creciendo (387 Kms) por efectos de la despoblación, ya que fue agregando lugares vecinos cuando estos ya no se sostenían solos:

  • A mediados del siglo XIX se unió Barbatona
  • En el censo de 1.960 aparecen agregados Riosalido, Torre de Valdealmendras y Villacorza
  • Hacia 1970 se unieron Alboreca, Alcuñeza, Atance, Carabias, Guijosa, Imón, Moratilla de Henares, Olmedillas, Palazuelos, Pelegrina, Pozancos y Riba de Santiuste.
  • El resto, hasta completar 28 pedanías, lo fueron años después.

Además de territorio, estas pedanías han aportado y aportan una importante actividad económica, ya que la mayoría de los servicios al ciudadano están aquí: centro médico 24 horas, farmacias, notaría, bancos, cajeros, tiendas, supermercados, talleres mecánicos, gasolinera, bares, restaurantes, alojamiento, …

También suman un patrimonio histórico, cultural, de naturaleza, … interesante y diverso, que no siempre han sido reconocidos y puestos en valor como correspondería. Hablaremos de ellos en próximas entradas.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Lo que no se cuenta de Sigüenza

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Paisajes y lugares

Los comentarios están cerrados.