Romanillos de Atienza

El Camino del Cid y la ruta de la lana  atraviesan este pequeño pueblo (48 habitantes de derecho) de la Sierra Norte de Guadalajara. Su nombre puede deberse a la existencia de un poblado romano en las cercanías, ya que la calzada romana (de Segontia a Tiermes) pasa por su término.

161129-romanillos-1161129-romanillos-2El lugar fue repoblado tras la Reconquista (siglo XI) y pronto se integró en el Común de Atienza. En el siglo XII se construyó la iglesia románica de San Andrés, que conserva del original la galería porticada, algunos capiteles (excepcional el de las dos aves enfrentada), la portada, el ábside y la pila bautismal. Sufrió fuertes modificaciones y añadidos en los XVI y XVIII.

161129-romanillos-4161129-romanillos-3Situado a  1.100 mts de altitud en el valle del río Cañamares, a los pies de la Sierra del Bulejo, el casco urbano de Romanillos de Atienza presenta una fisonomía propia donde predomina la piedra rosa de sus casas señoriales de sillares y sillarejo; algunas de fachada están decoradas con figuras geométricas en el frontis.

161129-romanillos-5Romanillos de Atienza fue un pueblo rico en el pasado, que vivía del cultivo de cereales y de la ganadería y que, como otros muchos pueblos serranos, fue muy castigado por la despoblación de los años sesenta. Hoy languidece de lunes a viernes, hasta la llegada de los hijos la tierra que vienen el fin de semana.

Una vez más hablamos de un precioso pueblo con suficientes encantos para atraer visitantes y traer vida. Y si no vienen, los responsables somos los serranos, que no hemos sabido divulgarlo. ¡Mea culpa!

 Lar-ami

Comentarios desactivados en Romanillos de Atienza

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Los comentarios están cerrados.