Los saladares de la Sierra Norte de Guadalajara

De saladares y salinas se la Sierra Norte se ha escrito mucho y bien. El maestro Tomás Gismera con sus Salinas de Atienza y la profesora Katia Hueso con Sal en el salero son una excelente una muestra. A pesar de ello se ha divulgado poco y se conoce menos.

En el periodo Triásico, hace 200 millones de años la cuenca del Río Salado estaba bajo el Mar de Tethys, que sufrió sucesivas evaporaciones e inundaciones hasta quedar seco, dejando una costra de sal.  Por eso el agua de veneros, arroyos y fuentes de la zona tienen un fuerte contenido salino, llegando a salmuera en algunos manantiales, lo que dio lugar a su explotación y surgieron las salinas.

160929-saladarEsto genera paisajes singulares (los saladares) con una flora rara a esta altitud y muy frágil; resulta muy visible cerca las salinas, donde destaca la evolución de las plantas conforme se acercan a los manantiales de salmuera.  Son parajes abiertos, rodeados de cultivos de secano y con poca población donde abundan las aves esteparias (avutardas, avefrías)

La singularidad de estos parajes, su fragilidad y belleza, han requerido su protección como Microreserva de la Cuenca del Río Salado, estando incluida en la europea Red Natura 2000. ¡Parajes singulares que bien merecen una visita!

Lar-ami

Comentarios desactivados en Los saladares de la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Los comentarios están cerrados.