Las lágrimas de la mora del Altorey

Cuentan que en la “cueva del aceite”, cercana a la cumbre del Altorey, vivía una joven mora que cada noche bajaba a beber a la Fuentetablá (fuente situada en la cara sur de la montaña y que nunca se seca). En verano acudían a esta sierra los cabreros con sus rebaños. Entre ellos destacaba por su hermosura un joven pastor, del que la mora estaba enamorada y se sentía correspondida.

Un pastor entrado en años, rico por su casa y del que se decía que era brujo, la requería de amores sin que la moza le hiciera caso. Cierta noche, cuando la mora bajaba a la Fuentetablá, el ricachón intentó violarla. La chica se defendió y pidió auxilio, acudiendo en su ayuda el joven pastor que con su garrota ahuyentó al agresor.

160819 lagrimas moraDespechado y temeroso de que la mora contase su delito, el brujo subió de madrugada a la cueva y maldijo a la joven mientras dormía, convirtiéndola en roca que pegó al techo para que nadie tocase su cuerpo. Desde entonces la moza llora su pena por el amado y sus lágrimas caen del techo en forma de gotas de agua, que según dicen, saben a sal.  

Cuentan que la noche de San Juan en el techo de la cueva se ve reflejada la imagen de la mora dormida. Y dicen quienes han entrado esa  noche que tuvieron la sensación de no estar solos. Esta preciosa leyenda está recogida por Pedro Vacas en el  nº 39 de Cuadernos de Etnología.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Las lágrimas de la mora del Altorey

Archivado bajo Actualidad, Fiestas, Paisajes y lugares

Los comentarios están cerrados.