La ermita del Altorey

Esta montaña sagrada (ya lo era para los celtíberos) domina la parte central de la Sierra Norte de Guadalajara  (1.858 mts altitud) y los pueblos de la Arquitectura Dorada. En lo más alto está su ermita, de cuyos orígenes se tienen muchas teorías y pocas certezas.

Una de ellas cuenta que a finales del siglo XII un grupo de frailes de los Canónigos Regulares de San Agustín la construyeron inicialmente para su uso en los meses del verano, si bien algún (os) monje(s) pasaban aquí algunos días de invierno, que por estos lares son muy duros. La primera constancia escrita figura en las Relaciones Topográficas de Felipe II.160810 ermita Altorey

Respecto al edificio, contratistas y paisanos que han participado en obras de la ermita y alrededores, afirman que a poca profundidad encontraron piedras labradas, y en la cara sur trozos de teja árabe. Por ello se cree que inicialmente la ermita pudo ser  un pequeño habitáculo para refugio de los monjes y luego fue ampliada.

Pero de ello nada queda, debido a la reconstrucción posterior que tuvo lugar en 1.785, fecha que figura en la puerta de la ermita, y a la que se debe su aspecto actual (salvo los añadidos de los últimos años que en nada la favorecen).  Para los serranos es un lugar sagrado, lleno de devoción que se palpa en su romería (primer sábado de Septiembre) y preñado de leyendas, que contaremos en próximas entradas.

Lar-ami

Comentarios desactivados en La ermita del Altorey

Archivado bajo Actualidad, Rincones de Guadalajara

Los comentarios están cerrados.