Fábrica de vidrio de Tamajón: la leyenda

Aunque se abandonó hacia 1.863, aquí no acabó la leyenda de la fábrica de vidrio. Algunos agalloneros (vecinos de Tamajón) afirman que oyeron la historia de sus abuelos, que a su vez lo escucharon de sus padres y ofrecen datos (difíciles de comprobar) para reafirmar que es historia y no leyenda.

151027 Leyenda vidrio 1A finales del siglo XIX, las minas de plata de Hiendelancina y la fábrica La Constante (a 40 kms) estaban en su máximo esplendor mientras España y Tamajón afrontaban (otra vez) su decadencia. Proliferaron los talleres de falsificación de moneda, especialmente de los duros de plata (los llamados duros sevillanos) que daban grandes beneficios. Tres vecinos, con acceso a la fábrica de vidrio, a la plata y a la metalurgia decidieron dedicarse a este negocio.

Al principio compraban la plata y, con los troqueles adecuados, fabricaban duros de plata pura (al 100%), de excelente calidad y perfección. El beneficio por unidad apenas llegaba a las 2 pesetas por duro, y eso sin contar la mano de obra. Por ello decidieron comprar el mineral (que se perdía en las minas) para obtener ellos mismo el metal y bajaron la proporción de plata (hay quien dice que los hicieron de plomo con una capa de plata). La rentabilidad subió, pero aumentaron los riesgos.

151027 leyenda vidrio 2Los propietarios de las minas, preocupados por la pérdida de mineral, lo investigaron. Por otro lado, la pureza y “calidad” de los duros (apenas presentaban desgaste por el uso) despertaron las sospechas de las autoridades, que descubrieron a los falsificadores. Dos de ellos acabaron en la cárcel; el tercero se libró porque en esos tiempos era el juez de paz. Este fue el final de la fábrica de vidrio.

¿Historia ó leyenda? Que el lector saque sus propias conclusiones.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Fábrica de vidrio de Tamajón: la leyenda

Archivado bajo Mundo rural, Paisajes y lugares

Los comentarios están cerrados.