Desayuno al natural

dnatural 1En Septiembre se acaba el verano y comienza la vendimia, mientras engordan las olivas y los huertos alcanzan su apogeo en los priemros dias del mes.

Antaño los vecinos acudían a sus labores del campo por la mañana temprano y no regresaban hasta la noche. En la esportilla (taleguilla) llevaban el almuerzo y la merienda. Un café en casa y el desayuno se hacía con lo que ofrecía el campo de forma natural: de la tierra a la boca.

Mientras hacían el camino, unas moras acá y unos higos allá (de los rubios y de los tintos, que de todo hay). Un poco más adelante, unas ciruelas (claudias y de las otras) y algunas uvas silvestres (de varios tipos a elegir).

dnatural 2Ya en el huerto, unos pimientos tiernos (a pelo), los tomates con sal ó algun pepino retrasao. Tras unas horas de trabajo intenso, era tiempo del almuerzo de esportilla,que podía terminar con un melón pequeño, sandía ó algunas nueces tempranas.

En vista de esto, yo apuesto por un desayuno natural… aunque no dispongo de huerto ni trabajo los campos. Pero conozco los sitios adecuados de la Sierra Norte y tengo amigos generosos. ¡Me encanta Septiembre!

Lar-ami

Comentarios desactivados en Desayuno al natural

Archivado bajo Actualidad, Costumbres, Mundo rural, Rincones de la Ribera

Los comentarios están cerrados.