Cambiando el cauce del río

150626 cambiando 1Las sueltas del Vado provocan el arrastre en avalancha de piedras, ramas y troncos por el cauce del Jarama. Cuando cesa la riada, la maleza queda prendida en los árboles de las orillas, mientras rocas (hasta un sillar tallado hemos visto) y piedras se depositan en el cauce.150626 cambiando 2

A partir de ese momento los limos arrastrados por el escaso caudal del río se van depositando junto a las piedras, creando un pequeño montículo que llega a sobresalir del agua. Semillas oportunistas de plantas acuáticas germinan en estos cerretes, consolidando el limo y creando una pequeña isleta.

150626 cambiando 3Así nacen preciosos jardines en medio del río, que si disponen de tiempo suficiente hasta la próxima suelta, acabarán dividiendo el cauce en brazos. Poco a poco y si las condiciones le favorecen, estas plantas acuáticas pueden llegar a cegar el cauce y desviar el curso del río.

No exageramos; basta seguir el cauce del Jarama unos cientos de metros para comprobarlo. Los alrededores de la riera de Muradiel son un claro ejemplo.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Rincones de la Ribera

2 Respuestas a “Cambiando el cauce del río

  1. Paisaje cambiante, sin control por lo que parece.

    Me gusta