Fiestas de antes

Tras la despoblación de los años sesenta quedaron pocos jóvenes, a pesar de los refuerzos que llegaban de fuera. Los hijos de la tierra volvían a pasar las vacaciones de agosto y a disfrutar de las fiestas patronales, que se agruparon en agosto para facilitar el reencuentro.

Los jóvenes aprovechaban la ocasión y se desplazaban andando a los pueblos vecinos en fiestas. Hoy lo siguen haciendo, en coche y bien provistos de viandas. Desde Puebla de Valles había acceso a pié a varios pueblos en poco más de una hora. Los jóvenes se agrupaban en el Calicanto; a veces más 15, entre ellos dos chicos sordomudos, y de ahí partían a una hora prefijada. Las anécdotas sobre estas incursiones son muy sabrosas. Así, para ir a las fiestas de Valdesotos  marchaban en fila india por el camino del cartero, cruzando los jarales de la dehesa hasta el puente romano y luego continuaban por el trazado actual hasta el pueblo. Apenas una hora.130904 Fiestas antes

La vuelta de madrugada, con los jóvenes bien cargados, era más lenta y se prestaba a chanzas. El grupo se organizaba dejando a los sordomudos en medio, para que no se perdieran entre las jaras; si ocurría, costaba localizarlos. Pero otras veces, eran los jóvenes quienes los dejaban atrás y a una señal se apartaban de la senda, desconcertando a los dos chicos unos minutos, hasta que las risas les delataban.  Poco tiempo después llegó el Tío Cocinas (esa es otra historia)y de estas andanzas solo quedó el recuerdo.

Lar-ami

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Costumbres, Fiestas, Rincones de la Ribera

6 Respuestas a “Fiestas de antes

  1. Recuerdos entrañables, de épocas entrañables.
    Magnífico tu trabajo de divulgación.
    Aunque es insignificante, sabes que tienes mi apoyo.
    Un abrazo,
    Jesús

    Me gusta

  2. Cuantas historias… si el monte hablara… jiji

    Me gusta