La ganadería del siglo XVIII en La Ribera

Los animales de labor se consideraban de uso propio, incluidas vacas,  y su número se ajustaba a las necesidades del municipio (excepto en Tamajón), según los datos el Catastro de la Ensenada, que resultan coherentes con habitantes y superficies de labor. La cabaña de ganado lanar y caprino era muy potente, por encima de 10.000 cabezas por tipo, si bien solo se declaran en Alpedrete (1.560 vejas y 1.300 cabras), La Mierla (1.168 y 1.109) y Puebla de Beleña (600 ovejas y 1.100 cabras). En cuanto a los rendimientos, la información que proporcionan es muy dispar:

  • Alpedrete detalla el rendimiento de lana: por cada 10 ovejas, 1 arroba de lana. A 28 reales/arroba
  • El precio de los corderos oscilaba entre los 2 reales en Muriel  y los 6 en Alpedrete.
  • Los cabritos tenían un precio entre 10 reales (Alpedrete) y los 2 en Muriel. Ya eran más valorados que los corderos. 130823 Ganaderia
  • En algunos lugares, la valoraron se hizo a un precio medio. Una cabeza lanar  oscilaba entre  6   (Tortuero)  y 4 reales (Valdesotos). De caprino entre 4 y 5,5 reales.
  • Puebla de Valles valoró el rendimiento de ovejas y cabras por igual, a un precio medio de 5  reales.

Sin entra en otro tipo de disquisiciones, las diferencias de rendimientos pueden deberse a la cantidad (Muriel tenía una cabaña reducida) y al mercado (Alpedrete estaba bien comunicada con Torrelaguna, Uceda y Madrid)

Lar-ami

4 comentarios

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Ribera

4 Respuestas a “La ganadería del siglo XVIII en La Ribera

  1. Una chuleta de cabritillo es mucha chuleta…

    Me gusta

  2. Muchísimo más ganado que ahora. Un saludo.

    Me gusta