Alúas (hormigas aladas)

Acabado el verano, las hormigas dedican su tiempo a limpiar el hormiguero y a esperar a que lleguen las primeras lluvias. El gran momento se acerca: las alúas volarán en busca de nuevos horizontes.

A media mañana el olor a humedad impregna el ambiente. Las alúas comienzan a salir del agujero, de una en una. Dan unos pasos titubeantes con las alas extendidas para que el sol las seque. Luego un breve aleteo  para comprobar su consistencia. Poco después se agrupan para emprender el vuelo.

Algunas tras un pequeño escarceo caen al suelo. Y aunque lo intentan de nuevo, no consiguen volar; su suerte está echada. Las más afortunadas  irán lejos a fundar nuevas colonias.

Mientras, los guerreros vigilan el entorno y protegen a sus princesas. El espectáculo ha durado media hora. Y nosotros hemos tenido el privilegio de observarlo en directo. Quizás te parezca irrelevante, pero créeme,  ¡emociona!

Lar-ami

4 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

4 Respuestas a “Alúas (hormigas aladas)

  1. Naturaleza sabia que se te paras a mirar no deja de sorprenderte.

    Me gusta

  2. Eduardo

    Muy curioso y sorprendente sin duda. Saludos.

    Me gusta