La Cespedera

Esta franja de terreno, de apenas 200 metros de ancho, situada a orillas del río Jarama entre la Huelga del Molino y el Calvo, pasa por ser la tierra más fértil de Puebla de Valles y de La Ribera.

La Cespedera siempre gozó de abundante agua (se sigue regando al pie), antes con el regadío y ahora con la reguera, que fluye todo el verano. Tradicionalmente estuvo reservada para los cultivos más delicados: frutales (ciruelos, manzanos, perales, membrilleros, nogales,… ) viñas y huertos.

Su ubicación alejada del pueblo (1 hora andando) y la despoblación han hecho que más de la mitad de la tierra esté en barbecho. Las viñas asilvestradas se entremezclan con las zarzas y el agua regresa al Jarama tras encharcar el terreno y crear juncales donde nunca hubo.

Pero los huertos subsisten, a pesar los ataques indiscriminados de los animales (corzos, jabalíes, zorros, topos, tejones  y pájaros de todo tipo). El trabajo ordenado y metódico a la vieja usanza de los hortelanos,  se refleja en imágenes tan hermosas como estas.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Costumbres y tradiciones, Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

2 Respuestas a “La Cespedera

  1. Bonitos huertos siguen cultivandose

    Me gusta