Cogolludo: historia, cultura, buen comer y mejor beber

Capital administrativa de la Sierra Norte de Guadalajara (“puerta” dice su ayuntamiento), tiene juzgado, notario, registro de la propiedad, cuartel de la Guardia civil, delegaciones de la Junta y de la Diputación. A su alrededor han surgido empresas de servicios: banco, talleres, tiendas, … que confirman su capitalidad, si bien Tamajón le disputó el título a mediados del siglo XIX.

Su origen data de la Edad de Bronce (el yacimiento del Lomo) y de la Edad Media quedan vestigios (castillo y muralla). Su auge se produce en los siglos XV (Palacio de Medinaceli, una joya del gótico, construido con piedra de Tamajón)  y XVI: iglesias de San Pedro y Santa María, conventos Franciscano y del Carmen (ruinas), plaza porticada,… La oficina de turismo organiza visitas guiadas por el casco histórico. Sus fiestas son peculiares: las águedas (2 febrero), los chocolateros el Miércoles de Ceniza, conmemoración de la defensa frente a los franceses (finales de junio), fiestas patronales a mediados de agosto (con encierro y toros)… Y su cocina goza de justa fama, en especial sus asados de cordero y cabrito.

Y por si fuera poco ahora bodega, Río Negro, situada en una finca de 32 Has donde cosecha su propia uva y elabora vinos con métodos naturales. Esto y las condiciones climáticas por encima de mil metros, dan a sus caldos un toque diferente. Visita organizada a viñedos y bodega, con degustación incluida. Un atractivo más para venir a La Ribera. Cogolludo está a 20 kms; la ruta VI te llevará tras un bonito paseo.

Lar-ami

4 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Rincones de Guadalajara

4 Respuestas a “Cogolludo: historia, cultura, buen comer y mejor beber

  1. Eduardo

    Bello pueblo Cogolludo, las ruinas que hay a la derecha según se sale dirección a Atienza son una maravilla, una pena que no las conserven y estén llenas de maleza, ¿qué monasterio era?.
    Saludos.

    Me gusta

  2. Una curiosidad más que no sabíamos. Gracias por compartirlo. Cuando vayamos, hay que probar esos caldos!

    Me gusta