El enebro de Casasola

En La Ribera podemos presumir de enebros, desperdigados entre pinos, y debido a la repoblación forestal de los años cincuenta. Algunos propietarios aprovecharon esta reforestación para crear su propio pinar, donde los enebros resultan más abundantes y  visibles. En Tamajón, el sitio de los Enebrales (con ciudad encantada, ermita y leyendas) es de gran belleza. Su origen se pierde en la noche de los tiempos.

Del enebro de Casasola (así se llama la besana), dicen los mayores que sus abuelos ya lo conocían tal y como está hoy. Solo en medio de tierras de labor,  al sur del término de Puebla de Valles, su gran tamaño impresiona (9 metros de altura y  6 de copa).  Siempre estuvo cuidado y con un aspecto inmejorable.

Situado a cien metros del viejo camino a Matarrubia, casi en el límite de los términos, su imagen destaca en la distancia. Para verlo basta seguir el camino del Navajo de las Casas, y en el desvío continuar de frente; los sifones de la tubería del agua nos marcan la dirección.  Un paseo agradable en los días soleados de invierno.

Lar-ami

6 comentarios

Archivado bajo Actualidad, Rincones de la Sierra Norte

6 Respuestas a “El enebro de Casasola

  1. El estar alrededor labrado seguro le ayudó mucho en su crecimiento. Árbol singular para protegerle.

    Saludos.

    Me gusta

  2. Magnífico ejemplar. Hasta aquí me llega su olor… En las montañas de Chert tenemos bastantes también, con sus bayas se elabora la prestigiosa Ginebra Julián Segarra.

    Me gusta

  3. Calima

    Quizás convenga indicar que el termino de enebro resulta muy ambiguo y dependiendo del lugar puede conocerse con este nombre especies botánicas distintas.
    Por lo que he visto en La Ribera, al menos en el “enebral” de Tamajón, se llama de esta manera a lo que los botánicos denominan “Juniperus thurifera” y que en otras partes es denominada sabina albar.
    En otros lugares de España el nombre de enebro se aplica a las especies de Juniperus communis, o Juniperus oxicedrus, especies muy parecidas entre si aunque fáciles de diferenciar para un entendido con solo observar el número de bandas blancas que tienen su agujas.
    Hasta donde yo conozco solo se utilizan las bayas del Juniperus communis para aromatizar la ginebra. La página web del fabricante de ginebra citado en uno de los comentarios indica que se usan las bayas del “Juniperus communis”, no dejando dudas al respecto. Por ello y en lugares donde se denomina enebro a especies distintas de esta pueden surgir confusiones.
    No conozco el árbol citado y necesitaría una foto donde se vieran en primer plano sus acículas para asegurarme de que especie se trata.
    Saludos.

    Me gusta