El trabajo en Bonaval

El Cister, en sus inicios, no arrendaba las tierras sino que los monjes las trabajaban directamente; la obligación de dormir en el Monasterio lo hizo inviable. Los campos más alejados fueron cultivados por conversos (en el Monasterio de Bonaval no hay constancia) ó arrendados a colonos. Así se menciona en carta de exención de portazgo otorgada por Enrique I en 1.216 y es citado de nuevo en la carta de confirmación de Fernando III  (1.218).

Los monjes solo atendían la huerta y las tierras del coto próximas al cenobio, donde sembraban trigo y centeno. En “la huerta de los monjes” se cultivaban manzanas (camuesa y esperiega), nueces, peras bergamotas,… así como verduras y hortalizas variadas. A veces, sobre todo en verano, los cantos de Nona y Sexta se hacían en el campo.

Aunque en Bonaval  hubo ganado (cartas de Fernando III de 1.218 y del arzobispo de Toledo D. Sancho, de 1.258 lo atestiguan) no parece que fuera atendido por los monjes. En el inventario de 1.510 no se menciona aunque si el arrendamiento de pastos a los pueblos de Retiendas y Valdesotos; parece ser que los abades comendatarios vendieron los rebaños para obtener mayor provecho.

La recolección de bellotas y verduras silvestres (setas, collejas, espárragos, …) eran parte del trabajo. Al igual que los trabajos de mantenimiento del edificio, dirigidos por el cillerero.

Lar-ami

6 comentarios

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Rincones de la Sierra Norte

6 Respuestas a “El trabajo en Bonaval

  1. Lar-Ami: Gracias por tu comentario, tu blog nos parece muy interesante con trabajos completísimos, pero no hemos visto la manera de hacernos seguidores tuyos.
    Un cordial saludo

    Me gusta

  2. A este paso dentro de nada está todo nuevamente en producción! jeje

    Me gusta

  3. Me gusta este blog

    Me gusta