Los puentes del Palancares

En apenas trescientos metros, en las cercanías del pueblo el Palancares tiene ojos, dos puentes y un azud junto al camino del Chorro.  El puente se apoya en dos pilares de pizarra, y siempre estuvo ahí para el paso de caballerías, pero de madera.

Dicen  que en la posguerra una crecida arrastró una gran encina que se llevó el puente; se reconstruyó en madera dándole más altura. En los ochenta se puso la estructura metálica actual, formada con raíles de ferrocarril, y se le dio más anchura, aunque no la suficiente para el paso de coches.

El azud lo construyó ICONA (como la presilla) a mediados de los años ochenta para el baño, hasta que una riada se llevó los cimientos (diez años después) y el agua pasaba por debajo. Con la muerte de ICONA, desapareció el posible  arreglo.

El puente de madera lo construyó hace 25 años un vecino con huerto en la margen derecha. Unos dicen que para no mojarse los pies, otros que para evitarse la vuelta por el camino de la presilla. El puente se ha mantenido, restaurándose cada vez que una crecida se lo lleva.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Los puentes del Palancares

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Los comentarios están cerrados.