Los molinos de La Ribera en la Historia

El molino llegó a La Ribera con la repoblación posterior a la Reconquista. En 1.582 (Relaciones Topográficas de Felipe II)  ya había molinos a orillas del Jarama y del Sorbe, que a nuestro entender debían ser “al hilo”. El doctor Jurado Serrano presenta documentos históricos que evidencian la presencia de molinos en fechas anteriores.

Molino de Fidel, hoy derruido

En la carta de fundación del Monasterio de Bonaval, otorgada por el rey Alfonso VIII en Fitero el 25 noviembre de 1.175 , donde se fijaban los límites dice: “… Desde la Iglesia de Arretiendas directamente asta el Molino del lugar de Tamajón situado en la Sierra…”.  Es imposible fijar su ubicación, si bien existen unas ruinas entre Castillejo y el molino de Fidel, que pudieran ser de la época.

En 1.510 el Monasterio de Bonaval pasó a depender del Monasterio de Montesión (lo contaremos otro día). Se conservan dos documentos:

  • 8 agosto: Fray Jerónimo del Monasterio de Montesión tomo posesión de Bonaval y sus heredades. En Valdepeñas unas tierras de pan llevar en Valde/uqillas“… e un molino de dos rruedas, de tres partes las dos …” Testigos Juan Ruvio e Miguel Diaz, vecinos de Puebla de Valles.
  • 27 agosto: estando Fray Jeronimo en una heredad de Valdpeñas que se llama Valde/uquillas “… e asi entro en un molino e en una casa que en dicha heredad estava y cerro las puertas sobre si e echo fuera los que ende estavan…”  Testigo Pero Molinero, de Almiruete.

Pudiera ser uno de los molinos que se cita en las Relaciones a “orillas del Xarama”. Del molino de Bonaval, de balsa y cubo, hay un contrato de alquiler del 6 de octubre de 1.613 en el que  Felipe González lo toma por un año.

Lar-ami

4 comentarios

Archivado bajo Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

4 Respuestas a “Los molinos de La Ribera en la Historia

  1. La de patrimonio que estamos perdiendo… Mientras nos preocupamos en la creación de zonas verdes se van abandonando las montañas, una lástima.

    Me gusta

  2. Buen trabajo, recuperando estos retazos de historia.
    Un saludo.

    Me gusta