Tamajón y el Marqués de Santillana

A la muerte de D. Iñigo López de Orozco en 1.367 (su historia bien merece un capítulo aparte), Tamajón quedo en poder de su esposa Doña Marina, que repartió la villa entre sus hijas Teresa, María y Mencía, según escritura otorgada en Madrid el 26 de octubre de 1.376.

Teresa López Orozco se casó con un Mendoza (D. Pero Gonzalez) y en testamento conjunto, de 13 de febrero de 1.380, dejaba el tercio de Tamajón a su hijo D. Diego Hurtado de Mendoza, Almirante de Castilla. Este a su vez lo pasó a su hijo D. Iñigo López de Mendoza, Marqués de Santillana.

Mencía se casó con el Señor de Beleña  y su parte de Tamajón pasó a la familia Figueroa (no se sabe si por donación ó venta).  María se casó con  Lorenzo Suárez de Figueroa, maestre de la Orden de Santiago, y tuvieron dos hijas: María y Catalina.

María de Suárez (conocida como Señora de Tamajón) heredó los 2/3 del Señorío que más tarde pasaron a su hermana Catalina Suárez de Figueroa, quien los aportó como dote al desposarse con el Marqués de Santillana en 1.412.  Así se unificó de nuevo la propiedad del Señorío de Tamajón.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Tamajón y el Marqués de Santillana

Archivado bajo Rincones de Guadalajara

Los comentarios están cerrados.