Desprendimientos (de rocas)

El cañón del Jarama está formado por paredes verticales de caliza, de naturaleza kárstica, que la erosión ha ido moldeando durante miles de años. Un trabajo meticuloso que continúa aunque de forma diferente, ya que ahora el motor principal son los cambios de temperatura entre día y noche.

En invierno, la humedad se concentra en las grietas durante el día y por la noche, al convertirse en hielo, la agranda. La lluvia y el viento ayudan a que se vayan  desprendiendo trozos de caliza que socavan el soporte y/o agarres de la roca a la pared.  Hasta que estos ceden y la piedra se desploma ladera abajo hasta el río.

Los resultados son muy visibles en las proximidades de Bonaval  que comienza justo donde se unen el GR-10 y la senda que sigue la orilla el río (debajo de las buitreras).

La antigüedad del desprendimiento viene marcada por la vegetación que cubre la roca.  Lo siento, pero no soy capaz de explicarlo mejor. Quizás  estas fotos ayuden.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Desprendimientos (de rocas)

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares de la Sierra Norte, Rincones de la Sierra Norte

Los comentarios están cerrados.