La Virgen Blanca

Retiendas siente pasión por  la Virgen Blanca, procedente del Monasterio de Bonaval, a pesar de que su imagen está incompleta (le falta la mano derecha que sujetaba un cetro, dicen que peculiar y muy bello) y al niño Jesús le han pellizcado la nariz. Cuentan que esta pasión es recíproca, ya que la Virgen no quiere abandonar el pueblo:

  • En la guerra (el frente estaba cerca) el obispado quiso llevarse la Virgen Blanca subida en un carro. Al paso por el puente viejo, el carro se descuajaringó por completo y la virgen volvió a su casa.
  • Durante la posguerra un cura promovió la salida de la virgen del pueblo; las mujeres se amotinaron, le quitaron la sotana y le echaron del pueblo al que nunca volvió.
  • Por la misma época hubo otro intento: la virgen fue subida a un carro que la sacó al empalme de la carretera de Tamajón, donde la montaron a un camión (el estado del camino impedía que llegase a Retiendas). El camión se averió y no pudo arrancar, por lo que la virgen regresó al pueblo.

Lar-ami

Comentarios desactivados en La Virgen Blanca

Archivado bajo Mundo rural, Rincones de la Sierra Norte

Los comentarios están cerrados.