Oficio de Tinieblas

No tenemos constancia de que este rito, tan excéntrico y hoy prácticamente desaparecido, se realizara en los pueblos de La Ribera. Salvo en  Valdepeñas de la Sierra, según describe magistralmente  D. Andrés Pérez Arribas en su libro “Valdepeñas de la Sierra, notas históricas y recuerdos del pasado”. 

El Oficio de Tinieblas consistía en la lectura a oscuras y en latín de los salmos (9), con la sola luz de las 9 velas del candelabro (Tenebrario). Al acabar cada salmo se apagaba una vela y tras la lectura del último, el sacristán tomaba la última y la llevaba a la sacristía, quedando la iglesia a oscuras (de ahí el nombre).

Entonces los niños con carracas y los hombres golpeando los bancos con las manos formaban un gran estruendo que provocaba la vuelta del sacristán con la vela encendida. Luego, todo volvía a quedar en silencio y los fieles abandonaban la iglesia.  ¿Se lo imaginan?

El rito en Valdepeñas se celebraba el jueves y viernes santos; en otros lugares se hacía el miércoles. La costumbre se perdió con la guerra civil.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Costumbres y tradiciones, Rincones de la Sierra Norte

2 Respuestas a “Oficio de Tinieblas

  1. Tenía que ser impresionante, ir quedandose a oscuras, y percibir el gran estruendo de golpes y carracas.

    Me gusta