La serpiente del Hocino

El barranco del Hocino, ubicado entre los arroyos Valdelacasa y Muradiel (Puebla de Valles), nace de pronto  como corresponde a los barrancos de La Ribera; tras un corto (y poco transitado) recorrido  muere en la vega del Jarama entre olivos. 

La leyenda cuenta que una gran serpiente vivía en una cueva de este barranco,  alimentándose de ovejas y cabras que pastaban en las cercanías.  Los pastores, hartos de perder ganado,  prepararon una piel de oveja, la llenaron de ascuas y la acercaron a la cueva de la serpiente. Esta se la tragó creyendo que era una oveja y cuando sintió la quemazón en su cuerpo, salió huyendo hacia el Jarama donde desapareció para siempre.

Hemos encontrado varias narraciones asturianas con serpientes que se comían el ganado y que fueron engañadas por los pastores con piedras al rojo vivo como si fuera una res, poniendolas en fuga hacia el mar. Sospechamos que algún asturiano vino a Puebla de Valles en el pasado y acomodó la leyenda a estas tierras.

Algo de mágico debe tener el barranco del Hocino cuando una cabra, extraviada de Matarrubia, anduvo errante y asilvestrada por la zona 4 años, hasta que fue abatida por los cazadores hace dos inviernos.

Lar-ami

Comentarios desactivados en La serpiente del Hocino

Archivado bajo Costumbres, Mundo rural, Rincones de la Ribera

Los comentarios están cerrados.