El aperitivo

Plaza del Calicanto

Plaza del Calicanto

¡Me gustan los sábados! La mañana se despereza con el sonido de un grifo que se abre, unas risas, unos pasos en la escalera, … Ruidos que me resultan familiares y muy agradables, porque significan vida en la casa rural y me siento útil.

Puebla de Valles también disfruta de los sábados, casi por las mismas razones. Por la mañana unos tratan de cumplir con sus obligaciones y otros con sus hobits. Pero a eso del mediodía, la gente va apareciendo por el Calicanto y pega la hebra con el primer vecino que encuentra. Si el tiempo acompaña, sentados en el poyo o el banco de la puerta; cuando no, dentro del bar. Casi siempre con una caña en la mano. Es el aperitivo.

Poco a poco se van sumando efectivos y se forman corrillos de chicos y chicas, más por edad que por afinidad: niños, jóvenes, cuarentones, cincuentones, mayores, … que van dando cuenta de las cañas y los vinos, acompañados de frutos secos. El tamaño del grupo varía según que algunos se sitúen momentáneamente en uno u otro por un ¡como estás!

En torno a las dos, el bar empieza a perder clientes. Unos se marchan ya a casa y algunos grupos se van al bar de abajo, como dicen, para repartir sus inversiones entre los dos bares. La realidad es que las tapas de tocino ibérico, potaje, migas, tortillas de verduras silvestres, setas,… con que Mateo y Juli los obsequian de forma aleatoria, es reclamo más que suficiente.

Mientras trasiegan cañas la tertulia sirve de terapia al grupo (da igual el tema), más eficaz que una consulta al psiquiatra. La sesión se prolonga más allá de las tres, a veces media hora más, hasta que una voz sensata dice aquello de ¡Vámonos!

Y cada pareja vuelve a su nido, en espera del aperitivo del domingo. Pero esta vez, cuando se acaba se abre un paréntesis hasta el sábado siguiente.

Larami.

P.D. Más en el libro “Puebla de Valles, usos costumbres, cuentos y leyendas” publicado por aache ediciones (www.aache.com)

Comentarios desactivados en El aperitivo

Archivado bajo Costumbres y tradiciones

Los comentarios están cerrados.