La re-ordenación de los pueblos de la Sierra Norte-II

Aunque hubo ajustes tras la guerra (in)civil, (Arbancón incorporó Jócar en 1.939, El Vado pasó a llamarse La Vereda, …), la gran re-ordenación de los términos municipales de la Sierra Norte de Guadalajara se realizó tras la despoblación masiva de los años sesenta y duró dos décadas (de 1.960-80).

Si la primera reorganización (según censo de 1.857) se realizó con cierta lógica, en esta última y en algunos casos primaron más otros intereses que los históricos, demográficos, organizativos y/o de eficacia. De otra manera no se entenderían algunas actuaciones.

  • La creación de Riotovi en 1.960 como suma de Riosalido, Torres de Valdealmendras y Villacorza. En 1.963 segregó parte de su territorio que se incorporó a Sienes. Finalmente en 1.969 se extinguió y pasó a Sigüenza. Semillas y SECARRO siguieron un camino similar.
  • Algunos lugares, sin recursos ni población, se mantuvieron como pueblo. Angón sirve de ejemplo, pero hay otros muchos.
  • Otras villas sumaron a su territorio una superficie que multiplicaba su término municipal varias veces y añadieron un número importante de lugares, reforzando su posición como cabecera de comarca. Sigüenza comprende 29 pedanías.
  • Beleña de Sorbe se sumó a Cogolludo (1.970), cuando por razones históricas y de distancia parecía más lógico Puebla de Beleña.
  • Caso aparte es La Toba, que se anexionó los territorios de Alcorlo en 1.987 cuando se construyó el pantano.

Así la Sierra Norte de Guadalajara quedó configurada con 78 pueblos y 85 pedanías, para una población inferior a 12.000 habitantes en un territorio que supera los 3.000 kms2. Una tercera re-organización se otea en el horizonte.

Lar-ami

Deja un comentario

Archivado bajo Mundo rural, Paisajes y lugares

La re-ordenación de los pueblos de la Sierra Norte

La desaparición de los Señoríos (1.834) supuso “de facto” que todos los lugares se convirtieran en municipios. Algunos no tenían recursos ni población para mantener ese estatus. Tal y como recoge “Variación de municipios desde 1.842”, publicado por el MAP, con el Censo de 1.857 se realizó una re-ordenación de los términos municipales, con agregación de unos pueblos a otros y cambios de nombreEste proceso tuvo especial incidencia en la Sierra Norte de Guadalajara, donde abundaban Comunes y Señoríos, afectando a una treintena de lugares:

  • Alcuñeza incorporó Mojares, Aleas a La Romerosa (abandonado), Arroyo de Fraguas a Santotis (abandonado) y ¿San Tirso?, Atienza a Bochones, Las Cabezadas (abandonado) a Robredarcas (abandonado), Colmenar de la Sierra a Cabida, Pelegrina a La Cabrera, Riofrío del Llano a Cardeñosa y Santamera, Carabias a Cirueches,
  • Monasterio incorporó a Fraguas, La Huerce a Umbralejo y Valdepinillos, Mandayona sumó Aragosa, Muriel a Sacedoncillo (abandonado), Paredes a Riendas, Saúca a Jodra del Pinar, Sigüenza a Barbatona, Riosalido a Bulcayado, Riba de Santiuste a Barbolla y Querencia, Cendejas de Enmedio a Cendejas del Padrastro, Guijosa a Cubillas, …
  • La Miñosa incorporó a Tordelloso y Cañamares a Naharros, y a su vez a La Miñosa. Veinte años después (1.877) Cañamares pasó a llamarse La Miñosa.
  • Saúca incorporó a Estriégana. Pero en 1.930 segregó una parte de territorio y se creó de nuevo Estriégana. Igual pasó con Villaseca de Henares y Matillas, creándose de nuevo Matillas en 1.953

Lo paradigmático es que algunos de estos municipios pasaron a integrarse en otros de mayor tamaño en los años 70-80, debido a la re-ordenación motivada por la despoblación (recordemos que la comarca perdió el 90% de sus habitantes)

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Cambios de nombre en los pueblos de la Sierra Norte de Guadalajara

A lo largo del tiempo los pueblos serranos han cambiado su nombre como evolución natural y/o como fruto de su historia. Puebla de Valles en el siglo XIV fue Billa de los Valles y más tarde Puebla de Uceda, incluso después de separarse del Común de Uceda (siglo XVII).

Según cuenta un texto del MAP publicado en 2.008, los cambios masivos de nombre en la Sierra Norte se produjeron en dos épocas concretas, por imposición de las autoridades y en muchos casos, sin contar con la opinión de los vecinos.

El censo de 1.857: Tras la disolución de los señoríos (año 1.834) se produjo una explosión del número de municipios. Muchos de ellos compartían nombre aunque no ubicación. Para solventarlo, al nombre se le añadió apellido. Asi pasó con Aldeanueva (de Atienza), Las Navas (de Jadraque), Valdepeñas (de la Sierra), Villares (de Jadraque),El Cardoso lo hizo en 1.877 (de la Sierra). Se aprovechó para cambiar el nombre de algunos pueblos: Alcolea del Ducado pasó a ser “del Pinar”, Majada del Rayo se convirtió en Majaelrayo, Masillas pasó a llamarse Matillas, Robredo se convirtió en Robledo (en 1.916 se añadió “de Corpes”), Orna pasó a ser Horna,…

El censo de 1.916 también recoge el añadido de apellidos: Galve y Beleña (de Sorbe), Gascueña (de Bornova), Huérmeces (del Cerro), Miedes (de Atienza), Paredes (de Sigüenza), Riofrío (del Llano), Peñalba (de la Sierra), Valverde (de los Arroyos), …

El caso de Zarzuela de Jadraque es excepcional. Hasta 1.916 era conocida por este nombre y por Zarzuela de las Ollas, quedando este último en desuso. Una curiosidad que he querido contar para que no se olvide.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Mundo rural, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Circos en la Sierra Norte de Guadalajara

No nos referimos al festival Myau, que este año celebrará su VI edición en Albendiego, sino a los circos glaciares, de los que en nuestra sierra tenemos 12 .  ¡De dos tipos diferentes! según nos explica un buen amigo (gracias).

La última glaciación acabó hace unos 10.000 años, dejando huellas visibles en las cumbres más altas. Por aquí, el limite de fusión para este periodo se situaba en los 1.900 mts; por encima de esta cota la nieve permanecía todo el año. Acumulada, en grandes cantidades, en las laderas de las montañas (por encima de los 2.100 mts), la nieve se convirtió en hielo debido a los vientos húmedos y las bajas temperaturas, dando lugar a la formación de glaciares.

Por ello en la Sierra Norte solo los hubo en el macizo del Pico del Lobo y la Sierra Cebollera, siendo sus huellas muy visibles. Los glaciares de circo excavan su área de limitación, circo (cubeta de forma semicircular, que a veces alberga una laguna), arrancando las rocas de sus laderas (escarpes del circo) que son desplazadas por el hielo hasta el centro y luego descienden por una vía de escape (lengua), acumulándose en su final (morrenas). Hasta 5 glaciares hubo en el Macizo del Lobo (espectacular los dos de Hoyos Duros) y 2 en la Cebollera ( muy hermoso el de la Garganta).

También hubo otros circos (los llamados “circos de nivé” ó nichos glaciares) que son acumulaciones de nieve helada sin masa suficiente para necesitar una vía de escape y que, a pesar de su tamaño no llegaron a ser glaciares (no tuvieron lengua ni morrenas). A destacar los del Pico Ocejón, los de la Buitrera y el Alto Parrejón en Tejera Negra y los de El Cervunal y El Cerrón en el Macizo del Lobo.

Hay muchas rutas que te llevan a estos circos … pero  espérate a que llegue la primavera. ¡Disfrutarás!

Lar-ami

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

I Guerra Carlista en la Sierra Norte de Guadalajara (2)

La expedición del General Gómez (julio-septiembre 1.836) se inició con un ejército de 2.700 soldados y 180 hombres a caballo. Entró a la Sierra Norte por Cantalojas donde llegó el 27 agosto y pernoctó. Siguió por Galve, Condemios de Arriba, Albendiego hasta Miedes de Atienza donde descansó el 28.

Perseguido por los isabelinos, salió al día siguiente para Jadraque (por Rebollosa) donde durmió. Tuvo que enviar algunas fuerzas a Cogolludo, Hita, Bujalaro y Argecilla, ya que en la villa no había acomodo para toda la tropa.

El 30 de agosto, el coronel Fulgosio atacó desde Bujalaro al brigadier isabelino Narciso López en Matillas, mientras las fuerzas del General Gómez lo hacían desde Jadraque. Una batalla breve y con poca sangre, donde tomaron gran cantidad de prisioneros (37 oficiales) que fueron conducidos a Cantavieja, aunque fueron rescatados en horas por el general San Miguel. Perseguido por los isabelinos, el ejercito del general Gómez regresó al País Vasco.

La expedición real comandada por el pretendiente Carlos, con lo mejor de su ejército tuvo lugar desde el 14 de mayo al 15 de octubre de 1.837. Marchó hacia Madrid, llegando el día 13 de septiembre y retirándose ante la amenaza de Espartero que llegaba con un ejercito de 25.000 hombres, no sin antes dividir sus fuerzas. El ejercito de D. Carlos marchó a Bujarrabal donde durmieron el 23 y al día siguiente en Atienza, desde donde pasaron a Soria.

Las fuerzas del General Cabrera, que estaban guerreando por la Alcarria tras su marcha de Madrid, cruzaron por Cogolludo para unirse en retirada a la expedición real días después. A partir de esta fecha se abre un paréntesis temporal hasta la III Guerra Carlista.

Lar-ami

4 comentarios

Archivado bajo Mundo rural, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

La impaciencia del Monasterio de Bonaval

Cuando comenzaron las obras de consolidación de este monasterio atípico (1 diciembre 2.017), manifestamos nuestra preocupación por la fecha y el desarrollo de los trabajos. Algunos temores se confirmaron: tras el anuncio por parte del Consejero de Cultura de la Junta, se procedió a desbrozar la maleza y poner el cartel anunciador … y nada más”.

Bonaval se impacienta … porque no le queda mucho tiempo, tras 2 siglos de abandono. La Plataforma Salvar Bonaval se reunió (1 febrero) con el Delegado de la Junta (D. Alberto Rojo) para recabar información de primera mano:

  • Llevados por el entusiasmo (de la restauración de Bonaval se lleva hablando 70 años), el 1 de diciembre no explicaron bien el proyecto.
  • La obra se encomendó a Tragsa el 30 de Noviembre por un importe de 379.877.-euros, que propuso como primera actuación lo realizado a fecha.
  • La dirección de obra corresponde a Lávila Arquitectos, con amplia experiencia y reconocimiento en la restauración de edificios históricos, que ha asignado a D. Juan de Dios de la Hoz al proyecto.
  • Tragsa solicitó una prórroga (inicio el 1 de abril) por razones meteorológicas (frio, nieve, lluvia, …) y de eficacia (la cal y el mortero necesitan una temperatura mínima). Así las obras finalizarán el 30 septiembre, aunque si el tiempo acompaña se tratará de adelantarlas.
  • Las tareas son: Plan de Seguridad y Salud (ya realizado), preparar accesos, retirada de escombros y rellenos, control arqueológicos de muros y bóvedas, ejecución de apeos, consolidación, cosido de grietas, reparación de bóvedas y arcos, … en este orden.
  • Se prevé que en mayo comiencen visitas guiadas (Tragsa) sobre la ejecución de las obras; la Plataforma ofreció su ayuda para ello.
  • Se tomó nota para reforzar la valla y evitar el acceso de intrusos, que podrían acabar en accidente.
  • Mantienen el contacto con la Dra Arquitecta Esther Valiente, cuya tesis versa sobre la restauración de esta joya de la Sierra Norte de Guadalajara.

Los argumentos y explicaciones parecieron coherentes y convencieron a los asistentes a la reunión (entre los que estuvo este bloguero). La Plataforma pidió estar puntualmente informada y la Junta que se transmita la información de forma correcta, para no crear falsa expectativas. Pues eso.

Lar-ami

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Paisajes y lugares

I Guerra Carlista en la Sierra Norte de Guadalajara

Aunque se produjeron hechos muy notables en la Sierra Norte de Guadalajara, la I Guerra Carlista (1.833-1840) dejo poca huella en nuestros pueblos; no así en la provincia. Los historiadores consideran 3 etapas, si bien en la tercera (otoño 1.837- verano 1.840) no tuvo incidencia en nuestra comarca.

En la primera fase (1.833-35) se organizaron partidas guerrilleras en todo el país. En Soria y en el norte de Guadalajara Juan Balmaseda organizó una partida que realizó escaramuzas por la zona, siendo derrotado en Albendiego. Se refugió en el mesón de La Bodera y pudo huir antes de que lo apresaran. No hay más noticias de guerrilleros; sí del apoyo de la población a expediciones carlistas.

En la segunda fase (1.835-37) hubo tres expediciones por la comarca. Según cuenta el cronista Layna Serrano en su Historia de Atienza, la expedición del brigadier seguntino Vicente Batanero cruzó la Sierra (enero-marzo 1.836) con una columna de 52 hombres a caballo y 220 a pié. Entró por la Sierra de Pela, pasando por Albendiego y La Bodera donde sumó voluntarios. Continuó hasta Palazuelos, Moratilla y Algora, marchando hacia Trillo (que tomó) y el Señorío de Molina.

Semanas después regresó a Sigüenza, donde fue bien recibido. Perseguido por los isabelinos, marchó a Jadraque y dos días después hacia Atienza (8 marzo) con intención de quedarse, pero huyó hasta Riaza a través de Miedes, Villacadima y Galve de Sorbe. La expedición real y la del General Gómez, fueron más relevantes. Las contaremos en una próxima entrada.

Lar-ami

Comentarios desactivados en I Guerra Carlista en la Sierra Norte de Guadalajara

Archivado bajo Mundo rural, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara