Minas de oro en la Sierra Norte de Guadalajara

Siempre se habla de La Nava de Jadraque, aunque en realidad las minas de oro (algunas simples catas y otras fallidas que nunca entraron en producción) están dispersas en una zona entre Palancares, Semillas, Arroyo de Fraguas y La Nava. Hay quien afirma que los romanos ya explotaban estas minas, si bien no se han encontrado indicios.

Algunos más atrevidos sitúan un ramal de la Via romana de Mérida a Zaragoza que, saliendo de Jadraque, pasaría por Membrillera y San Andrés del Congosto en busca del oro de Las Navas. No hay documentación ni restos históricos que puedan confirmar su existencia antes de 1.876. De hecho no aparecen en la relación general de las minas de la Corona de Castilla, de Tomás González (año 1832).

El ingeniero de minas José Soler escribió en 1.876 que fueron trabajadores de las minas de plata de Hiendelaencina, los que iniciaron la solicitud de concesiones mineras en la zona referida. Asimismo detalla que el obrero Salas y el técnico Soler, tras examinar unos bloques de una casa de La Nava, registraron la primera mina, la “San José”.

Según Soler, las expectativas en base a los primeros ensayos, dieron unas cifras que superaban a las más rentables del mundo: 13,73 kgs de oro y 7,73 kgs de plata por tonelada. El inspector minero Manuel Albeleira publica en 1.879 que, según análisis realizados en La Constante, estas cifras se superan en un 10%. Los ensayos de la Escuela de Minas, dieron de 3,1 kilos de oro por tonelada, que seguían siendo espectaculares.

En poco tiempo había más de 100 concesiones mineras en La Nava. La realidad fue menos glamourosa. Los resultados de explotación quedaron muy lejos de esas fantasías, aunque fueron suficientes para afrontar la explotación. Pero esto lo contaremos otro día. La Sierra Norte tiene muchos secretos por descubrir.

Lar-ami

 

Deja un comentario

Archivado bajo Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Hayedo de Tejera Negra, Patrimonio Natural de la Humanidad

El pasado 7 de julio la UNESCO incluyó en su lista de Patrimonio Natural de la Humanidad todos los hayedos primigenios europeos, entre ellos el Hayedo de Tejera Negra. En esta lista solo están incluidos “los monumentos naturales, las formaciones geológicas o los lugares naturales que tengan un valor universal excepcional desde el punto de vista de estético, científico, o de la conservación o de la belleza natural”.

Además de reconocimiento y un gran prestigio para la Sierra Norte de Guadalajara, esto tiene otras muchas implicaciones. De acuerdo con la Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural de la Unesco al que pertenece España,

  • el Estado se compromete a proteger, conservar, rehabilitar y transmitir a las futuras generaciones el patrimonio natural, dedicando su propio esfuerzo y hasta el máximo de recursos de los que disponga, y llegado el caso mediante la asistencia y cooperación internacional” (articulo 4). 
  • Los Estados reconocen que constituye un patrimonio universal en cuya protección la comunidad internacional entera tiene el deber de cooperar” (articulo 6).
  • El Comité del Patrimonio Mundial, formado por 15 miembros y dependiente de la UNESCO, vigilará que se cumplan los compromisos adquiridos, estudiará la solicitud de ingresos y/o la petición de fondos internacionales para la conservación de estos bienes”·

A los que dudan de la eficacia de estos compromisos, conviene explicarles que la amenaza de la Unesco fue suficiente para bloquear construcciones especulativas y/o obtener un mayor cuidado de las calles en algunas Ciudades Patrimonio de la Humanidad.  Españolas por supuesto.

Lar-ami

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara

Los olvidados de la Sierra Norte de Guadalajara

Nuestra comarca tiene un maravilloso patrimonio histórico (cuyo origen se remonta a la Prehistoria), monumental (desde pinturas rupestres a Palacios Renacentistas) y natural (desde cañones a lagunas, pasando por sierras y valles), además de fiestas ancestrales, algunas con más de 800 años de historia. Pero también poseemos un patrimonio del que no hablamos, elementos que definen la Sierra Norte y desconocidos. Son los grandes olvidados

  • Gastronomía: además de asados, hay una variada cocina de temporada y tradicional en base a productos silvestres y del huerto ( materia prima).
  • Pueblos abandonados: más de 35 documentados (Sacedoncillo por ejemplo), muchos visitables, que muestran como era la vida antes.
  • Costumbres y tradiciones, algunas perdidas (prestar el pan) y otras vigentes (el aperitivo, la tertulia nocturna en las plazas,…)
  • Mitos y leyendas: cada pueblo tiene los suyos, que se transmiten oralmente y forman parte de la sabiduría popular (convierten la charla con los vecinos del pueblo en un aliciente)
  • Naturaleza salvaje, donde se escuchan cantos y silencios, se perciben olores desconocidos y las pupilas se recrean con paisajes vírgenes y sin masificar.
  • Aires limpios, cielos claros y lugares vírgenes donde es posible perderse en buena compañía
  • Centralidad (del país), cercanía (a 1 hora de Madrid) y una muy aceptable red de carreteras.
  • Autenticidad que se respira en nuestros pueblos y se disfruta en sus parajes. Un efecto positivo de la despoblación (alguno tenía que tener).

Pero si no lo divulgamos, no se sabrá. La Sierra Norte seguirá siendo un paraíso al alcance de todos, … pero desconocida.

Lar-ami

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Costumbres, Paisajes y lugares

El monasterio de Pinilla de Jadraque

Dedicado a San Salvador, este monasterio cisterciense, en origen pero luego calatravo, y femenino (una rareza en nuestra historia), está situado en medio de un extenso encinar, al que se accede desde Pinilla (a 2 kms) y desde Pálmaces de Jadraque (4 kms) por una preciosa ruta.

Fue fundado en el año 1.919 por iniciativa de la familia Fernández de Atienza, que cedieron el terreno y sus construcciones al obispo de Sigüenza para tal menester. Tras una sencilla remodelación, el monasterio fue habitado por un grupo de monjas benedictinas del convento de Valfermoso (incluida la abadesa Urraca Fernández).

El obispo de Sigüenza y la familia Fernández le otorgaron privilegios y tierras para mantenimiento de la comunidad. El patrimonio era administrado por la abadesa y las monjas (no solo se dedicaban a la vida contemplativa y ejercían de noviciado), apoyadas por mayordomos, criados y capellán. Hacia 1.262 y en una transacción compleja, pidieron ayuda a la Orden de Calatrava, que se la otorgó… Y con el paso del tiempo el monasterio de San Salvador acabó integrándose en la Orden.

El monasterio fue acumulando privilegios (el rey Fernando III de Castilla y sus sucesores lo tomaron bajo su protección), heredades y donaciones (casas, molinos y viñas, además de tierras) hasta convertirse en un pequeño señorío de la Sierra Norte del que dependía un numeroso grupo de vasallos (trabajadores, arrendatarios,…).

A finales del siglo XV, el señorío sufrió un colapso del que no se recuperó, siendo abandonado definitivamente en 1.576. Y sabemos esto y mucho más gracias a un excelente y documentado artículo del historiador D. Enrique Daza Pardo.

Lar-ami

2 comentarios

Archivado bajo Actualidad

La Sierra Norte y su I Certamen de cortos

El sábado 8 de julio tuvo lugar en el Palacio de los Duques de Medinaceli de Cogolludo el acto de entrega de premios del I Certamen de cortos Sierra Norte de Guadalajara, presidido por el Delegado de la Junta de Castilla La Mancha, Alberto Rojo.

La calidad de los cortos y de los intervinientes (Delegado de la Junta, alcalde de Cogolludo, el periodista Pedro Aguilar como presidente del jurado), el entorno, la correcta organización de la Asociación de Turismo Rural Sierra Norte, y el salón lleno de asistentes (120) conformaron un acto serrano y elegante que cumplió con creces el objetivo de poner en valor la Sierra.

Los cortos premiados fueron presentados por sus directores antes de la proyección:

que ya están colgados de nuestra web y se divulgan por las redes sociales.

Resultó muy grato comprobar que el veredicto del jurado coincidió (al menos por la duración y consistencia de los aplausos) con el criterio del público. La proyección del corto ganador y un cóctel en el patio renacentista del palacio pusieron un broche de oro a una noche mágica.

En nombre de la organización (que tengo el honor de presidir) gracias a todos los que con su esfuerzo y dedicación lo hicieron posible. ¡El año próximo os esperamos a todos!

Lar-ami

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Fiestas, Mundo rural

Lugares mágicos II

Defiendo que todos tenemos derecho a disfrutar de los parajes naturales más bellos. Pero este derecho conlleva una gran responsabilidad: cuidarlos para que las próximas generaciones puedan disfrutarlos.

Y como lamentablemente la llegada masiva de turistas a estos lugares (vírgenes en su mayoría) supone su desaparición a corto plazo, no detallamos ubicación.

La Sierra Norte de Guadalajara no se puede permitir la pérdida de lugares emblemáticos que son parte de su patrimonio y han formado la idiosincrasia de sus gentes. ¡La catástrofe del Chorro de Valdesotos no se puede repetir!

Lar-ami

Deja un comentario

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Paisajes y lugares

Las Navas de Jadraque, ¿negro ó dorado?

Con frecuencia los pueblos de la Arquitectura Dorada son ignorados con un “ejemplo típico de la arquitectura popular de la Serranía de Atienza”. Un gran saco donde caben sitios tan dispares como Pálmaces de Jadraque, Miedes de Atienza ó Las Navas de Jadraque.

De este último dice Turismo de Castilla La Mancha que se ha convertido en uno de los pueblos más bellos de la zona, gracias a unas normas urbanísticas que han impedido construcciones arbitrarias y fuera del estilo serrano, de esta manera, el pueblo luce unas características envidiables identidad como pueblo de Arquitectura Negra.

La Guia Repsol, concreta algo más: En la vertiente sur de la gran montaña del Santo Alto Rey, pequeños pueblos como Las Navas de Jadraque ofrecen numerosos ejemplares propios de la arquitectura negra en su aspecto dorado”.

La confusión surge por el tipo de materiales utilizados en las construcciones típicas: gneis en muros y pizarra negra en los tejados, muy visible en tainas y corrales que no han sido restaurados. Como puede apreciarse en las Casas del Barrancoy en el “Barrio alto de Las Navas de Jadraque, para el que reivindicamos el apelativo de Pueblo Dorado.

Lar-ami

Comentarios desactivados en Las Navas de Jadraque, ¿negro ó dorado?

Archivado bajo Actualidad, Mundo rural, Paisajes y lugares, Rincones de Guadalajara