Hoces y cañón del Sorbe

Desde su nacimiento hasta el Pozo de los Ramos, el río Sorbe transcurre por un barranco que se convierte en  cañón en casi todo el trazado, dibujando preciosas hoces (hasta 15 hemos contado desde el puente sobre la carretera GU-211).

La mayoría de ellas resultan inaccesibles y algunas solo pueden observarse desde la distancia; veredas ancestrales, ya perdidos, bajaban a las minas situadas al otro lado del cañón desde los pueblos vecinos (Almiruete y Palancares). Esto y su singular belleza las convierten en auténticas joyas del paisaje.

Lar-ami

About these ads

Comentarios desactivados

Archivado bajo Rincones de la Ribera

Los comentarios están cerrados.